Enciclopedia online

Gallinero, El [Regoyos]
Hacia 1912, óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm, firmado en el ángulo inferior derecho: «Regoyos» [P4591].
Adquirido, junto con las obras posteriormente tituladas Paseo de Alderdi Eder (1895) e Irún por la mañana (1900), por acuerdo del Patronato del extinto Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid, de 23 de abril de 1932. La reproducción de este cuadro, ya desde antiguo a menudo en color, en algunas de las principales obras generales dedicadas a la pintura española de su tiempo -Benet, Gaya Nuño- hizo de él un punto de referencia del impresionismo español. Pese a no estar fechado suele situarse hacia 1912, es decir, en la etapa final del pintor, que es, por otra parte, la que fija y depura con mayor equilibrio y madurez el estilo más turbulento que Regoyos había desarrollado en los años primeros de su carrera, cuando formaba parte de los grupos más innovadores de la pintura belga -Eugenio d'Ors lo llamó «casi flamenco»- y francesa. Por este motivo, aunque sería algo tardío, este Gallinero muestra en todo su esplendor el plenairismo característico de buena parte de la obra de Regoyos -en este caso menos divisionista que en otras ocasiones-, pintor que se reconocía explícitamente integrante en la línea del impresionismo (en carta ya de 1901 a Manuel Losada todavía manifestaba: «al atacar al impresionismo, nos han atacado a noso­tros y al arte»). Lo que ordena y da aplomo al cuadro, en contraste con otras obras de Regoyos más inestables, es el cañamazo en el que se basa su organización formal, marcado por la estructura de listones que forma el gallinero que protagoniza la obra, y por la cerca que cierra al fondo el terreno en el que éste está instalado: esta estructura ordena la visión, en perspectiva, de unos espacios regulares que compartimentan la pintura en franjas paralelas, otorgándole un ritmo especial, que conjuga, en otro orden de cosas, con el tratamiento de la luz y las sombras, y la factura abreviada, típicos de la corriente internacional en la que militaba Regoyos. Éste es uno de los paisajes más conocidos de Regoyos. Su adquisición fue una de las primeras medidas tomadas, tras su discorde inicio, por el nuevo Patronato del Museo de Arte Moderno de Madrid, nombrado por la República, para paliar la escasez de ejemplos del arte español más vivo. Hasta entonces nada había de Regoyos en el Museo.

Francesc Fontbona

Bibliografía

  • Benet, Rafael, Darío de Regoyos. El impresionismo y más allá del impresionismo, Barcelona, Iberia-Joaquín Gil Editores, 1945, lám. 16.
  • Benet, Rafael, Historia de la pintura moderna. Impresionismo, Barcelona, Omega, 1952, p. 193.
  • Catálogo de las pinturas del siglo XIX. Museo del Prado. Casón del Buen Retiro, Madrid, Ministerio de Cultura, 1985, pp. 212 y 316.
  • Darío de Regoyos, 1857-1913, cat. exp., Barcelona, Fundació Caixa de Pensions, 1986, pp. 270 y 301.
  • De Vicente López al impresionismo español. Salas del Museo del Prado en el Casón del Buen Retiro, cat. exp., Madrid, 1971, p. 78.
  • Gaya Nuño, Juan Antonio, Arte del siglo XIX, «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1966, t. XIX, lám. VIII.
  • Gaya Nuño, Juan Antonio, Historia y guía de los museos de España, Madrid, Espasa Calpe, 1968, p. 517.
  • Puente, Joaquín de la, Casón del Buen Retiro. Guía sucinta de la sección de arte del siglo XIX del Museo del Prado, Madrid, Patronato Nacional de Museos, 1977.
El gallinero [Regoyos]
Lupa
El gallinero [Regoyos]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados