Enciclopedia online

Colección de Giovan Francesco Serra, marqués de Almendralejo y Strevi. Este noble nació en Génova el 20 de mayo de 1609, hijo de Girolamo Serra y Veronica Spinola. En 1616 quedó huér­fano y su tío Giovan Battista, embajador de la república de Génova en España, le trasladó a Madrid y pasó su adolescencia cerca de la ­corte. En 1622 su tío le compró el feudo de Cassano en Calabria. En 1625 participó en el socorro de Génova y desde 1627 hasta 1635 residió en el reino de Nápoles; en 1633 casó con Maria Giovannetta Doria, hija de ­Carlo, duque de Tursi. El gobernador de Milán, Diego Mesía y Guzmán, marqués de Leganés, le nombró maestre de campo y lo llamó a Milán; desde allí tomó parte en todas las campañas contra Francia en Piamonte y Lombardía desde 1638 hasta 1652. Enviado a España en el invierno de 1641-1642, obtuvo el marquesado de Almendralejo y la llave de gentilhombre de la cámara del rey. A finales de 1652 Felipe IV, que ya en 1646 le había nombrado maestre de campo general, le llamó a luchar en Cataluña en ayuda de don Juan de Austria. En 1656 obtuvo el permiso de regresar a Milán, donde había dejado a su familia, con el cargo de gobernador de las armas; pero el 9 de marzo, al salir de la bahía de la Alcudia, las galeras que lo llevaban fueron atracadas por cuatro carabelas turcas y un balazo lo mató. No se conocen inventarios completos de su colección, pero sí un catálogo de la almoneda que tuvo lugar en 1664. En la lista, que cuenta con cuarenta pinturas, prevalecen retratos y temas religiosos; veintitrés pertenecen al siglo XVI, entre las que diez son venecianas y ocho de las escuelas lombarda y emiliana; las diecisiete del siglo XVII incluyen seis flamencas, tres de estilo naturalista (Ribera, Caravaggio y Orazio Gentileschi), cinco de la escuela clasicista y cuatro milanesas. El interés de Serra por la pintura debió despertarse ya en Madrid para madurar a lo largo de la cuarta década del siglo; la mayoría de los cuadros debió de ser comprada en Milán y solo algunos en Nápoles. En general, la colección refleja el gusto de la época de Felipe IV, pero no hay duda de que una influencia particular sobre las predilecciones de Serra la ejerció la gran colección del marqués de Leganés. En la almoneda que su hijo Giuseppe rea­lizó en Nápoles, el virrey Gaspar de Bracamonte y Guzmán, conde de ­Peñaranda, compró dieciocho pinturas por encargo de Felipe IV y las llevó consigo a su vuelta a Madrid; de las demás ha podido identificarse únicamente la Sagrada Familia, de Antonio van Dyck (Kunst­historisches ­Museum, Viena). Seis cuadros fueron enviados a El Escorial, donde contribuyeron a la decoración del capítulo del vicario: Ester y Asuero, de Jacopo Tintoretto, el único cuadro que permanece en el monasterio; Santa Rosalía, de Antonio van Dyck; Cristo dando las llaves a san Pedro, de Vincenzo Catena; San Jerónimo meditando, de Antonio Campi; Santa Ana, la Virgen y el Niño, copia de Leonardo; y La Flagelación, de Daniele Crespi. Los cinco últimos llegaron al Museo del Prado entre 1837 y 1839. Once cuadros -nada se sabe de un San Juan Bautista despidiéndose de sus padres, atribuido a Caravaggio- quedaron en el Alcázar de Madrid. Tres de ellos -Apolo y Marsias, de José de Ribera, Venus y Adonis, probablemente del taller de Tiziano, y San Bartolomé, de Correggio- fueron destruidos por el incendio de 1734. Los demás -a excepción de Cristo con la cruz a cuestas, de Guido Reni, en la Academia de San Fernando, donde fue llevado en tiempos de José Bonaparte- pertenecen ahora al Museo del Prado; son: ­Venus, Adonis y Cupido, de Aníbal ­Carracci; Hipómenes y Atalanta, de Guido Reni; Pedro María Rossi, o ­Roscio, conde de San Segundo, de ­Parmigianino; Camilla Gonzaga, condesa de San Segundo, y sus hijos, atribuido a Parmigianino; Micer Marsilio y su esposa, de Lorenzo ­Lotto; La Virgen y el Niño [P337], de Andrea del Sarto; y Llegada de ­Herminia a la cabaña de los pastores, de Luigi Pellegrino Scaramuccia.

Antonio Vannugli

Bibliografía

  • Brown, Jonathan, La edad de oro de la pintura española, Madrid, Nerea, 1991, p. 204.
  • Burke, Marcus B., «A Golden Age of Collecting», Collections of Paintings in Madrid, 1601-1755, Los Angeles, Provenance Index of the Getty Information Institute, 1997, pp. 138-139.
  • Campori, Giuseppe, marqués de, Raccolta di ­cataloghi ed inventarii inediti di quadri, ­statue, disegni, bronzi, dorerie, smalti, madaglie, avorii, etc., dal secolo XV al secolo XIX, Módena, Carlo Vincenzi, 1870, pp. 453-455.
  • Portús Pérez, Javier, La Sala Reservada del Museo del Prado y el coleccionismo de pintura de desnudo en la corte española, 1554-1838, Madrid, Museo del Prado, 1998, pp. 110-112.
  • Vannugli, Antonio, «La colección del marqués Giovan Francesco Serra», Boletín del Museo del Prado, IX, 25-27, Madrid, 1988, pp. 33-43.
  • Vannugli, Antonio, La collezione Serra di Cassano, Salerno, Edizioni 10/17, 1989.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados