Enciclopedia online

Mena, Pedro de (Granada, 1628-Málaga, 1688). Escultor español. Hijo del escultor Alonso de Mena, cuyo taller era el más importante de Granada hasta la llegada de Alonso Cano. Formado con su padre, a la muerte de éste se queda al frente del obrador, y trabaja conjuntamente con Bernardo de Mora. Realiza en esa época cuatro esculturas para la iglesia de San Matías de Granada, la Sagrada Familia de los capuchinos de la misma ciudad, y el San Antonio del Museo Municipal de Málaga. Posteriormente trabaja con Alonso Cano después de que éste se instale en Granada en 1652. Talla cuatro esculturas de santos de gran tamaño que le encargan a Cano para el convento del Ángel Custodio y también una Concepción para la iglesia parroquial de Alhendín en la vega granadina. Después, en 1658, se marcha a Málaga debido al encargo de realizar la sillería del coro de la catedral, que había sido trazada en 1633 por Luis Ortiz de Vargas, quien empezó la talla dejándola inconclusa. Continúa la obra José Micael y Alfaro, pero finalmente es Mena quien realiza la mayor parte, tallando los cuarenta y tres tableros que faltaban, y los remates de la coronación de la sillería. En esta obra muestra su gran habilidad técnica y su capacidad para crear una gran variedad de rostros, tipos y composiciones. En 1662 viaja a la corte reclamado por don Juan José de Austria. En este breve viaje visita también Toledo. Para don Juan José talla una escultura de la Virgen del Pilar con Santiago apóstol al pie. En Madrid realiza, además, un Crucifijo para el príncipe Doria, que es remitido a Génova. En Toledo talla el San Francisco conservado en el Tesoro Catedralicio, que es una de sus obras más señaladas. De pequeño tamaño, como era habitual en el arte granadino, aparece de pie, erguido, con la cabeza algo levantada y ojos dirigidos al cielo. El semblante enjuto resalta su ascetismo y va vestido con el hábito franciscano, en el que se muestra el virtuosismo de Mena con las texturas. El tipo es de Alonso Cano pero el estilo y la técnica son de Mena. Gracias a esta obra es nombrado escultor de la catedral de Toledo. Casi al final de su viaje inicia en Madrid Magdalena penitente (Prado), que acaba, a su vuelta, en Málaga. Allí crea un importante taller y realiza numerosas obras. Alrededor de 1666 lleva a cabo, para el convento de Santo Domingo en Málaga, la Virgen del Belén y un Crucifijo, iconografía poco habitual en Mena que no acostumbra a tratar temas dolorosos. Talla San Juan de Dios de la iglesia de Santiago de Málaga, representado en un momento de contemplación semejante al de Magdalena. En 1676 realiza el Retablo de Nuestra Señora de los Reyes en la catedral de Málaga. Las esculturas de los Reyes Católicos que flanquean el retablo son similares a las del de Granada y están realizadas en mármol policromado siguiendo el modelo orante del siglo XVI. Sus imágenes buscan el aislamiento, como las de Zurbarán, y sus tipos ideales se refieren a estados de introspección y éxtasis. Sus esculturas propenden al formato reducido y a la sobria gesticulación; elevan los ojos al cielo y los rasgos recuerdan a la escultura de Alonso Cano: cabezas ovaladas, ojos rasgados y boca reducida. En el ropaje remeda delgados tejidos formando pliegues sutiles y trabaja las texturas con detenimiento. Gran creador de prototipos, de algunas iconografías hace series muy numerosas, y no suele realizar conjuntos ni retablos, ni tampoco pasos procesionales, pero deja firmadas un gran número de obras. La obra del Museo del Prado es la ya citada Magdalena tallada para San Felipe Neri de Madrid, que al disolverse la Compañía de Jesús en el siglo XVIII pasa al convento de la Visitación de las Salesas. Es una figura de gran contención expresiva que contempla con ternura el crucifijo que sostiene en la mano izquierda. Aparece vestida con traje de espadaña trenzada. Esta tipología no está difundida en Andalucía, pero sí en Castilla y quizá sea inspiración de Gregorio Fernández o de su escuela. Puede tomarse como precedente la Magdalena de la iglesia de San Miguel en Valladolid, quizá copia de un original de Fernández. Esta talla no crea el modelo pero lo lleva a la perfección, siendo una de las imágenes más repetidas de su tiempo.

A. P.

Obras

  • Magdalena penitente, madera policromada, 171 cm [E577].

Bibliografía

  • Gómez Moreno, Manuel, La gran época de la escultura española, Barcelona, Noguer, 1970, pp. 20, 30 y 52-54.
  • Orueta y Duarte, Ricardo de, La vida y la obra de Pedro Mena y Medrano, Madrid, Blass, 1914.
  • Pedro de Mena: III centenario de su muerte, 1688-1988, cat. exp., Sevilla, Consejería de Cultura, 1989.
  • Pedro de Mena, escultor. Homenaje en su tercer centenario, Málaga, Sociedad Económica de Amigos del País, 1928.
Magdalena penitente [detalle]
Lupa
Magdalena penitente [detalle]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados