Enciclopedia online

Eugène Delacroix [exposición 1988]
2 de marzo-20 de abril.
Comisario: Harald Szeemann.
Obras: 84.
Catálogo: Harald Szeemann, «En lo alto y algo aparte», pp. 14-16; Lee Johnson, «Retrato de Delacroix», pp. 17-27; George Sand, «Medio día con Eugène Delacroix», pp. 28-32; Juan J. Luna, «La influencia de España en Delacroix», pp. 33-44; Günter Metken, «La vida de un pintor. Biografía en testimonios y documentos», pp. 45-65; Eugène Delacroix, «Sobre sí mismo, el arte y los artistas», pp. 67-73; Walter Friedlander, «Alto barroco romántico en ­Delacroix», pp. 75-77, y «Un artista para los artistas: sobre Delacroix», pp. 253-260.
Esta exposición, constituyó la primera aproximación importante en nuestro país a la figura de Eugène Delacroix, un pintor cuya presencia en las colecciones españolas era casi ­inexistente hasta la apertura, en 1993, del Museo Thyssen-Bornemisza. La exhibición de la obra de Delacroix en el Museo del Prado resultaba especialmente pertinente, no solo por el lugar central que el pintor ocupa en la historia del arte, sino por las conexiones del artista con España y la pintura española, que van más allá de la querencia orientalista y meridional común a los creadores del romanticismo francés. Delacroix realizó en 1832 un viaje a España que marcaría su pintura de forma indeleble y fue uno de los primeros artistas en explorar en profundidad el potencial expresivo de los Caprichos, de Goya, de los que realizó diversas copias. Esta exposición fue la retrospectiva más importante de la obra de este pintor realizada hasta esa ­fecha, exceptuando la que en 1963 organizara el Musée du Louvre con motivo del centenario de la muerte del pintor. La exposición fue pro­yectada conjuntamente por la Kunsthaus de Zúrich, la Städtische Galerie del Städeleschen Kunstinstitut de Fráncfort y el Museo Nacional del Prado. Tanto en Zúrich como en Fráncfort, las exposiciones estuvieron precedidas de una serie de actos que permitieron situar la figura del artista en un contexto histórico más amplio. La muestra de Fráncfort presentó sus obras junto a las de los maestros nazarenos alemanes, ilustrando así las distintas naturalezas del romanticismo francés y alemán. En el caso de Zúrich, la exposición constituyó la principal aportación a las Internationalen ­Junifestwochen (Semanas Internacionales de las Fiestas de Junio), que en 1987 tuvieron como tema «El romanticismo en Francia». El comisario del proyecto, el historiador del arte suizo Harald ­Szeemann, bien conocido por su vivificadora actuación en la Bienal de ­Venecia de 1980, fue el encargado de seleccionar las obras en cada una de las sedes, existiendo algunas variantes entre ellas, sobre todo en lo referente a los dibujos, debido a las especiales condiciones de conservación exi­gidas por el papel. La muestra contó con destacadas obras del pintor ­como Cristo en el lago de Genezareth (1853, Metropolitan Museum of Art, Nueva York), Grecia expirando en las ruinas de Missolonghi (h. 1827, ­Musée des Beaux-Arts de Bordeaux), ­Niccolò Paganini, un boceto para La muerte de Sardanápalo (1826-1827, Musée du Louvre, París) o la hermosa Piedad (h. 1850, Nasjonalgalleriet, Os­lo), que años más tarde copia­ría Van Gogh. Algunas de las obras expuestas, como Don Quijote en su biblioteca (1824) o Interior de un convento dominico en Madrid (1831), estaban destinadas a ilustrar las conexiones ­españolas de su obra. Por lo que ­respecta al montaje, a petición de Szeemann, las paredes de las salas se pintaron de rojo saturado para la pintura y de verde oscuro ­saturado para los dibujos y grabados: «Las paredes coloreadas son mejores fondos para las pinturas del siglo XIX, provistas de pesados marcos dorados y no concebidas ­todavía para una apertura del ­espacio de la imagen», observa Szeemann en el epílogo del catálogo, que contó con la contribución especial de Lee Johnson, gran especialista en Delacroix que acababa de publicar (diciembre de 1986) los tomos III y IV de su Catálogo crí­tico sobre la obra del pintor.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados