Enciclopedia online

Cristo con la cruz a cuestas [Sebastiano del Piombo]
Hacia 1516, óleo sobre lienzo, 121 x 100 cm [P345].
Jerónimo Vich y Valterra, embajador de Fernando el Católico y Carlos V en Roma entre 1506 y 1521, encargó a Sebastiano del Piombo un tríptico del que se conserva la pieza central con la Lamentación sobre el cadáver de Cristo (Museo del Ermitage, San Petersburgo) y un lateral con el Descenso de Cristo al Limbo (Prado). El tríptico está fechado en 1516, año de la muerte del rey Fernando, cuando Vich esperaba el relevo al frente de la embajada e inició los preparativos para su regreso a Valencia, que aún pospondría un lustro. La amistad de Vich con León X y la proximidad de Piombo al pontífice podrían explicar este primer contacto entre el pintor y la clientela hispánica. Que Cristo con la cruz a cuestas perteneciera también a Jerónimo Vich aconseja su datación en torno a 1516, un año decisivo en la carrera de Sebastiano, quien además de estas pinturas recibió de Julio de Médicis el encargo de la Resurrección de Lázaro (National Gallery, Londres), que debía competir con la Transfiguración, de Rafael (Musei Vaticani). Los encargos de Julio generaron una notoria rivalidad entre los dos pintores, y cuenta Vasari que Miguel Ángel ayudó a Piombo suministrándole diseños. Aunque no consta que lo hiciera para Cristo con la cruz a cuestas, la influencia del florentino es evidente, sobre todo en el tratamiento monumental del cuerpo de Cristo. Sebastiano se mostró, sin embargo, deudor de su formación veneciana en el uso del color con intención simbólica y dramática y en su aplicación siguiendo una sutil técnica de transparencias y veladuras. La aproximación de Piombo al pasaje evangélico fue ciertamente inusual, pues en lugar de situar la escena en la Vía Dolorosa como era habitual, la ubicó en un interior, mostrando un momento pocas veces representado, cuando Cristo toma la cruz en el palacio de Pilatos rodeado de sayones y soldados. El cambio de escenario no resta dramatismo a la escena, que transmite gran sensación de angustia por la acumulación en primer plano de las figuras de Cristo, el sayón y el soldado. La composición se abre a la derecha a través de un gran ventanal, por el que se vislumbra la comitiva abandonando Jerusalén en dirección al Gólgota a través de un arco triunfal de raigambre romana. Cristo con la cruz a cuestas está pintado sobre un lienzo finísimo con el que Piombo conseguía una minuciosidad y calidades próximas a las de la madera. La maestría de Piombo en el tratamiento de rostros y manos, tan alabada por Vasari y una de las razones de su éxito como retratista, queda patente tanto en la figura del sayón como en la de Cristo. Esta última debió de conocer un éxito considerable, pues Piombo abordaría con posterioridad repetidas veces el tema de Cristo con la cruz, aunque aislando la figura de cualquier contexto narrativo [P348]. A pesar de que Jerónimo Vich vinculó la obra al patrimonio familiar, su bisnieto Diego Vich la entregó a Felipe IV en pago de ciertas deudas. Destinada a la sacristía de El Escorial, permaneció allí hasta su ingreso en el Museo Nacional del Prado en 1839.

Miguel Falomir

Bibliografía

  • Benito, Fernando, «Sebastiano del Piombo y España», Sebastiano del Piombo y España, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 1995, pp. 41-79.
  • Mena Marqués, Manuela, «Cristo con la cruz a cuestas», Sebastiano del Piombo y España, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 1995, pp. 95-104.
Cristo con la cruz a cuestas[Sebastiano del Piombo]
Lupa
Cristo con la cruz a cuestas[Sebastiano del Piombo]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados