Enciclopedia online

Musas de la Villa Adriana [anónimo clásico]
130-140 d. C., mármol, aprox. 152 cm de alto. Halladas hacia 1500 en Tívoli, en el «Teatro de la Academia» u Odeion de la Villa del emperador Adriano [E37, E38, E40, E41, E61, E62, E68 y E69]. Réplicas romanas, según modelos áticos de 150-100 a. C.
Según Pirro Ligorio, arqueólogo del siglo XVI, las nueve musas sentadas de la Villa Adriana de Tívoli estaban originalmente instaladas en nichos en lo más alto de la fachada del escenario de un teatro. Entre 1530 y 1532, Marteen van Heemskerck dibujó cuatro torsos de estas musas en la Villa Madama del Monte Mario de Roma. Cristina de Suecia adquirió solo ocho musas sentadas, que, según Winckelmann fueron restauradas y completadas por ­Ercole Ferrata, una [E38] con el retrato de la reina. Solo una musa [E68] conserva la cabeza original, mientras que otra [E40] fue completada con una cabeza antigua del tipo de la Venus ­Capitolina. El grupo decoraba una sala de su palacio romano, junto con una estatua de Apolo de Francesco Maria Nocchieri (siglo XVII) que actualmente está expuesta en La Granja de San ­Ildefonso. Las nueve musas que Hesío­do ­(Teogonía, liv) presenta como hijas de Zeus y Mnemósine, la «memoria», no fueron diferenciadas como diosas individuales hasta la época tardohelenística. Las esbeltas musas del Prado, sentadas en altos promontorios de roca, están vestidas de modo uniforme: con un chitón de mangas debajo de otro chitón de tela algo más gruesa que lleva broches sobre ambos hombros y está ceñido bajo el pecho, y con un amplio manto que cubre parte de la espalda, regazo y piernas. Sus pies calzan el coturno con triple suela o sandalias con lengüetas que cubren el empeine. La denominación de las musas de Madrid, cuyos atributos fueron completados en el siglo XVII, ­solo está parcialmente comprobada. Dos musas conservan los atributos antiguos, Terpsícore (que «se deleita con el coro») la lira [E41] y Talía, la musa de la comedia, una máscara cómica [E-38]. Una musa que fue completada como Urania [E62] representaba probablemente a Calío­pe, la musa «de la bella voz», que conduce el coro de las musas. Como modelo para los grupos de musas romanos se ha pensado con frecuencia en grupos de musas griegos, copiados en su totalidad. Sin embargo, la comparación del grupo de musas del Prado con un grupo de musas del Vaticano, procedentes de la ­Villa de Cassius en Tívoli, demuestra que tan solo en pocas ocasiones estos grupos fueron copiados íntegramente. Ambos grupos, terminados en la misma época, utilizan solo en parte los mismos tipos estatuarios y a veces imponen al mismo tipo escultórico atributos diferentes. Para el decorado del teatro de la Villa Adriana se requerían únicamente musas sedentes y, a falta de suficientes tipos estatuarios para musas sedentes, en dos ocasiones fueron repetidos dos tipos [E40 = E62 y E41 = E37]. Las musas de Madrid están a medio camino entre las representaciones de musas con más movimiento del segundo cuarto del siglo II a. C. y las figuras sedentes más estáticas de finales del siglo II a. C. El labrado de mármol de las ocho musas del Prado revela que las esculturas fueron realizadas en dos talleres distintos. Las estatuas [E38, E40, E41 y E68] (serie A) muestran pliegues multiplicados que quedan bien separados unos de otros por profundas cuencas, mientras que en las estatuas [E37, E61, E62 y E69] (serie B) los pliegues son más gruesos y anchos; la vestimenta aparece aquí más pesada y con más textura. Si bien el trabajo de ambas series es diferente, no es necesario que la fecha de su creación difiera mucho. La serie A, realizada por un taller que seguía las últimas novedades estilísticas, tiene un aspecto más avanzado y puede ser datada hacia finales de la época adrianea e inicios de la antoniniana, mientras que los pliegues pesados y pastosos de la serie B apuntan hacia un taller más tradicional de esta época.

Stephan F. Schröder

Bibliografía

  • Blanco Freijeiro, Antonio, Catálogo de la escultura, Madrid, Museo del Prado, 1957, pp. 39-42, 53-54 y 56-58, n.os E37, E38, E40, E41, E61, E62, E68 y E69.
  • Cristina de Suecia en el Museo del Prado, cat. exp., Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1997, pp. 42-46, 55-58 y 65-66.
  • Elvira Barba, Miguel Ángel, y Schröder, Stephan F., Escultura clásica. Guía, Madrid, Museo del Prado, y Santander, Fundación Marcelino Botín, 1999.
  • Hübner, Paul Gustav, Revue Archéologique, París, 1908, pp. 359 y ss., lám. 17.
  • Ponz, Antonio, Viage de España, 18 vols., Madrid, Joachín Ibarra-Viuda de Ibarra, 1772-1794, t. VI, cartas 5-37.
  • Ponz, Antonio, Viage de España, [1772-1794], Madrid, Aguilar, 1988, t. III, p. 284.
  • Raeder, Joachim, Die statuarische Ausstattung der Villa Hadriana bei Tivoli, Fráncfort del Meno, P. Lang, 1983, pp. 48-52 y 233-236.
  • Romano, Marco, y Palma Venetucci, Beatrice, Pirro Ligorio e le Erme Tiburtine, Roma, Leonardo de Luca, 1992, pp. 15-22.
  • Rossi, Domenico de, Raccolta di statue antiche e moderne, Roma, 1704, láms. 112-119.
  • Schröder, Stephan F., Catálogo de la escultura clásica. Escultura mitológica, Madrid, Museo del Prado, 2004, t. II, n.os 135-142.
  • Tormo y Monzó, Elías, «Encomio de las musas de la reina Cristina de Suecia en el Museo del Prado», Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, n.º 44, Madrid, 1936, pp. 1-40 y 73-88.
  • Walker, Stefanie, «The Sculpture Gallery of the Prince Livio Odescalchi», Journal of the ­History of Collections, n.º 6, Oxford, 1994, pp. 194, 212 y ss., n.os 135, 138-141 y 143-145.

Lupa
'La Musa Urania [Musa sentada ''Urania''] [Copia romana, anónimo ático del siglo II]'
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados