Enciclopedia online

Julien, Jean-Antoine. Julien de Parme (Cavigliano, 1736-París, 1799). Pintor francés que trabaja en Francia e ­Italia. En su primera etapa se da a conocer por su temática religiosa y como retratista, para posteriormente, centrarse en la pintura de historia. Se forma con el modesto artista Giuseppe Borgnis en Craveggia hasta que, en 1747, se va a Francia, donde permaneció trece años. Pasa por varias provincias, ganándose la vida como retratista, hasta llegar a París en 1756 y contacta con Carle van Loo y con el escultor René-Michel Slodtz, sin conseguir, no obstante, encargos con los que pudiera mantenerse. Parte solo unos meses después hacia Italia, pasando por Meaux, donde continúa cultivando el género del retrato. Cruza Lyon, Marsella y Niza, hasta llegar hacia 1759 a Génova. Allí lleva a cabo encargos de carácter religioso. En noviembre de 1760 llega por fin a Roma, donde descubre la Antigüedad y realiza dibujos de las es­culturas más importantes de las colecciones del Vaticano y de la Villa Borghese. Analiza asimismo a los grandes maestros clásicos, como Rafael Sanzio, Polidoro da Caravaggio, los hermanos Carracci y Domenichino, que dejan una huella innegable en la posterior producción artística de Julien. Crea composiciones inspiradas en asuntos de la historia romana, como, por ejemplo, Camilo libera el Capitolio asediado por Breno (1763, Palazzo Reale, Milán), y realiza obras de carácter mitológico, como Júpiter y Tetis, precedente impor­tante del famoso tema de Ingres (Musée Granet, Aix-en-Provence). En Roma encuentra sus primeros mecenas, como el primer ministro de ­Parma, Guillermo de Tillot, que le encarga una serie de composiciones de escenas mitológicas, tomadas en la mayoría de la Ilíada de Homero (Palazzo Pitti, Florencia). Las figuras que forman las cada vez más cuidadas composiciones se basan en la escultura de la Antigüedad, sugiriendo un clasicismo idealizado. Predomina el correcto dibujo sobre el color, tal como demuestra en Tetis llevando las armas a Aquiles (Palazzo Pitti, Florencia), donde el pintor dispone -siguiendo fielmente los conceptos estéticos del momento- las figuras a modo de friso en el primer plano. Después de la caída política de Tillot, regresa en 1773 a París, llevando consigo la importante colección de obras de arte que había formado en la Ciudad Eterna y adopta a partir de entonces el apodo «de Parme». En la capital gala trabaja durante veinte años para el duque de Nivernais, que le encarga una secuencia de cuadros mitológicos, entre ellos su única escena nocturna: Diana y Endimión (paradero desconocido). Las tres restantes pinturas de este conjunto se encuentran en el Museo del Prado: Despedida de Héctor y Andrómaca y los dos lienzos que versan sobre los famosos raptos de Ganimedes y Céfalo, basados -como ya es habitual en su obra- en excelentes figuras clásicas.

A. R.

Obras

  • Rapto de Ganimedes, óleo sobre lienzo, 249 x 128 cm, firmado, 1778 [P6772].
  • La Aurora raptando a Céfalo, óleo sobre lienzo, 249 x 128 cm, firmado, 1779 [P6773].
  • Despedida de Héctor y Andrómaca, óleo sobre lienzo, 250 x 122 cm [P6774].

Bibliografía

  • Julien de Parme 1736-1799, cat. exp., Milán, Skira, 1999.
  • L'arte a Parma dai Farnesi ai Borboni, cat. exp., ­Bolonia, Nuova Alfa Editoriale, 1979, pp. 154-156.
  • Luna, Juan J., «Cuatro lienzos de Julien de Parme en Madrid», Archivo Español de Arte, Madrid, 1972, pp. 149-159.
  • Rosenberg, Pierre, «Une correspondance de ­Julien de Parme (1736-1799)», Archives de l'Art Français, xxvi, París, 1984, pp. 197-245.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados