Enciclopedia online

Idiáquez Carvajal, José, marqués de Ariza y Estepa (1785-1848). Director del Museo del Prado de 1823 a 1826. Hijo segundo del duque de Granada de Ega, José Idiáquez Carvajal casó el 14 de febrero de 1820 con María Elena de Palafox y Silva, marquesa de Ariza. Unos años antes, el 25 de junio de 1814, había sido nombrado académico de honor por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. El 23 de diciembre de 1823, para sustituir al príncipe de Anglona exiliado en Italia, Fernando VII adoptó una solución inédita instaurando una dirección colegiada del Museo compuesta por José Idiáquez Carvajal, como responsable del gobierno y la economía de la entidad, y por el pintor de cámara Vicente López, encargado de los asuntos artísticos. Esta novedosa fórmula parecía ofrecer grandes posibilidades, aunque el ausentismo del marqués de Ariza no permitió su pleno desarrollo, propiciando que Vicente López tomara deci­siones con implicaciones más allá de sus competencias y enrareciendo las relaciones entre ambos. Sin embargo, ello no fue obstáculo para que el Museo fuera adquiriendo mayor entidad. Así, en 1825, un nuevo servicio vino a ofrecerse a los visitantes con ánimo de dar difusión a las colecciones de la pinacoteca. Por real orden de 21 de marzo se concedió, durante diez años, el privilegio exclusivo de reproducir los cuadros de los reales sitios y del Museo al industrial Ramón Castilla y al pintor José de Madrazo, con autorización de instalar el taller li­tográfico en el propio establecimiento. Un año después, el 30 de marzo de 1826, aparecía el primer cuaderno de la Colección litográfica de los cuadros del rey de España, con sesenta y dos estampas, además del retrato de Fernando VII y una vista del Museo. El último tomo de la colección, el XVI, aparecería en abril de 1829. Entre tanto, la restaura­ción del edificio continuaba normalmente, ultimándose el ala sur de la galería principal y comen­zando la intervención en el pabellón meridional. Al mismo tiempo se seleccionaban ya los cuadros de las escuelas flamenca, holande­­sa, francesa y alemana, que serían expuestos en los nuevos espacios, estudiándose su distribución, de acuerdo con el plan inicial. Es revelador de las condiciones de los almacenes que fuera preciso contratar mozos para mover los cuadros apilados. Además seguían llegando nuevas pinturas, recibiéndose otro centenar el 20 de marzo de 1826. Ausente de la corte el marqués de Ariza en estas circunstancias, Vi­cente López presentó un proyecto no solo de instalación de las nuevas salas, sino que planteó una remodelación global, proponiendo reubicar la pintura española en el ala norte de la galería principal, desplazar las italianas al ala sur de la misma ga­lería y dedicar a las escuelas flamenca, holandesa, francesa y alemana el pabellón norte, donde estaban las obras españolas. Desde Sevilla, el marqués de Ariza hizo llegar una instancia al rey, fechada el 25 de abril de 1826, oponiéndose al proyecto, por considerarlo demasiado gravoso para los reducidos presupuestos de la institución. Asimismo, consciente de que su ausencia no le permitía cumplir debidamente con sus obligaciones, propuso ser sustituido por su sobrino, José Rafael Fadrique Fernández de Híjar, sugerencia que fue aceptada por el rey.

Santiago Alcolea Blanch

Bibliografía

  • Alcolea i Blanch, Santiago, Museo del Prado, Barcelona, Ediciones Polígrafa, 1991.
  • Beroqui, Pedro, «Apuntes para la historia del Museo del Prado», Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, año XXXVIII, Madrid, 1930, pp. 33-48, 112-127, 189-203 y 252-266; año XXXIX, 1931, pp. 20-34, 94-108, 190-204 y 261-274; año XL, 1932, pp. 7-21, 85-97 y 213-220.
  • Gaya Nuño, Juan Antonio, Historia del Museo del Prado (1819-1969), León, Everest, 1969.
  • Rumeu de Armas, Antonio, Origen y fundación del Museo del Prado, Madrid, Instituto de España, 1980.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados