Enciclopedia online

Dyck, Antonio van (Amberes, 1599-Londres, 1641). Pintor, dibujante y aguafuertista flamenco. Fue el séptimo hijo de Franchois van Dyck, un próspero comerciante de paños y sedas. El padre de Franchois había sido artista, y también lo eran algunos familiares de su madre, por lo que no tuvo nada de sorprendente que a los diez años el pequeño ­Antonio entrase como aprendiz en el taller de Hendrick van Balen, uno de los principales pintores de la ciudad. Van Balen había pasado algunos años en Italia, como era entonces la costumbre de los jóvenes artistas flamencos, y a su vuelta se estableció como pintor de cuadros de altar y escenas clásicas y mitológicas con figuras de pequeño tamaño y un estilo muy italianizante. Mientras Van Dyck aprendía los rudimentos de la pintura en el taller de Van Balen, Pedro Pablo Rubens regresó de Italia y creó una sucesión de cuadros de altar deslumbrantes para las iglesias de Amberes. Lo que Rubens traía consigo era todo un lenguaje visual nuevo, que por su ambición, su dramatismo y su colorido encajaba bien con la religiosidad contrarreformista de los Países Bajos españoles. No es extraño que el brillante discípulo de Van Balen pasara pronto al círculo de Rubens, en cuyo taller se le menciona por primera vez en 1618. En 1620 era ya su ayudante principal, pero antes de eso e, incluso, de ingresar como maestro en el Gremio en 1618, tuvo su propio taller independiente en Amberes. Pintaba cuadros religiosos -apostolados y escenas de la Biblia y de vidas de santos- y retratos. Ya en el equipo de Rubens trabajó en el ingente proyecto de decorar la iglesia de los jesuitas con nada menos que treinta y nueve techos, y en la serie de cartones para tapices sobre la historia del cónsul romano Decio Mus. En 1620 Van Dyck aceptó una invitación para desplazarse a Londres, donde trabajó para el rey Jacobo I y otros miembros de la corte, en especial para los dos coleccionistas y mecenas rivales, el duque de Buckingham y el conde de Arundel. Pero solo se quedó unos meses; en febrero de 1621 volvió a Amberes, donde permaneció hasta su marcha a Italia en el mes de octubre siguiente. En esa temporada en Amberes, que fue muy productiva, pintó los sobresalientes retratos de Frans Snyders y su esposa (Frick Collection, Nueva York) e Isabella Brant, la esposa de Rubens (National Gallery of Art, Washington). Su primer destino en Italia fue Génova, que seguiría siendo su base durante los seis años que pasó en la península. De Génova marchó a Roma, donde pasó la mayor parte de 1622 y 1623 y retrató, entre otros, al Cardenal Bentivoglio (Palazzo Pitti, Florencia), aunque en el invierno de 1622 estuvo en Venecia. En aquellos años de viaje utilizó un cuaderno de dibujos que se conserva en el British Museum de Londres, y que contiene dibujos a pluma de las pinturas que estudió, la mayoría venecianas, y entre éstas, casi todas de Tiziano. De los años italianos data la devoción por Tiziano que fue constante en su carrera. En 1624 estuvo en Sicilia, probablemente invitado por el virrey Manuel Filiberto de Saboya, a quien retrató. Un brote de peste le obligó a dejar Palermo y volver a Génova, no sin antes recibir el encargo de un cuadro de altar para el Oratorio del Rosario anejo a la iglesia de Santo Domingo, que es, con mucho, la pintura religiosa más importante de su etapa italiana; la terminó en Génova en 1627, y al año siguiente se instaló en el Oratorio, donde aún permanece. En Génova Van Dyck se erigió en el principal retratista de la aristocracia local, una élite relativamente joven e inmensamente rica, a la que supo dar la dignidad y presencia que creía merecer. Van Dyck retrató a los próceres genoveses sobre el fondo de la vistosa arquitectura de sus palacios de la Strada Nuova, realzando el lujo de su indumentaria con colgaduras que se derraman en cascada y crean una sensación de movimiento dentro del espacio pictórico. En 1627 regresó a Amberes acompañado de una sólida reputación, y fue nombrado pintor de la archiduquesa Isabel, en cuya austera corte se vio muy solicitado como retratista. Entre esas imágenes de la aristocracia de Bruselas es especialmente digna de citar la pareja de retratos de ­Philippe le Roy, señor de Ravel, y su prometida de dieciséis años Marie de Raet (ambos en Wallace Collection, Londres). Van Dyck retrató también a amigos suyos, como El pintor Martin Ryckaert (Prado) y el músico Nicholas Lanier (Kunsthistorisches Museum, Viena). Se mostró muy ­activo en la pintura religiosa, sobre todo durante la ausencia de Rubens de Amberes, en 1628-1630: llevó a cabo temas de honda carga espiritual, entre ellos no menos de seis crucifixiones de gran tamaño, y una y otra vez la Piedad y el escarnio de Cristo. Todas esas obras se caracterizan por un emocionalismo piadoso del tipo que se suele identificar con la renovación católica de la Contrarreforma, y están impregnadas de un intenso y místico fervor religioso, elemento importante de la per­sonalidad y el arte de Van Dyck. A comienzos de 1632 se trasladó a Londres a petición del rey Carlos I, el mayor mecenas de las artes y coleccionista que haya ocupado el trono de Inglaterra. Van Dyck fue tratado con una generosidad sin paralelo en la historia del patrocinio real: fue ennoblecido y distinguido con una cadena de oro, y se le asignaron un taller a orillas del Támesis en Blackfriars y habitaciones en el palacio real de Eltham. Recibió continuos encargos de la familia real y fijó para la posteridad las imágenes de Carlos, su esposa francesa Enriqueta María y sus hijos. Mostró al rey a caballo en dos retratos de grandes dimensiones pintados para el palacio de Whitehall (ahora en la National Gallery y Buckingham ­Palace), y a la reina como una joven alegre y animada, con su enano Jeffrey Hudson (National Gallery of Art, Washington). La nobleza seguía el ejemplo de la familia real, y la imagen que hoy tenemos de la exquisita corte de Carlos es la que creó Van Dyck. Entre sus numerosos retratos de cortesanos están las imágenes dobles de George, lord Digby, y ­William, lord Russell (Althorp House, Northamptonshire) y Lord John Stuart y lord Bernard Stuart (Na­tional Gallery, Londres), que mori­rían ambos combatiendo por el rey en la Guerra Civil. Uno de sus clientes más importantes fue el IV conde de Pembroke, para quien pintó su obra de mayores dimensiones, el retrato de familia que se conserva en Wilton House, cerca de Salisbury. Van Dyck siguió radicado en Inglaterra hasta su muerte en 1641, pero viajaba con frecuencia al continente, y pasó en Flandes los años 1634 y 1635 casi completos. Allí pintó la majestuosa figura de cuerpo entero de El abate Scaglia (National Gallery, Londres) y un gran retrato de grupo de los regidores de Bruselas para la casa consistorial de la ciudad. Lamentablemente esa ambiciosa pintura fue destruida en 1695, y solo queda de ella un boceto y un grupo de estudios preparatorios. Muerto Rubens en 1640 y ante el deterioro de la situación política en Inglaterra, Van Dyck pensó en volver definitivamente a Amberes. Su viaje a París, con el vano intento de conseguir el encargo de la decoración del Louvre, denota su frustración por la falta de ese tipo de oportunidades en Inglaterra. Poco después de regresar de París a Londres cayó enfermo, y murió el 9 de diciembre de 1641, cuando solo contaba cuarenta y dos años. Fue sepultado en la catedral de San Pablo, y el rey erigió un monumento sobre su tumba a la memoria de su pintor favorito. El Prado posee una colección sobresaliente de pinturas de Van Dyck, que muestran todas las fases de su carrera. De sus primeros años en Amberes datan los poderosos dramas religiosos La Coronación de espinas, El Prendimiento de Cristo y La serpiente de metal, así como la lírica imagen de los Desposorios místicos de santa Catalina. Están también el estudio de San Jerónimo penitente (1618-1620) y la conmovedora Piedad (1620). Santa Rosalía fue pintada en Palermo. El retrato de cuerpo entero de Policena Spínola, marquesa de Leganés, hija de Ambrosio Spínola, el comandante en jefe de las fuerzas españolas en los Países Bajos, fue pintado hacia 1626 en Génova. Los retratos El pintor Martin Ryckaert, El músico Enrique Liberti, El grabador Paul du Pont? y el joven con un archilaúd datan de alrededor de 1630, tras el regreso de Van Dyck de Italia a Amberes; el del príncipe Federico Enrique de Nassau, de su breve paso por La Haya en 1631. El conde Enrique de Bergh era uno de los generales flamencos al servicio de España, y el pintor lo retrató poco antes de partir para Inglaterra en 1632. El cardenal-infante don Fernando de Austria posó para él durante la estancia en Flandes de 1634-1635. En Londres están ejecutados el notable retrato doble del propio pintor con su buen amigo el cortesano católico Endymion ­Porter, el de Diana Cecil, condesa de Oxford, y la imagen, de soberbia vivacidad, de la mujer del pintor, María Ruthven, y dama de compañía de la reina.

Christopher Brown

Obras

  • San Jerónimo penitente, óleo sobre lienzo, 100 x 71 cm, 1618-1620 [P1473].
  • La Coronación de espinas, óleo sobre lienzo, 224 x 197 cm, 1618-1620 [P1474].
  • La Piedad, óleo sobre lienzo, 114 x 100 cm, h. 1629 [P1475].
  • El Prendimiento de Cristo, óleo sobre lienzo, 344 x 249 cm, 1618-1620 [P1477].
  • San Francisco de Asís en éxtasis, óleo sobre lienzo, 123 x 105,5 cm, 1627-1632 [P1478].
  • El pintor Martin Ryckaert, óleo sobre tabla, 148 x 113 cm, 1627-1632 [P1479].
  • El cardenal-infante don Fernando de Austria, óleo sobre lienzo, 107 x 106 cm, h. 1634 [P1480].
  • Diana Cecil, condesa de Oxford, óleo sobre lienzo, 107 x 86 cm, firmado, 1638 [P1481].
  • Federico Enrique de Nassau, óleo sobre lienzo sobre tabla, 110 x 95 cm, 1631-1632 [P1482].
  • Amalia de Solms-Braunfels, óleo sobre lienzo sobre tabla, 105 x 91 cm, 1628 [P1483].
  • Carlos I a caballo, óleo sobre lienzo, 123 x 85 cm, 1635-1640 [P1484]. Copia.
  • Dama desconocida, óleo sobre lienzo, 106 x 75 cm, h. 1628 [P1485].
  • El conde Enrique de Bergh, óleo sobre lienzo, 114 x 100 cm, firmado, 1629-1632 [P1486].
  • El músico Jacobo Gaultier?, óleo sobre lienzo, 128 x 100 cm, 1622-1632 [P1487].
  • El grabador Paul du Pont?, óleo sobre lienzo, 112 x 100 cm, h. 1635 [P1488].
  • Endymion Porter y Van Dyck, óleo sobre lienzo, 119 x 144 cm, h. 1635 [P1489].
  • El músico Enrique Liberti, óleo sobre lienzo, 107 x 97 cm, 1627-1632 [P1490].
  • Cabeza de anciano, óleo sobre lienzo, 47 x 36 cm, 1618-1620 [P1491].
  • Diana y Endimión sorprendidos por un sátiro, óleo sobre lienzo, 144 x 163 cm, 1622-1627 [P1492]. Atribuido.
  • Policena Spínola, marquesa de Leganés, óleo sobre lienzo, 204 x 130 cm, 1622-1627 [P1493].
  • Santa Rosalía, óleo sobre lienzo, 106 x 81 cm, 1622-1627 [P1494].
  • María Ruthven, lady Van Dyck, óleo sobre lienzo, 104 x 81 cm, h. 1639 [P1495].
  • Carlos II de Inglaterra, óleo sobre lienzo, 135 x 109 cm [P1499]. Copia.
  • Desposorios místicos de santa Catalina, óleo sobre lienzo, 123 x 174 cm, 1618-1620 [P1544].
  • El Niño Jesús y san Juan, óleo sobre tabla, 131 x 75,5 cm, 1618-1620 [P1545].
  • La serpiente de metal, óleo sobre lienzo, 205 x 235 cm, 1618-1620 [P1637].
  • La Piedad, óleo sobre lienzo, 201 x 171 cm, 1618-1620 [P1642].
  • Aquiles descubierto por Ulises y Licomedes, óleo sobre lienzo, 246 x 267 cm, h. 1617-1618 [P1661]. En colaboración con Rubens.
  • Cabeza de anciano, óleo sobre lienzo, 45 x 34 cm, 1618-1620 [P1694].
  • Retrato de escultor, sanguina sobre papel, 230 x 165 mm [D2209].
  • Dos cabezas masculinas de perfil, clarión, lápiz y sanguina sobre papel, 165 x 255 mm [D2210].
  • Retrato femenino, albayalde, lápiz y pluma sobre papel, 136 x 110 mm [D2212].
  • La Piedad, aguada, albayalde y pluma sobre papel amarillento, 225 x 350 mm [D3153]. Atribución dudosa.
  • Juan Breugel, aguafuerte sobre papel, 246 x 157 mm [G197].
  • Erasmo de Róterdam, aguafuerte sobre papel, 247 x 157 mm [G198].
  • Retrato del pintor Frans Francken «el Viejo», aguafuerte y buril sobre papel avitelado, 247 x 160 mm, 1645-1700 [G4514].

Bibliografía

  • Anthony van Dyck, cat. exp., Washington, Na­tional Gallery of Art, 1990.
  • Brown, Christopher, Van Dyck, Ithaca, Nueva York, Cornell University Press, 1983.
  • The Drawings of Anthony van Dyck, cat. exp., Nueva York, Pierpont Morgan Library, 1991.
  • Van Dyck, 1599-1641, cat. exp., Londres, Royal Academy, 1999.
  • Velázquez, Rubens y Van Dyck: pintores cortesanos del siglo XVII, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, El Viso, 1999.
  • Vlieghe, Hans (ed.), Van Dyck, 1599-1999: Conjectures and Refutations, Turnhout, ­Brepols, 2001.
La coronación de espinas
Lupa
La coronación de espinas
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados