Enciclopedia online

Gérard, barón François-Pascal-Simon (Roma, 1770-París, 1837). Pintor e ilustrador francés. De padre francés y madre italiana, nació en Roma, donde se aficionó a la pintura italiana y a la música. En 1782 regresó con su familia a París y, gracias a los contactos de su padre, fue admitido en la Pension du Roi, institución creada para albergar a artistas jóvenes. Fue discípulo del escultor Agustin Pajau, del pintor Nicolas-Guy Brenet y, a partir de 1786, del pintor Jacques-Louis ­David. En 1789 compitió por el gran premio de Roma, quedando segundo tras Girodet. Después de la muerte de su padre, volvió a su ciudad natal con su madre y sus hermanos en 1791, regresó a París dos años más tarde y consiguió un estudio en el Louvre. Trabajó para el editor Pierre Didot ilustrando obras de La Fontaine, Virgilio y Jean Racine. Debutó en el Salón de 1791, pero fue en el de 1795 cuando alcanzó el éxito con su obra Belisaro, pintada en tan solo dieciocho días. Un año después, su fama se consolidó como retratista al exponer en el Salón el Retrato del pintor de miniaturas Jean-Baptiste Isabel con su hermana. A partir de entonces compaginó los numerosos encargos de retratos con pinturas de temática histórica, mitológica y alegórica. A partir de 1800 Napoleón Bonaparte le encomendó una serie de retratos oficiales y pinturas de historia contemporánea, y se confirmó como uno de los pintores más apreciados del momento, posición que logró mantener tras la restauración monárquica. Su éxito lo corroboran los innumerables premios y cargos que ostentó, entre los que cabe destacar el de primer pintor de la emperatriz Josefina (1806), el de profesor y miembro de la Escuela de Bellas Artes de París (1811-1812), y el de primer pintor de Luis XVIII (1817), quien, además, le concedió el título de barón. Asimismo, formó parte de la mayoría de las Academias de Europa. En su estilo se aprecia la evolución desde una primera etapa marcada por la influencia del neoclasicismo de David, pasando por la huella dejada por Gros en sus cuadros de historia contemporánea, hasta ir progresivamente hacia un prerromanticismo presente en el tratamiento de los gestos y de los sentimientos de sus personajes. Sin embargo, en el Retrato de Carlos x de Francia el artista se muestra conservador con la fórmula de los retratos oficiales, inaugurada en el siglo XVII por Hyacinthe Rigaud y perpetuada en el siglo XVIII por Van Loo y Callet, en los que se muestra al soberano grandioso, con todos los atributos de la consagración monárquica. El cuadro, que es una réplica del original, ingresó en el Prado procedente de la colección real: fue un regalo oficial del rey francés a Fernando VII.

I. A.

Obras

  • Retrato de Carlos X de Francia, óleo sobre lienzo, 259 x 183 cm [P3221].

Bibliografía

  • French Painting, 1774-1830: The Age of Revolution, cat. exp., París, Grand Palais, 1974, pp. 431-439.
  • Lacambre, Geneviève, «François, baron Gérard», De David a Delacroix. La peinture française de 1774 à 1830, cat. exp., París, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1974, pp. 428-436.
  • Latreille, André, François Gérard (1770-1837): Catalogue raisonné des portraits peints par le baron François Gérard, París, École Louvre, 1973.
  • The Age of Neo-classicism, cat. exp., Londres, Royal Academy of Art, Victoria and Albert Museum y Arts Council of Great Britain, 1972, pp. 66-69 y 351-352.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados