Enciclopedia online

Expulsión de los moriscos, La [Vicente Carducho]
Lápiz, pluma y aguada azul sobre papel verjurado amarillento pegado a cartón, 380 x 504 mm [D3055].
La figura de Vicente Carducho se forjó a la sombra de su hermano Bartolomé y de su propia condición de ­artista florentino, pese a la edad temprana en que llegó a España. Su inclusión en la tradición tardomanierista toscana influyó tanto en su formación como en la manera de entender la pintura, imbuida por la tradición idealista y académica de Federico Zuccaro. En esa tradición, el dibujo ocupaba un lugar fundamental, considerado el eje vertebrador del proceso creativo, y más aún para un artista como Carducho, lleno de encargos de gran enjundia que se ayudó siempre de un importante taller cuyos componentes ­tuvieron en los dibujos del maestro la guía fundamental para acometer los distintos trabajos. Los dibujos cum­plían así distintas funciones: determinaban los elementos esenciales de la composición al tiempo que servían de modelo de referencia para los ayudantes del pintor; además, en numerosas ocasiones se utilizaron como muestra para los patrones de los distintos ­encargos. Así sucedió en el paradigmático conjunto de El Paular, ciclo compuesto por cincuenta y seis monumentales lienzos, realizados entre 1626 y 1632. De ese ciclo sobre la vida de san Bruno se ­conocen veintidós ­dibujos preparatorios que constituyen un excelente ejemplo de la habilidad como dibujante del artista, capaz de plasmar con precisión en el papel tanto las figuras principales de la composición como las masas del fondo y los efectos de luz y sombra mediante el uso de las aguadas. La expulsión de los moriscos es uno de los diecinueve dibujos de Vicente Carducho que conserva el Museo del Prado. Se trata del estudio preparatorio para el lienzo con el que el artista compitió con Cajés, Nardi y Velázquez; de hecho, Camón Aznar atribuyó este dibujo a Velázquez. Tan trascendental prueba fue juzgada por Crescenzi y ­Maíno, quienes dieron el triunfo al joven sevillano, considerado hasta entonces un mero pintor de retratos. Tan curioso certamen tuvo lugar en 1627 y constituyó el declive artístico de Carducho y del tipo de pintura que él representaba. El lienzo que, al igual que el de ­Velázquez, debió de desaparecer en el incendio del Real Alcázar en 1734, describía el momento mismo de la expulsión de la población española de origen musulmán durante el reinado de Felipe III. El hecho provocó la salida del país de unas quinientas mil personas que dejaron atrás todas sus propiedades; de hecho, la propuesta del duque de Lerma, ratificada por el Consejo de Estado en abril de 1609, especificaba que tan solo podían llevar consigo los bienes muebles que pudieran transportar personalmente. La composición de este dibujo puede ponerse en relación con las tres telas de Carducho para el salón de batallas del palacio del Buen Retiro; el artista maneja de forma semejante a la de esos lienzos los distintos grupos de masas, situadas en planos progresivamente desplazados hasta el primer término. El dibujo fue adquirido por el Estado español en Londres, en 1931.

Leticia Ruiz Gómez

Bibliografía

  • Angulo Íñiguez, Diego, y Pérez Sánchez, Alfonso E., A Corpus of Spanish Drawings, Madrid 1600-1650, Londres, Harvey Miller, 1977, t. II, pp. 146-167.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., El dibujo europeo en tiempo de Velázquez, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1999, pp. 36-37, n.º 7.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., Historia del dibujo en España: de la Edad Media a Goya, Madrid, Cátedra, 1986, pp. 157-162.
  • Sánchez Cantón, Francisco Javier, Dibujos españoles, Madrid, Hauser y Menet, 1930, t. II, p. 175.
La expulsión de los moriscos [Carducho]
Lupa
La expulsión de los moriscos [Carducho]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados