Enciclopedia online

Denon, barón Dominique Vivant (Givry, cerca de Chalon-sur-Saône, 1747-París, 1825). Cortesano, diplomático, grabador, coleccionista y connaisseur, francés, Denon comenzó su carrera como paje y gentilhombre de cámara de Luis XV. Fue maestro de grabado de madame de Pompadour y, tras la muerte de ésta, fue enviado a la embajada francesa en San Petersburgo. Posteriormente sería encargado de negocios de Francia en Nápoles, donde pasó siete años, y residió durante un tiempo en Roma. A su vuelta a Francia fue nombrado académico de Bellas Artes, y tras la Revolución fue protegido por David, al que había conocido en Italia. En 1798 fue invitado por Napoleón a formar parte del equipo de científicos que le acompañarían en la campaña de Egipto. Su Voyage dans la Basse et la Haute Egypte pendant les campagnes du général Bonaparte (2 vols., París, Chez Didot, 1802), un libro fundamental en la historia del orientalismo europeo y que comprendía ciento cuarenta y una láminas, hizo crecer extraordinariamente su reputación. En noviembre de 1802 fue nombrado por Napoleón director general del Museo Central de las Artes, que pasaría a llamarse en julio de 1803, y por sugerencia del propio Denon, Museo Napoleón. Nombrado, asimismo, miembro del Instituto de Francia en 1803, fue durante todo el Imperio, aunque sin título, una especie de «ministro de las Artes» de Napoleón, interviniendo, al margen del Museo, en los encargos de monumentos conmemorativos, grandes cuadros de batallas, retratos de aparato y grabados y medallas. En varias ocasiones siguió las campañas ­napoleónicas con la finalidad de recoger testimonios gráficos y sobre todo con la de seleccionar obras de arte que, en concepto de botín de guerra, entrarían a formar parte del Museo Napoleón. Con este último designio viajó a Italia en 1805-1806 y 1811, a Alemania y Polonia en 1806-1807, a España a finales de 1808, y a Alemania y Austria en 1809. Su viaje a España, emprendido un mes después de que Napoleón se dirigiera allí para reponer a José I en su trono (entró en Madrid el 4 de diciembre de 1808), solo duró dos meses (diciembre de 1808 y enero de 1809) y se saldó con un fracaso. Tras pasar por Burgos llegó a Madrid el 26 de diciembre con el designio, según decía en una carta fechada ya en Valladolid el 18 de enero, de seleccionar para el Museo Napoleón «veinte cuadros de la escuela española, de la que [la colección del Museo] carece absolutamente y que habrían sido, a perpetuidad, un trofeo de esta última campaña». Su propuesta era tomarlos, bien de las colecciones reales, bien de la de Godoy. Días antes, el 15 de enero, Napoleón había escrito a su hermano diciéndole que Denon estaba en Madrid y «quería coger algunos buenos cuadros», y pidiéndole que le regalase «una cincuentena de obras maestras que faltan en el Museo de París» y que debía tomar Denon de «las que se encuentran en las casas confiscadas y en los conventos suprimidos». Aunque hizo entonces varias listas de cuadros, Denon tuvo que volver a Francia sin ver cumplida su misión, ante la falta de colaboración de José I. Y cuando, finalmente, tras múltiples maniobras y dilaciones, llegaron a París, en julio de 1813, los cincuenta cuadros destinados al Museo Napoleón y otros doscientos cincuenta confiscados a miembros de la nobleza española, Denon se sintió decepcionado: «No puedo disimularos, mi señor -le escribió al conde de Fermont, ministro de Estado-, que entre los primeros se encuentran como mucho seis cuadros que podrán entrar en el Museo Napoleón y puede uno darse cuenta fácilmente, por esta selección, hasta qué punto ha sido engañado su majestad el rey de España por las personas a las que ha encargado escogerlas». Por lo demás, pese a que no parece haber sentido un gran aprecio por la escuela española, cuyos temas encontraba desagradables, Denon aprovecharía su viaje a España para hacerse con algunas obras destinadas a su propia colección. En el catálogo de la venta de ésta, efectuada en 1826, tras su muerte, aparecen seis pinturas de escuela española (atribuidas a Sánchez Coello, Velázquez y Murillo o su escuela) y un ejemplar de los Caprichos que sería adquirido por la Biblioteca Nacional de París. Tras presenciar cómo su obra maestra, el Museo Napoleón, quedaba deshecha al tener que devolver Francia las obras que había expoliado durante el Imperio, Denon dimitió de su cargo de director general del Museo en 1815, ya bajo Luis XVIII, y pasó los diez últimos años de su vida dedicado a su propia colección, bien conocida a través de los tres volúmenes del catálogo de su venta y de la publicación, ya en 1829, y con texto de Amaury Duval, de Les Monuments des arts du dessin recueillis par le baron Vivant Denon (4 vols., París, chez M. Brunet Denon, Imprimerie de Firmin Didott).

José Álvarez Lopera

Bibliografía

  • Chatelain, Jean, Dominique Vivan Denont et le Louvre de Napoléon, París, Perrin, 1973.
  • Dominique-Vivant Denon. L'oeil de Napoléon, cat. exp., París, Musée du Louvre, 1999.
  • Dupuy, Marie-Anne, Le Masne de Chermont, Isabelle, y Williamson, Elaine (eds.), Vivant Denon, directeur des musées sous le Consulat et l'Empire. Correspondance (1802-1815), París, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1999.
  • Lelièvre, Pierre, «La mission de Vivant Denon en Espagne (Novembre 1808-Janvier 1809)», Archives de l'Art Français, vol. XXIV, París, 1969, pp. 365-372.
  • Lelièvre, Pierre, Vivant Denon, Directeur des Beaux-Arts de Napoléon, París, Librairie Floury, 1942.
  • Nowinsky, Judith, Baron Dominique Vivant Denon (1747-1825), Hedonist and Scholar in a Period of Transition, Rutherford, Fairleigh Dickinson University Press, 1970.
  • Vivant Denon, directeur des musées sous le Consulat et l'Empire. Correspondance (1802-1815), París, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1999.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados