Enciclopedia online

Juan Bautista Maíno (1581-1649) [exposición 2009]
20 de octubre-17 de enero de 2010.
Comisaria: Leticia Ruiz.
Obras: 70.
Catálogo: Leticia Ruiz Gómez, «Juan Bautista Maíno», pp. 17-28, y  «Juan Bautista Maíno en Pastrana. Sobre los orígenes del pintor y sus primeros años de vida», pp. 31-39; Gabriele Finaldi, «Sobre Maíno e Italia», pp. 41-55; Fernando Marías y María Cruz de Carlos Varona, «El arte de las ‘acciones que las figuras mueven’: Maíno, un pintor dominico entre Toledo y Madrid», pp. 57-75.

Esta muestra constituyó la primera exposición monográfica dedicada a Juan Bautista Maíno, uno de los artistas más originales pero también más desconocidos de la pintura española de la primera mitad del siglo XVII. Se reunió casi toda la producción conocida del pintor, incluidas siete obras inéditas, junto a otras composiciones de artistas italianos y españoles que contribuían a contextualizar su producción. Una parte importante de las obras expuestas se habían contemplado en contadas ocasiones, otras se conocían sólo por fotografías y otras se presentaron por primera vez como atribuidas a este artista. La exposición del Museo del Prado culminaba un proceso de descubrimiento del artista, -en el que se habían ido sucediendo importantes aportaciones, tanto desde el aspecto documental como por la incorporación de obras nuevas al catálogo de Maíno- desde la posición preferente que le otorga poseer el número más importante de obras de Maíno. El Prado conserva un total de catorce, diez de las cuales diez fueron pintadas para el Retablo de las Cuatro Pascuas, en el convento de San Pedro Mártir de Toledo, donde el artista alcarreño desarrolló géneros tan dispares como las composiciones religiosas, el retrato y los paisajes, género este último en que fue pionero en España. Esta decena de pinturas se convirtieron en eje de una buena parte de la exposición, aunque el conjunto tuvo una explicación concreta en una de las salas, donde convergieron las dos obras maestras de Maíno (La Adoración de los Pastores y La Adoración de los Magos) junto a telas del Prado tan importantes como La Adoración de los Magos, de Velázquez, y La Adoración de los Pastores, de El Greco; además de una interesante secuela de Maíno: La Adoración de los Magos, de Luis Tristán, préstamo para la exposición del Museo de Bellas Artes de Budapest. Una contextualización de la producción de Maíno en su entorno español que se mantuvo en todo el recorrido del discurso expositivo con pinturas debidas a artistas italianos y españoles. La exposición se organizó en ocho ámbitos temáticos, ofreciendo un recorrido a través de la evolución pictórica del artista, que se inicia con las obras de pequeño formato, a las que siguieron el Retablo de Pastrana (Guadalajara), los paisajes y los retratos, continuando con el conjunto de las Cuatro Pascuas para el Retablo de San Pedro Mártir en Toledo, al que sucedieron obras de gran formato y figuras de cuerpo entero de santos como María Magdalena, san Pedro en lágrimas o san Juan Bautista, para finalizar el recorrido de la muestra con su obra más emblemática: La recuperación de Bahía de Todos los Santos (Prado).

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados