Enciclopedia online

Colección de don Diego Mesía y ­Guzmán, marqués de Leganés. La colección de don Diego Mesía y Guzmán, marqués de Leganés, alcanzó un total de mil trescientas treinta y tres obras, reunidas en los años en que este noble conoció el auge de su carrera política y militar. Desde 1630 hasta 1642 sus posesiones pictóricas pasaron de treinta a más de mil doscientas. Aunque su relevancia residía fundamentalmente en la reunión de obras de artistas contemporáneos que se encontraban en la cumbre de su carrera, especialmente flamencos, como Pedro Pablo Rubens, quien realizó para Leganés la pareja de cuadros de altar La Anunciación ­(Rubenshuis, Amberes) e Inmaculada Concepción (Prado), o Antonio van Dyck, quien retrató al marqués (colección Banco Central, Madrid) y a su esposa, Policena Spínola (Prado). La colección albergaba escenas de caza y fábulas de Esopo, realizadas por Paul de Vos y Frans Zinder (Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruselas); algunas de las mejores escenas de batallas flamencas de Peeter Snayers; varios retratos de Gaspar de Crayer, como Retrato de Felipe IV con enano (Palacio de Viana, Madrid); guirnaldas y naturalezas muertas de Daniel Seghers, Clara Peeters, Alexander van Adrianssen y Frans Ykens; paisajes de Paul Bril, Jan Brueghel de Velours, Joost de Momper y Jan Wildens; así como abundante obra de numerosos artistas flamencos del siglo XVII ignorados por otros coleccionistas españoles. Leganés se interesó también por la pintura de los primitivos flamencos, especialmente El Bosco, Roger van der Weyden y Mabuse, a la vez que por los flamencos del XVI como Antonio Moro y Quintin Massys, de quien poseyó la expresionista Vieja mesándose los cabellos (Prado). La posesión de tal cantidad de pintura flamenca -tanta, que se puede afirmar que fue el principal coleccionista de su tiempo- se justifica a la luz de sus continuos viajes al norte. Sin embargo, la colección Leganés también se caracterizaba por la atención a la pintura italiana, con obra de los principales artistas del renacimiento como ­Rafael, Correggio, Palma el Viejo, ­Perugino, Andrea del Sarto, Giorgio di Castelfranco, Giorgione, los Bassano, Veronés o Tiziano, de quien poseía el retrato de Federico de Gonzaga, I duque de Mantua (Prado). Entre los artistas de la época manierista y barroca, predominaban los autores del norte de Italia; no obstante, Leganés permaneció seis años como gobernador de Milán, donde presumi­blemente adquirió gran parte de su colección de italianos. Entre éstos destacan: Bronzino, Giovanni Battista Crespi, Lodovico Cigoli, Guido Reni, Francesco del Cairo, Gaudenzio Fe­rrari, Giovanna Garçoni, Paris ­Bordone, Rosso Fiorentino y Scipione Gaetano. La pintura española estaba representada con algunos de sus artistas fundamentales, incluyendo obras de Velázquez, José de Ribera y Juan van der Hamen, de quien po­seía algunos de sus mejores bodegones (colección Naseiro, Madrid; Museum of ­Fine Arts, Houston). Otros contemporáneos, como Francisco Co­llantes o Juan Fernández el Labrador, se mezclaban con autores de fines del siglo XVI, como Alonso Sánchez Coello, Juan Pantoja de la Cruz, Juan Fernández de Navarrete el Mudo y El Greco. La rica colección de pinturas permaneció prácticamente indivisa durante los siglos XVII y XVIII, pasando de manos del III marqués de Leganés, muerto éste en 1711 sin descendencia, a los condes de Altamira, en cuya posesión se mantuvo hasta la ruina de esta casa a principios del siglo XIX. En 1833 el resto de la colección fue subastada públi­camente. Sin embargo, las obras ­actualmente en el Museo del Prado son fruto de los muchos regalos que Leganés hizo a Felipe IV en el siglo XVII que pasaron a engrosar la colección real. Además de las citadas, ­sobresalen los cuatro bodegones de Alexander van Adrianssen [P1341-P1344] que posee el Museo; varias obras de Snyders, como Lucha de gallos, El gallinero, La frutera y dos Concierto de aves [P1758-P1761]; Cacería de corzos y La caza de un ciervo, de Paul de Vos; La Virgen y el Niño en un cuadro rodeado de flores y frutas, de Jan Brueghel de Velours y ­Rubens; Salomé, de Tiziano; y Almirante veneciano, de Tintoretto.

José Juan Pérez Preciado

Bibliografía

  • Burke, Marcus B., Private Collections of Italian Art in 17th Century Spain, tesis doctoral, Nueva York, New York University, 1984.
  • López Navío, José Luis, «La gran colección de pinturas del marqués de Leganés», Analecta Calsanctiana, Madrid, 1962, pp. 259-330.
  • Poleró, Vicente, «Colección de pinturas que reunió en su palacio el marqués de Leganés don Diego Felipe de Guzmán (siglo XVII)», Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, VI, Madrid, 1898-1899, pp. 122-134.
  • Volk, Mary Crawford, «New Light on a Seventeenth Century Collector: The Marquis of Leganés», The Art Bulletin, Nueva York, 1980, pp. 256-268.
Tiziano, Federico de Gonzaga, I duque de Mantua
Lupa
Tiziano, Federico de Gonzaga, I duque de Mantua
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados