Enciclopedia online

Parnaso, El [Poussin]
Hacia 1631-1633, óleo sobre lienzo, 145 x 197 cm [P2313].
Apolo, sentado sobre el monte Parnaso, está rodeado por las nueve musas y por nueve poetas, entre los cuales uno, arrodillado delante del dios, le tiende una copa, mientras una musa le ciñe una corona. En el centro se representa una fuente, personificada por una mujer joven que se apoya sobre unas urnas. Cuatro amorcillos vuelan por los aires mientras otros dos, en el primer plano, ofrecen a los poetas copas que han llenado con agua de la fuente. Se trata de la fuente Castalia, situada en la vertiente del Parnaso, cerca de Delfos, y cuyo nombre se debe, según cuenta la leyenda, a la ninfa Castalia que, para escapar de las persecuciones de Apolo, se arrojó a la fuente y se ahogó en ella. Estaba consagrada a las musas y sus aguas inspiraban espíritu poético a quienes las bebían, compartiendo este privilegio con la Hipocrene, situada sobre el Helicón, cerca de Tebas. De izquierda a derecha, las musas se dividen en dos grupos: Talía (la comedia) que lleva en sus manos una máscara y una flauta; Clío (la historia y la poesía heroica); Urania (la astronomía) con una trompeta en la que figura una estrella, y Melpomene (la tragedia) con un puñal y una máscara. Más al centro se encuentra Terpsícore (la danza) esbozando un paso de baile; Erato (la poesía amorosa) sin ninguna señal distintiva, pero sobre la que revolotea el Amor con uno de sus atributos habituales: una viola de amor y su arco; Polimnia (la poesía lírica); Euterpe (la música) con una flauta de Pan; y, finalmente, la musa que corona al poeta, Calíope (la elocuencia, la poesía épica). Los poetas griegos y romanos, poco individualizados, no son fáciles de identificar. Todos llevan sus obras para ofrecerlas a Apolo. No están allí solo para escuchar los encantadores acordes de la lira del dios, acodado indolentemente sobre el instrumento que lo caracteriza, sino más bien para beber el néctar -el único capaz de comunicarles el «furor poético» de inspiración divina, tan querida de Platón- que les presentan los amorcillos. ¿Pero quién es el poeta arrodillado ante Apolo? Según Panofsky (1960), se trataría del ilustre caballero Giovanni Battista Marino, de quien sabemos el interés con que ayudó a Poussin en los comienzos de su carrera. Éste habría querido, de esta manera, ­rendir homenaje a uno de sus primeros defensores. Sin embargo, el personaje del cuadro del Prado no se parece al poeta, del que se conocen varios retratos. En 1966, Youri Zolotov relaciona de manera seductora Apolo y las musas con un texto de Traione Boccalini publicado en 1612-1613 ­(De'Raguagli di Parnasso, Venecia, p. 97): «Duo giorni dopo l'ingresso suo in Parnasso, Torquato Tasso a piedi di Apollo presento il suo dottissimo, et elegantissimo Poema, della ­Gerusalemme liberata, e fece instanza, che, quando egli ne fose stato giudicato meritevole, piacesse à sua Mestà di consecrarlo all'immortalità. Con gratissima cera ricevette Apollo il Poema, e conforme all'antico stile di questa corte, accio fosse riveduto, lo diede al Censore Bibliotecario, che di presente è Ludovico Castelvetro». Más adelante, Boccalini cita un discurso de Tasso en donde este último indica que, al componer su célebre poema épico, únicamente se dejaba guiar por el talento que la naturaleza le había ofrecido y por la inspiración de la «serenísima Calíope». Tanto por el tema como por su composición, el cuadro del Prado rinde homenaje a Rafael. Se inspira abiertamente, en efecto, en el ilustre fresco de la Stanza della Segnatura del Vaticano. Pero más que de la obra misma, Poussin parece haberse servido de un grabado de Marcantonio Raimondi que conserva el recuerdo de un primer proyecto de Rafael. Por lo demás, Poussin poseía, según una inscripción antigua que lleva en el anverso, un dibujo del taller de Rafael en relación con la composición y, más particularmente, con la musa Melpomene (Galleria degli Uffizi, Gabinetto degli Disegni e delle Stampe, Florencia). Un dibujo, durante mucho tiempo en la colección Wildenstein y actualmente en el J. Paul Getty ­Museum de Los Ángeles, es un estudio para Apolo y las musas. Muy cercano aún de la composición de Rafael de quien toma exactamente algunos detalles, muestra a Poussin transformando poco a poco la composición estática y las posturas netamente individualizadas en una escena más unificada y dinámica. Aunque la fuente Castalia está ya representada, la ninfa está ausente. Apolo, en una postura próxima a la del fresco del Vaticano, se halla rodeado por las musas, y una de ellas corona a dos poetas, en quien Panofsky reconoce a Homero y a Virgilio, mientras que, según el mismo autor, Tasso está representado en compañía de una musa, en el extremo izquierdo. Hoy se está de acuerdo en fechar el cuadro -restaurado admirablemente, resplandeciente de color, dominado por los azules vivos y los oros- hacia 1631-1632, en el momento en que el artista se vuelve hacia composiciones mitológicas ambiciosas con numerosos personajes. La obra puede, en particular, relacionarse con El imperio de Flora (Gemäldegalerie, Dresde), en donde uno de los protagonistas, Crocus, está sentado en postura similar a la de Apolo en el cuadro del Prado. En cambio, el dibujo, muy diferente por su composición y sus figuras esquemáticas, se fecha generalmente antes, hacia 1627. Seguimos ignorando la identidad del comitente. Félibien lo menciona por vez primera en 1647, en casa del escultor Carlo Mattei, alumno de Bernini, y es posible que estuviera en una subasta anónima celebrada en Londres el 2 de junio de 1684, en cuyo catálogo se describe simplemente como «Mount Parnassus». Debe, igualmente, tratarse del cuadro procedente de la colección del duque de Gramont referido en la Descripción del gabinete de cuadros de Mr. Meyer en Róter­dam (1714) donde también figuraba la segunda serie de los Siete Sacramentos (colección del duque de Sutherland, en préstamo a la National Gallery of Scotland, Edimburgo). La reseña merece ser citada inextenso: «La Escuela de Ciencias. Este cuadro es conocido con este nombre por los curiosos. Representa el monte Parnaso, Apolo, las nueve Musas y otros tantos poetas. Vemos al Príncipe de los poetas griegos con una rodilla en tierra delante de Apolo, que le presenta la Copa, mientras que una Musa le pone la corona de laurel. Los otros poetas reciben de manos de unos Amorcillos el Licor Poético, que sacan de la Divina Fuente. Este cuadro aún no estaba en Francia cuando los autores franceses hicieron el catálogo de los cuadros de Poussin. El encanto de las Musas, la Majestad de los poetas y la composición del tema son admirables. Proviene del gabinete del duque de Gramont. Ha sido grabado por Guillaume Valet. Tiene 4 pies y 9 pulgadas de ­altura; y de ancho 6 pies y 10 pulgadas». El cuadro es mencionado por primera vez en las colecciones reales españolas -igual que el Triunfo de David que proviene asimismo, sin duda, de la colección Meyers- en 1746, en el inventario del palacio de La Granja de San Ildefonso.

Pierre Rosenberg

Bibliografía

  • Blunt, Anthony, Nicolas Poussin. The A. W. Mellon Lectures in the Fine Arts, Nueva York-Londres, Pantheon Books, 1967, t. I, pp. 72-75, 77 y 103, t. II, p. 18.
  • Blunt, Anthony, The Paintings of Nicolas Poussin. A Critical Catalogue, Londres, Phaidon Press, 1966, n.º 129.
  • Friedlaender, Walter, y Blunt, Anthony, The ­Drawings of Nicolas Poussin. Catalogue ­Raisonné, III, Londres, The Warburg Institute, 1953, pp. 20-21, n.º 180.
  • Grautoff, Otto, Nicolas Poussin. Sein Werk und sein Leben, Múnich, Georg Müller, 1914, n.º 8.
  • Hourticq, Louis, La jeunesse de Poussin, París, ­Hachette, 1937, pp. 175-180, pl. 12.
  • Mérot, Alain, Nicolas Poussin, París, Hazan, 1990, n.º 121.
  • Panofsky, Erwin, A Mythological Painting by Poussin in the Nationalmuseum Stockholm, Estocolmo, Nationalmusei Skriftserie, 1960, pp. 51-56, fig. 29.
  • Rosenberg, Pierre, y Damian, Véronique, Nicolas Poussin, París, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1994, pp. 52-55.
  • Rosenberg, Pierre, y Prat, Louis-Antoine, Nicolas Poussin 1594-1665. Catalogue raisonné des dessins, Milán, Leonardo Arte, 1994, t. I, p. 70, n.º 37.
  • Thuillier, Jacques, Nicolas Poussin, París, Flammarion, 1994, n.º 85.
  • Thuillier, Jacques, Tout l'oeuvre peint de Nicolas Poussin, París, Flammarion, 1974, n.º 69.
  • Wild, Doris, Nicolas Poussin, Zúrich, Orell Fussli, 1980, n.º 26.
  • Wright, Christopher, Poussin Paintings. A ­Catalogue Raisonné, Nueva York, Hippocrene Books, Harlequin, 1985, n.º 67.
  • Zolotov, Youri, «La rama de oro de Virgilio», ­Nicolas Poussin, París, La Documentation Française, 1996, t. II, pp. 641-643.
El Parnaso [Poussin]
Lupa
El Parnaso [Poussin]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados