Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Hipomenes y Atalanta [Guido Reni]
1619, óleo sobre lienzo, 206 x 297 cm [P3090].
Se trata de una de las obras más célebres y controvertidas de este artista y, en términos más generales, del barroco boloñés. Este cuadro formó parte de la colección del marqués de Serra, colección que fue adquirida en 1664 por Gaspar de Bracamonte y Guzmán, conde de Peñaranda y virrey de Nápoles desde 1658 a 1664, con destino a Felipe IV. Desde 1666 aparece citada en la galería del cierzo del desaparecido Alcázar de Madrid, y es poco después (1668-1669) mencionada por Cosme III de Médicis, que mostró su contrariedad por la fama de la obra, que consideraba excesiva. En la misma pieza de ese palacio aparece citada en los inventarios de 1686 y 1700. Treinta y cuatro años más tarde se relaciona entre los cuadros salvados del incendio del Alcázar, aunque se hace constar una importante novedad consistente en la alteración de sus medidas, considerablemente más grandes, consecuencia de una ampliación todavía visible. Las siguientes informaciones proporcionadas por los inventarios reales nos muestran que durante la segunda mitad del siglo XVIII se modificó notablemente la manera de mirar esta pintura. Efectivamente, en 1772 se cita en el estudio de «don Andres de la Calleja pintor de camara de su majestad», situado en la casa de Rebeque, lugar adonde fueron conducidos los cuadros considerados obscenos por Carlos III. De allí y después de haber corrido grave riesgo de ser quemados por su carácter lascivo, las obras de desnudos pasaron a la Academia de San Fernando de Madrid en 1796, donde permanecieron ocultas por las mismas razones. En 1827 ingresó definitivamente en el Prado. Su suerte en el Museo no mejoró porque algunos años más tarde, y sin que puedan adivinarse las razones, fue degradada a la categoría de copia, pasando finalmente a la Universidad de Granada en calidad de depósito, y allí permaneció ignorada incluso por los especialistas hasta 1963, momento en que retornó definitivamente a Madrid. La crítica moderna ha centrado su interés en torno a esta obra sobre dos puntos fundamentalmente. El primero es su relación con la otra versión conocida existente en el Museo Nazionale di Capodimonte, de Nápoles. La segunda es su cronología, que actualmente se sitúa mayoritariamente entre los años 1618 y 1619, por su proximidad estilística con la serie de «Los trabajos de Hércules» para los Gonzaga (Musée du Louvre, París) o el Sansón victorioso (Pinacoteca Nazionale di Bologna). Esta última fue grabada por G. F. Pesca en la segunda mitad del siglo XVII, siendo una obra de muy escasa calidad. La historia narra cómo Atalanta, hija de un rey de Arcadia, se había ofrecido en matrimonio a aquél que fuera capaz de vencerla en la carrera, deporte para el que había alcanzado una habilidad sobresaliente. El castigo establecido para todos aquellos que fueran derrotados era la muerte. A pesar del riesgo, Hipomenes aceptó el desafío contando para ello con la ayuda de Venus, que le proporcionó tres manzanas de oro que el joven fue arrojando a su paso, logrando con ello retrasar a Atalanta que se detuvo a recogerlas. Sin embargo, una vez casados, Hipomenes olvidó agradecer la ayuda de la diosa que había propiciado su victoria, la cual terminó metamorfoseando a los dos en leones. Reni resuelve la composición colocando ambas figuras en primer plano, creando así una estructura diagonal que refleja un momento concreto de la narración, cuando Hipomenes lanza la manzana que Atalanta recoge, circunstancia que al final será la causa de su derrota. Muchas de las características esenciales del arte de Reni están presentes en esta pieza fundamental de su catálogo. Su clasicismo es entendido no como ropaje arqueologizante, sino más bien como motivo de reflexión formal, en las vigorosas anatomías, o en la distribución en friso de los personajes que interpretan el drama. Y también, en un terreno diferente, en su ideal de belleza, que se manifiesta en la perfección formal de los cuerpos desnudos, en su equilibrio casi simétrico y en sus cualidades dramáticas, que se expresan a través de unas actitudes contenidas, a pesar de que se encuentran en medio de una carrera que decidirá el destino de ambos jóvenes. En todo ello, el color juega un papel fundamental. Los objetos más luminosos son, precisamente, los cuerpos de los protagonistas, a los que se dirigen los ojos del espectador, mientras que el resto -el cielo, las nubes, la tierra...- adquiere un monótono color pardo, rojizo y gris, que permite centrar la atención sobre el drama representado en el primer plano.

Andrés Úbeda de los Cobos

Bibliografía

  • Fumaroli, Marc, L'école du silence. Le sentiment des images au xviie siècle, París, Flammarion, 1994.
  • Guido Reni, 1575-1642, cat. exp., Bolonia, Nuova Alfa Editoriale, 1988.
  • L'idea del Bello. Viaggio per Roma nel seicento con Giovanni Pietro Bellori, cat. exp., Roma, Edizioni de Luca, 2000.
  • Pepper, D. Stephen, Guido Reni. A complete catalogue of his works with an introductory text, Oxford, Phaidon Press, 1984.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura italiana del siglo XVII en España, Madrid, Fundación Valdecilla, 1965.
  • Vannugli, Antonio, La collezione Serra di Casano, Salerno, Edizioni 10/17, 1989.
Hipómenes y Atalanta [Reni]
Lupa
Hipómenes y Atalanta [Reni]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados