Enciclopedia online

Miniaturas en el Museo del Prado, Las [exposición 2011]
11 de octubre–30 de junio de 2013.
Comisario: Carmen Espinosa.
Obras: 39.
Catálogo: John H. Elliott, «Un rey, muchos reinos», pp. 23-34; Paula Revenga Domínguez, «Formación de un lenguaje audiovisual común. España, Italia y Francia», pp. 37-49; Luis Eduardo Wuffarden, «La transición de los modelos. Hombres, modelos y obras de arte en tránsito», pp. 51-66; Óscar Flores Flores y Ligia Fernández Flores, «La transmisión de los modelos. El Barroco», pp. 69-72; Rogelio Ruiz Gomar, «Identidades compartidas y variedades locales», pp. 75-92.

El Museo del Prado expuso en la cámara acorazada destinada al Tesoro del Delfín un conjunto de treinta y seis miniaturas y tres pequeños retratos, coincidiendo con la presentación del catálogo razonado de las ciento sesenta y cuatro miniaturas y dieciséis pequeños retratos que conforman parte de los fondos del Prado, fruto de una exhaustiva y dilatada investigación realizada por Carmen Espinosa, trabajo acometido en coordinación con los diferentes departamentos del Museo –especialmente con el taller de restauración– que ayudó a poner en valor. no solo a nivel nacional, sino también internacional, un arte que no se conoce con la profundidad que merece. Esta colección se inició en 1877 y diversas donaciones, legados y adquisiciones la han convertido en una de las más relevantes conservada en museos españoles. Pintadas al gouache sobre vitela, tablillas de marfil o papel, en España no hubo miniaturas en sentido estricto hasta el siglo XVIII, función que hasta entonces desempeñaron los pequeños retratos («retraticos» o «retratos de faltriquera»), y de ahí la importancia de los ejemplares mostrados en la exposición, entre ellos Juana Galarza de Goicoechea, de Francisco de Goya y Lucientes, pequeño retrato de la consuegra del autor. Se expusieron, entre otros, de la escuela española: el retrato de Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pacheco, IX duque de Osuna, de Guillermo Ducker, hacia 1805; Mª Tomasa de Palafox y Portocarrero, marquesa de Villafranca, duquesa de Medina Sidonia, de José Alonso del Rivero, hacia 1805; Mª Teresa de Silva y Palafox, marquesa de Ariza, hacia 1815, de José Miguel de Roxas; Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias y Borbón, hacia 1830, de Luis de la Cruz, o Magdalena Haro, de Antonio Tomasich, de 1871. También se exhibieron obras de la escuela austriaca, como el retrato de Francisco I, emperador de Austria, obra de Heinrich Friedrich Füger hacia 1790; de la escuela italiana, el retrato de María Carolina de Borbón-Dos Sicilias, condesa de Montemolín, hacia 1850, obra de Floriano Pietrocola; de la escuela francesa, la Pareja de retratos femeninos, atribuida a Charles Guillaume Alexandre Bourgeois (hacia 1800), así como obras de la escuela inglesa, alemana y portuguesa, datadas desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta los inicios del siglo XX. Se mostró, además, una reciente adquisición del Museo del gran miniaturista que fue, además, conservador del Real Museo de Pinturas, Luis Eusebi, Abanico de boda hacia 1890, una de sus escasas producciones localizadas.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados