Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Enciclopedia online

Pereda y Salgado, Antonio de (Valladolid, 1611-Madrid, 1678). Pintor español. Hijo de un modesto pintor vallisoletano, quedó huérfano muy joven y fue enviado a Madrid, donde se convir­tió en pupilo de Pedro de las Cuevas. Artista precoz, pronto destacó por su pericia, llamando la atención de importantes mecenas. Pri­mero fue protegido por el oidor del Consejo Real don Francisco de Tejada, para pasar seguidamente al abrigo de Giovanni Battista Crescenzi, marqués de la Torre. Este último introdujo a Pereda en el patronazgo regio, tomando parte el vallisoletano en la importante serie de batallas del Salón de Reinos del palacio del Buen Retiro. Además de El socorro de Génova por el segundo marqués de Santa Cruz, llevó a cabo contemporáneamente un lienzo para la gran serie de los reyes godos del mismo palacio. Ambas obras se conservan actualmente en el Prado. Es razonable pensar, tal y como señalan las fuentes antiguas, que la muerte de su protector Crescenzi, produ­cida inmediatamente tras estos encargos, alejó a Pereda de la órbita pala­ciega. A partir de este momento, diversificó su producción en dos direcciones principales. Por una parte, la pintura religiosa, tanto de pequeño tamaño para oratorios privados como de altar para diferentes órdenes. Igualmente, pintó numerosas naturalezas muertas, un género al que ya le había inclinado Crescenzi, gran aficionado a él. De sus creaciones más felices se pueden resaltar las reflexiones morales logradas en sus vánitas. La conservada en el Kunsthistorisches Museum de Viena es ejemplo maestro de su capacidad para la reproducción detallada de los más diversos obje­tos, siendo elogiada ya por sus contemporáneos. Otra vánitas de similares características se encuentra en los Uffizi de Florencia. En ellas Pereda hace alarde de la meditación trascendente en un lenguaje alegórico sofisticado muy del gusto de la época, y que haría las delicias de sus mecenas. El pintor vallisoletano no solo obtuvo ingresos a través de la práctica de su arte, sino que se dedicó con éxito a diferentes transacciones comerciales, que le proporcionaron una sólida estabilidad económica. Este desahogo financiero puede explicar otro de los aspectos más interesantes de la vida del artista: la riqueza de su biblioteca y de su estudio. El gran número de volúmenes en diferentes lenguas se completaba con una amplia colección de dibujos, estampas y esculturas, de ahí que se haga difícil aceptar el analfabetismo que le atribuye Palomino. Éste indica que Pereda se hacía leer los libros que en tan gran número po­seía. Pero la cercanía en la que desde joven vivió el pintor con personajes tan interesados por el saber intelectual, así como los ejemplos expresados en su propia obra y la posesión de la citada biblioteca, hacen que la afirmación de Palomino haya de ser puesta en duda, una duda que ya planteó Ceán Bermúdez. El ejemplo de Tiziano en el que se educó, junto al predicamento que el venecianismo tuvo en la corte, propiciaron que su influencia estuviera siempre presente en el artista. A ello se suma un gusto preciso por el pormenor, debido quizá a su especialización de bodegonista, que le llevó a la ostentosa reproducción de los más menudos detalles. Además, la variedad de su clientela y la diversidad de los intereses de ésta motivaron que Pereda afrontara, en ocasiones, muy diversas temáticas con un estilo abiertamente ecléctico.

D. G. L.

Obras

  • San Jerónimo, óleo sobre lienzo, 105 x 80 cm, firmado, 1643 [P1046].
  • Cristo, varón de dolores, óleo sobre lienzo, 97 x 78 cm, firmado, 1641 [P1047].
  • San Francisco de Asís en la Porciúncula, óleo sobre lienzo, 222 x 164 cm, firmado, 1664 [P1317].
  • San Pedro libertado por un ángel, óleo sobre lienzo, 145 x 110 cm, firmado, 1643 [P1340].
  • La Anunciación, óleo sobre lienzo, 134 x 77 cm, firmado, 1637 [P2555].
  • San Ángelo, óleo sobre lienzo, 116 x 78 cm, h. 1664-1670 (en dep. en el Consejo de Estado, Madrid) [P3342].
  • San Alberto de Sicilia, óleo sobre lienzo, 116 x 78 cm, h. 1664-1670 (en dep. en el Consejo de Estado, Madrid) [P3347].
  • El rey godo Agila, óleo sobre lienzo, 205 x 118 cm, firmado, 1635 (en dep. en el palacio episcopal de Lérida) [P5183].
  • La Inmaculada Concepción, óleo sobre lienzo, 179 x 128 cm, firmado, 1636 [P5208].
  • Aparición de san Pedro de Alcántara a santa Teresa, óleo sobre lienzo, 160 x 223 cm (en dep. en la Universidad de Santiago de Compostela, La Coruña) [P5355]. Atribuido.
  • El socorro de Génova por el segundo marqués de Santa Cruz, óleo sobre lienzo, 290 x 370 cm, firmado, 1634 [P7126].
  • Bodegón de peces y verduras, óleo sobre lienzo, 77,5 x 106,5 cm [P7762]. Atribución dudosa.
  • Bodegón de caza y fruta, óleo sobre lienzo, 77,5 x 106,5 cm [P7763]. Atribución dudosa.
  • Ángeles niños volando, aguada sepia, lápiz negro, pluma, sanguina y toques de albayalde sobre papel verjurado amarillento, 243 x 180 mm [D172].
  • Ángeles para una Inmaculada, aguadas ligeras sepia y parda, pluma y preparado a lápiz sobre papel verjurado amarillento, 360 x 250 mm [D173].
  • La Oración del Huerto, aguada roja y preparado a lápiz negro sobre papel agarbanzado, 296 x 245 mm [D174].
  • Cristo crucificado, pluma sobre papel verjurado amarillento, 185 x 130 mm, 1648 [D175].
  • Fraile con crucifijo, aguada y pluma sobre papel amarillento, 201 x 140 mm [D3710]. Atribución dudosa.
  • Cabeza de anciano, lápiz negro sobre papel verjurado oscuro, 85 x 56 mm [D3792].
  • San Pablo, lápiz negro sobre papel amarillento, 185 x 144 mm [D3818].
  • Aparición del Niño Jesús a san Antonio, hombre joven desnudo sentado, aguada parda y tinta a pluma sobre papel verdoso, 295 x 215 mm [D3892]. Atribución dudosa.

Bibliografía

  • Angulo Íñiguez, Diego, y Pérez Sánchez, Alfonso E., Historia de la pintura española. Escuela madrileña del segundo tercio del siglo XVII, Madrid, Instituto Diego Velázquez, csic, 1983, pp. 138-239.
  • Aterido Fernández, Ángel, «Mecenas y fortuna del pintor Antonio de Pereda», Archivo Español de Arte, n.º cclxxix, Madrid, 1997, pp. 271-184.
  • Cherry, Peter, Arte y naturaleza. El bodegón español en el siglo de oro, Madrid, Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 1999, pp. 220-229.
  • Don Antonio de Pereda (1611-1678) y la pintura madrileña de su tiempo, cat. exp., Madrid, Ministerio de Cultura, 1978.
  • La pittura madrilena del secolo XVII, cat. exp., Roma, Palazzo delle Esposizioni, Carte Segrete, 1991, n.os 21-22.
  • Lozoya, Marqués de, «Antonio de Pereda en el Patrimonio Nacional y en los Patronatos Rea­les», Reales Sitios, n.º 7, 1966, pp. 13-20.
  • Pintores del reinado de Felipe IV, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, 1994, n.os 12-13.
  • Tormo, Elías, Antonio de Pereda: la vida de un artista de Valladolid, Valladolid, Tipografía del Colegio de Santiago, 1916.
  • Urrea Fernández, Jesús, «Antonio de Pereda nació en 1611», Archivo Español de Arte, n.º cxciv, Madrid, 1976, pp. 336 y ss.
San Jerónimo
Lupa
San Jerónimo
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados