Enciclopedia online

Marées, Hans von (Wuppertal-­Elberfeld, 1837-Roma, 1887). Pintor, dibujante y escultor alemán. Hijo de un funcionario prusiano, comenzó su formación artística con Carl Steffeck en Berlín entre 1853 y 1855. En el año 1857 se trasladó a Múnich, donde pintó temas militares y retratos. Allí trabó amistad con Lenbach, al que acom­pañó en 1864 a Italia para realizar copias de las pinturas de los grandes maestros para la colección del conde Adolf Friedrich von Schack. En Roma y Florencia conoció a Böcklin y Feuerbach, miembros del grupo artístico de los Deutschrömer (germanorromanos), y más tarde, en 1868, al crítico de arte Konrad Fiedler, quien fue para él un generoso mecenas, tras su ruptura con Schack. En compañía de aquél viajó en 1869 a España, Francia, Bélgica y los Países Bajos. Tras residir en Berlín y Dresde, trabajó en la década de 1870 primero en Nápoles, luego en Florencia y finalmente en Roma, donde falleció en 1887. Marées es considerado el pionero del arte moderno en Alemania. En un principio recibió influencias de los paisajistas activos en Múnich y realizó tanto pequeños paisajes con caballos y jinetes como figuras mitológicas y retratos. Durante sus largas estancias en Italia descubrió a los grandes maestros de la pintura, entre los cuales se entusiasmó especialmente con Rafael. Más tarde, recibió sobre todo el impacto de las teorías artísticas de Fiedler y del escultor Adolf von Hildebrand, quienes propugnaban un estilo idealista, contrario al realismo de los contemporáneos. En el conjunto de fres­cos de la Estación Zoológica de Ná­po­les, que realizó en colaboración con Hildebrand entre 1873 y 1874, persiguió un estilo monumental dentro de la pintura mural. La inclusión de figuras humanas, desnudas y exentas del más mínimo rasgo de dramatismo, en el contexto de un paisaje, llegó a ser tema recurrente en los grandes trípticos de Marées realizados en los años ochenta. Fiedler apreciaba sobre todo estas obras en las que, según él, el pintor había utilizado la forma totalmente exenta de cualquier contenido figurativo. Estas obras se caracterizaron, según Fiedler, por el afán del pintor de expresar la relación fundamental entre figura y espacio. El entusiasmo que sentía Marées por la pintura española y especialmente por Diego Velázquez, se documenta en varias obras suyas. Ya en su estancia en Italia en el año 1865 propuso y realizó la copia del Retrato ecuestre de Felipe IV para Schack (Schack-Galerie, Múnich). Marées calificó este cuadro de los Uffizi de Florencia, actualmente considerado obra de la escuela de Velázquez, como el retrato ecuestre más bello que él conocía. Durante su viaje a España con Fiedler, en 1869, tuvo la oportunidad de conocer directamente, en el Museo del Prado, la obra de Velázquez. Un poco más tarde, incorporó en varios retratos la composición y la técnica pictórica de los retratos del maestro español. De manera que el Retrato del padre, sentado en el sillón (1870, Neue Pinakothek, Múnich), comenzado en 1869, pero inacabado, recuerda en la representación -a modo de boceto- de los rasgos fisionómicos del rostro y da la mano a los filósofos y bufones de Velázquez en el Museo del Prado. En el Autorretrato en abrigo japonés (1872, Gemäldegalerie, Dresde), Marées se inspira tanto en la disposición y la postura del representado, como en el acercamiento directo a la persona y el non finito de las manos, en el Retrato de hombre joven (Alte Pinakothek, Múnich), de Velázquez, que fue considerado durante algún tiempo autorretrato del pintor español.

Karin Hellwig

Bibliografía

  • Gerlach-Laxner, Uta, Hans von Marées, Katalog seiner Gemälde, Múnich, Prestel, 1980.
  • Hans von Marées, cat. exp., Múnich, Prestel-Verlag, 1987.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados