Enciclopedia online

Caspar David Friedrich. Pinturas y dibujos [exposición 1992]
14 de octubre-6 de enero de 1993.
Comisario: Werner Hofmann.
Obras: 103.
Catálogo: Werner Hofmann, «Caspar David Friedrich desde una perspectiva europea», pp. 22-33; Peter-Klaus Schuster, «Las soledades de Caspar David Friedrich sobre su vida y su obra», pp. 34-49; Hans Joachim Neidhardt, «Riesgo y seguridad. Sobre la estructura y la psicología del paisaje romántico», pp. 50-59; Gottfried Riemann, «Friedrich dibujante», pp. 60-61; Sigrid Bertuleit, «Su rostro no era lo que se dice bello...», pp. 62-71; «Caspar ­David Friedrich. Vida y obra», pp. 280-304.
Esta exposición dio a conocer al público español la obra de Caspar David Friedrich, una de las figuras señeras del romanticismo alemán. El proyecto nació de una idea de ­Michael Marschall von Bieberstein, director del Instituto Goethe de Madrid, que había considerado realizar una muestra dedicada a los pintores románticos alemanes, con el título El mundo del romanticismo alemán, tierras del norte y del sur. La exposición se encargó a Werner ­Hofmann, reputado especialista en el periodo y responsable de ocho importantes exposiciones celebradas entre 1974 y 1981 sobre grandes figuras de la época romántica, la última de las cuales estaba dedicada a Francisco de Goya, Goya: Das Zeitalter der Revolutionen. ­Hofmann se encontró con numerosos escollos para lograr los préstamos que estimaba indispensables para realizar la exposición y estas dificultades le llevaron a modificar el planteamiento de la muestra, centrándola en la obra de Friedrich. Conservada en su totalidad en colecciones fuera de España -ya que la colección Thyssen-Bornemisza no fue adquirida por el Estado español hasta 1993-, y fundamentalmente en Alemania, la obra de Friedrich era prácticamente desconocida en nuestro ­país hasta que tuvo lugar la muestra del Prado. Entre las obras expuestas se encontraban algunas de las más emblemáticas del pintor, como Monje en la orilla del mar (1808-1810), El mar glacial (h. 1823-1824), ambas del ­Staatliche Museen zu Berlin, ­Nationalgalerie, o Amanecer en el Riesengebirge (1810-1811). Asimismo se mostraban algunos retratos del artista realizados por sus seguidores Carl Gustav Carus y Georg Friedrich Kersting, a los que hay que unir dibujos y grabados. En cuanto a la procedencia de los préstamos es de destacar la masiva aportación de los museos de Alemania del Este. La caída del muro de Berlín a finales de 1989 posibilitó que un buen número de obras de Friedrich, albergadas en museos de la antigua República Democrática Alemana, prestadas en raras ocasiones, pudieran exhibirse internacionalmente. En este sentido, la muestra del Prado se sumó a una serie de iniciativas que reivindicaban la figura del pintor a principios de la década de 1990 y entre las que cabe destacar por su importancia la exposición The Romantic Vision of C. D. Friedrich. Paintings and Drawings from the ussr, en el Metropolitan ­Museum of Art de Nueva York y en el Art Institute of Chicago, 1990-1991. Este proyecto, comisariado por Robert Rosemblum, autor del célebre ensayo Modern Painting and the Northern ­Romantic Tradition, devolvió a ­Friedrich al lugar que le correspondía entre los grandes del romanticismo. En otro orden de cosas, Caspar David ­Friedrich. Pinturas y dibujos fue la contribución alemana al programa «Madrid: Capital Cultural de Europa 1992» y sirvió de contrapunto dialéctico a la exposición Pintura de historia del siglo XIX que se celebró al mismo tiempo en el Museo del Prado.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados