Enciclopedia online

Colección de Felipe III. Los algo más de veinte años en que Felipe III ocupó el trono español (1598-1621) suelen interpretarse, en lo que a coleccionismo artístico se refiere, como una anodina continuidad, paréntesis oscuro entre los brillantes reinados de Felipe II y Felipe IV, los dos grandes referentes al respecto entre los llamados Austrias españoles. En una lectura más negativa, la más repetida, se explica ese paréntesis por la propia personalidad del rey, un personaje abúlico y oscuro, lleno de un intenso fervor católico y una incapacidad absoluta para los asuntos de Estado. Las dos sedes palaciegas en las que el reinado de Felipe III se centró fueron Valladolid, sede capitalina entre 1602 y 1606, y el Real Sitio de El Pardo. Hacia estos dos ámbitos se desplazó y reordenó una parte importante de las colecciones pictóricas de la Corona, además de la colección comprada al conde de Mansfeld en 1608 y algunos cuadros de la almoneda del cardenal Sandoval, fallecido en 1609. Al mismo tiempo, se redecoraron al fresco algunas estancias significativas de los palacios de Valladolid y El Pardo; en este último, y tras el incendio de 1604, las habitaciones del rey y de su esposa, Margarita de Austria, se dotaron de un programa iconográfico que aludía a las virtudes del regio matrimonio enlazando con figuras del Antiguo Testamento; además, se repuso la galería de retratos, acudiendo al principal retratista del reinado, Juan Pantoja de la Cruz. Santiago Morán, Bartolomé González, Rodrigo de Villandrando o Pedro Antonio Vidal también manejaron con asiduidad el género del retrato. Los principales artífices del entorno regio no fueron artistas excesivamente brillantes, pero su obra resulta muy representativa de los derroteros que la pintura del cambio de siglo había tomado. Una pintura que seguía mirando hacia Italia, especialmente Roma, Florencia y Venecia, pero tamizada por el prisma escurialense, el influyente centro filipino que condicionó el quehacer artístico de la Península Ibérica durante una buena parte del siglo XVII. Los hermanos Carducho -Bartolomé, proveedor de gran número de pinturas italianas en su calidad de marchante, y Vicente, el gran referente de la pintura madrileña a lo largo de todo el primer tercio del siglo-, Félix Castello, Eugenio Cajés, Jerónimo Cabrera o Juan de Mora son los ejemplos más significativos del periodo. Versátiles y bien formados, realizaron sobre todo pinturas de temática religiosa, concebida de forma monumental y expresiva, atenta a la iluminación y preocupada por una soltura pictórica procedente del mundo veneciano, en un estilo que suele definirse como ­manierismo reformado o primer naturalismo español. Esa forma de ­hacer marcó en buena medida la pintura de las distintas escuelas regionales. ­Caravaggio o el clasicismo renovado de los Carracci llegarían de forma sesgada, a través de pintores italianos de segunda fila -Borgianni o Nardi- o de artistas locales formados en aquella península (Orrente, Lanchares, Núñez del Valle). De entre todos ellos, el pintor más singular fue Juan Bautista Maíno, un artista excepcional que irrumpió en Toledo cuando El Greco estaba finalizando su carrera. Vinculado después a la corte como profesor de ­dibujo del príncipe heredero, no llegaría a desarrollar plenamente su carrera pictórica.

Leticia Ruiz Gómez

Bibliografía

  • Brown, Jonathan, La edad de oro de la pintura española, Madrid, Nerea, 1990.
  • Morán Turina, Miguel, «Los gustos pictóricos en la corte de Felipe III», El arte de mirar. La pintura y su público en la España de Velázquez, Madrid, Istmo, 1997.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., «La crisis de la pintura española en torno a 1600», España en las crisis del arte europeo, Madrid, Instituto Diego Velázquez, csic, 1968.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura barroca en España. 1600-1750, Madrid, Cátedra, 1992.
  • Pintores del reinado de Felipe III, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, 1994.
Justus Tiel, Alegoría de la educación de Felipe III
Lupa
Justus Tiel, Alegoría de la educación de Felipe III
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados