Enciclopedia online

Holandeses en el Prado [exposición 2009]
3 de diciembre-11 de abril de 2010.
Comisaria: Teresa Posada Kubissa.
Obras: 100.
Catálogo: Teresa Posada Kubissa, «La pintura holandesa en el Museo del Prado», pp. 13-21, y «Paisajes encargados en Roma para el palacio del Buen Retiro», pp. 197-203.
Organizada con motivo de la realización del primer catálogo de la colección de pintura holandesa del siglo XVII del Museo del Prado, la exposición tenía como objetivo mostrar una selección obras de esta colección prácticamente desconocida, puesto que desde la década de 1940 apenas había estado representada en las salas del Museo. La muestra se dividió en tres ámbitos donde se agrupaban las obras atendiendo a su procedencia. La primera sala estuvo dedicada a los únicos cuadros holandeses identificados en los inventarios reales de los últimos monarcas de la Casa de Austria, Felipe IV y Carlos II, en el Alcázar de Madrid: Júpiter y los demás dioses urgen a Apolo a retomar las riendas del carro del Día, de Cornelisz van Haarlem; Judit presentando la cabeza de Holofernes, de Salomon de Bray; La incredulidad de Santo Tomás, de Matthias Stom; El baño de Diana y Paisaje con ruinas romanas y pastores, de Cornelis van Poelenburch, y siete de los trece paisajes que se atribuyen a Herman van Swanevelt, Jan Both y Jan Asselijn, que formaron parte del conjunto de grandes paisajes con ermitaños o con escenas bucólicas encargados en Roma por orden de Felipe IV para la decoración del palacio del Buen Retiro. La segunda sala estuvo dedicada a los cuadros adquiridos por los monarcas de la Casa de Borbón identificados en los inventarios reales del Alcázar de Madrid, y los palacios de La Granja de San Ildefonso, Buenavista (Madrid), Aranjuez y Casita del Príncipe (El Escorial). Pieza central de esta sección, y de toda la exposición, fue Judit en el banquete de Holofernes (antes Artemisa), de Rembrandt, adquirido por Carlos III al marqués de la Ensenada, una de las obras maestras del Museo y el único cuadro del gran maestro holandés en España. Junto con esta obra, la sección incluía una amplia selección de la colección de cuadros de gabinete, -de moda en siglo XVIII en las diversas cortes europeas-, reunida por Felipe V e Isabel de Farnesio y por su nieto Carlos IV siendo todavía príncipe de Asturias. Esta selección incluía obras de Jacob Adriaensz, Bellevois, Leonaert Bramer, Bartholomeus Breenbergh, Hendrick Jacobsz, Dubbels, Gabriël Metsu, Adriaen van Ostade, Godfried Schalcken, Pieter Steenwijck, Simon de Vlieger, Hendricksz Vroom, Cornelis van Wieringen, Adam Willaerts, Philips Wouwerman y Joachim Wtewael. La tercera sala estuvo dedicada a las «nuevas adquisiciones», es decir, a las obras que han ido ingresando en el Museo desde el siglo XIX a través de legados, donaciones o compra directa. En ellas figuraron retratos de Michiel van Mierevelt, Paulus Moreelse, Gerard ter Borch y Gaspar Netscher, Un filósofo, de Salomon Koninck; La batalla de Gibraltar y 25 de abril de 1607, de Adam Willaerts; Combate naval, atribuido a Aert Anthonisz, así como cuatro espléndidos bodegones monocromos, que ingresaron en 1931 con el legado de Pedro Fernández Durán: Bodegón con taza de plata, copa Roemer y ostras, Bodegón con vaso de plata y reloj y Bodegón con jarra de cerveza y naranja, de HedaWillem Claesz, y Bodegón con copa Roemer, taza de plata y panecillo, de Pieter Claesz. Por último, cabe destacar que la gran mayoría de las obras presentadas en la muestra se expusieron tras un minucioso proceso de restauración por parte del taller del Museo del Prado.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados