Enciclopedia online

Patinir, Joachim (Dinant, h. 1480-Amberes, 1524). Pintor flamenco. Nacido a las orillas del Mosa, es considerado como el primer paisajista flamenco. Sus amplios paisajes, muy característicos, presentan horizontes altos con extensas campiñas en las que destacan macizos de rocas puntiagudas, de carácter fantástico, mezclándose lo real y lo simbólico. Sus temas son un mero pretexto para desarrollar el paisaje que se convierte en el protagonista principal de sus composiciones. Se piensa que pudo trabajar primero en Brujas, en donde conoció la obra de Gérard David y en 1515, al igual que éste, aparece citado como maestro en Amberes. Fue precisamente en esta ciudad donde conoció a Alberto Durero, durante su viaje por los Países Bajos (1520-1521) y se inició su amistad. El propio Durero le haría un retrato e incluso asistió a la boda de su hija. Fue amigo también de Quintin Massys, que colabora realizando algunas figuras de sus cuadros, como sucede en Las tentaciones de san Antonio Abad (Prado), tal como consta en el inventario de El Escorial de 1574. Su amistad fue tan duradera, que su hijo Cornelis fue discípulo de Patinir, llegando incluso a ser el tutor de las dos hijas habidas con su primera mujer Francisca Buyts, hija de pintor. En 1521 contrae nuevo matrimonio con Jeanne Nuyts. Aunque se le han atribuido obras de dudosa calidad que no le pertenecen, deja una producción reducida, dada su corta vida. Alcanza gran fama especialmente por sus últimas obras, tanto por su maestría de ejecución como por su creatividad. De ello dan fe los elogios de sus contemporáneos. Sabemos que Durero en su Libro de viaje le califica como «buen pintor de paisajes». En 1540, Felipe de Guevara, amigo y consejero artístico de Car­los V y más tarde de Felipe II, en sus Co­mentarios de la pintura, le cita entre los tres más grandes pintores junto a Roger van der Weyden y Jan van Eyck. Su pintura tuvo también gran interés para el mercado artístico. Pensemos que en Amberes, durante el siglo XVI, se trabajaba no por encargo sino para compradores que buscaban la obra terminada. Su estilo desde los comienzos está influido por El Bosco, aunque sin alcanzar la fuerza satírica del gran maestro, y en menor medida por Gérard David, de quien tomará la perfecta ejecución y quizá también el gusto por el paisaje. Su nombre aparece en dos obras de juventud, San Jerónimo (Staatliche Kunsthalle, Karlsruhe) y Huida a Egipto (Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Amberes). La inscripción, sin embargo, en otras tres tablas, el Bautismo de Cristo (Kunsthistorisches Museum, Viena), Paisaje con san Jerónimo y Las tentaciones de san Antonio Abad (Prado), quizá pueda deberse a añadidos posteriores. El Museo del Prado conserva, procedente del monasterio de El Escorial, uno de los conjuntos más importantes de sus obras, fundamentales para conocer el estilo de este maestro: el San Jerónimo, con un bello paisaje en una gama de verdes; El descanso en la Huida a Egipto, con un especial desarrollo de la vida rural; o la magnífica Las tentaciones de san Antonio Abad, en cuyas figuras interviene Massys, así como el incomparable paisaje de El paso de la laguna Estigia con una espléndida representación de los Campos Elíseos y del Infierno en donde funde la tradición clásica con el pensamiento religioso medieval. Desa­rrolla una imaginación poética que le permite expresar un mundo ideali­za­do o patético con profundo sentimiento. Todo ello con una técnica perfecta, con un magnífico estudio de la luz y las sombras, que en cierta manera anticipa a los grandes maestros holandeses del siglo XVII, con un excelente manejo del color en donde destaca la deliciosa gama de azules y verdes, que infunden novedad y un atractivo especial a sus obras.

Mª Ángeles Blanca Piquero López

Obras

  • Descanso en la Huida a Egipto, óleo sobre tabla, 121 x 177 cm, h. 1519 [P1611].
  • Paisaje con san Jerónimo, óleo sobre tabla, 74 x 91 cm, firmado, h. 1516-1517 [P1614].
  • Las tentaciones de san Antonio Abad, 155 x 173 cm, firmado, 1515-1522 [P1615].
  • El paso de la laguna Estigia, óleo sobre tabla, 64 x 103 cm, 1519-1524 [P1616].

Bibliografía

  • Álvarez Cabañas, A. E., «Patinir en el Escorial», Religión y Cultura, XXIV, Madrid, 1933, p. 362.
  • Falkenburg, Reindert Leonard, Joachim Patinir. Landscape as an Image of the Pilgrimage of Life, Amsterdam-Philadelphia, John Benjamin Publishing Company, 1988.
  • Franz, Heinrich Gerhard, Niederländische Landschaftsmalerei im Zeitalter des Manierismus, 2 vols., Graz, Akademische Druck-u. Verlagsanstalt, 1969.
  • Friedländer, Max Julius, Die altniederländische Malerei, Berlín, P. Cassirer, 1924, t. IX.
  • Friedländer, Max Julius, Early Netherlandish Painting, Bruselas, La Connaissance, 1973, t. IX, pp. 80-154.
  • Genaille, R., «Le paisage dans la peinture des ­anciens Pays-Bas de Patinier a Bruegel», Jaarboek van het Koninklijk Museum voor Schone Kunsten Antwerpen, Amberes, 1987, pp. 143-158.
  • Koch, Robert A., Joachim Patinir, Princeton, ­Princeton University Press, 1968.
  • Patinir. Estudios y catálogo crítico, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 2007.
  • Puyvelde, Leo van, La peinture flamande des Van Eyck à Metsys, Bruselas, Meddens, 1968, pp. 110-111.
Descanso en la Huida a Egipto
Lupa
Descanso en la Huida a Egipto
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados