Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Isaac y Jacob [Ribera]
1637, óleo sobre lienzo, 110 x 291 cm, firmado a la derecha: «Jusepe de Ribera español / F. Año 1637» [P1118].
El lienzo representa lo narrado en el Génesis (27, 21-30) cuando Jacob, cubierto su brazo con la piel de oveja para simular la áspera pelambrera de su hermano Esaú, obtiene engañosamente, y con la complicidad de su madre Rebeca, la bendición de su padre Isaac. Al fondo a la izquierda se ve a Esaú, regresando de la caza. Esta obra, firmada en 1637, año en que se sitúan algunas de las obras más maduras del artista, es una de sus piezas capitales tanto por el extraordinario modo de ceñir el asunto a un formato inusual, como por la habilidad de fundir un intenso naturalismo de raíz cara­vaggiesca con un sentido atmosférico, espacial y cromático, que transparenta una muy sabia meditación sobre el mundo de los grandes artistas venecianos del cinquecento, tal como era habitual en esos años tanto en Roma como en Nápoles. Pero en ­Ribera está siempre su profundo amor a la realidad palpable de las cosas, que resplandece en su maravilloso modo de traducir el tacto de las telas, la piel de cordero o los rostros de los personajes. Es sorprendente en el lienzo el soberbio fragmento de naturaleza muerta, a la derecha de la composición. Ribera no cultivó el bodegón como género independiente, quizá por considerarlo menor, pero en éste y en otros fragmentos insertos en sus composiciones, hay que ver un punto de partida para el posterior desarrollo del género en Nápoles por obra de especialistas como los Recco o los Ruoppolo. Se ha señalado cómo el punto de vista bajo adoptado por el pintor y el formato rectangular muy alargado, hacen pensar en una pintura concebida para ser contemplada de arriba abajo, como para ser instalada en una sobrepuerta. No sabemos cómo estuvo colocada en el Alcázar, donde se cita por vez primera con motivo del incendio de 1734, ignorándose cómo llegó a las colecciones reales. Quizá después se restaurase añadiéndole una banda de unos 19 cm, que se suprimió en 1991 con ocasión de la exposición Ribera en el Prado. En el Palacio Nuevo lo vio Ponz, y tras la Guerra de la Independencia estuvo en la Academia de San Fernando, en cuyos catálogos figura hasta el de 1824. Luego pasó al Prado, donde se recoge desde 1854. Un eco de la composición puede advertirse en las diversas versiones que del mismo asunto realizó Luca Giordano, especialmente en la de la colección Harrach. Se conoce una copia, de mediana calidad, que perteneció a la colección Çzernin de Viena.

Alfonso E. Pérez Sánchez

Bibliografía

  • Ribera, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, 1992, p. 308, n.º 79.
Isaac y Jacob [Ribera]
Lupa
Isaac y Jacob [Ribera]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados