Enciclopedia online

Rubens [exposición 2010]
5 de noviembre-23 de enero de 2011.
Comisario: Alejandro Vergara.
Obras: 90.

La muestra consistió en exponer noventa cuadros de Rubens y de su taller, pertenecientes al Museo Nacional Prado, lo que supone casi la totalidad de la obra del pintor de Amberes que posee esta pinacoteca madrileña. La colección del Prado es muy representativa de la producción de Rubens y permite adentrarse en su universo ya que se conservan obras de todos los periodos de la vida del maestro flamenco y de todos los géneros que trató, desde el retrato, el bodegón y el paisaje hasta la pintura de asuntos mitológicos y religiosos. La colección del Prado incluye pequeños bocetos junto a grandes cuadros y una mayoría de obras realizadas por el propio Rubens junto a otras realizadas por miembros de su taller, con mayor o menor participación del maestro. Por ser natural de los Países Bajos meridionales (la actual Bélgica), Rubens tuvo una fuerte vinculación con la familia real española, que gobernaba la región. La infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II, contó con él como consejero y apoyó su carrera artística. Mientras vivió, Rubens fue el pintor favorito del rey Felipe IV, que le encargó decenas de cuadros para decorar sus palacios madrileños, siendo esta la razón fundamental por la que el Museo del Prado conserva la mayor colección que existe de obras de Rubens. El motivo de realizar una exposición dedicada a los cuadros de Rubens del Prado fue el acondicionamiento de las salas de la colección permanente, previamente dedicadas al pintor flamenco. El Museo decidió aprovechar esta ocasión para llamar la atención sobre quien fue el artista más admirado de su época en Europa y sobre la enorme colección de su obra que atesora. Pero no se trataba solo de rememorar un éxito pasado: el arte de Rubens, que emana de una creatividad portentosa y transmite una visión exaltada de la vida, ayuda al espectador a acercarse a un ideal de excelencia humano. La exposición pretendía hacer hincapié en la vigencia del arte de Rubens para el público actual. En la muestra los cuadros se colgaron muy cerca unos de otros, marco con marco, buscando con ello el efecto de inmersión del espectador en la estética del pintor. Las obras se dispusieron en las paredes de las salas de forma estrictamente cronológica, comenzando por el primer cuadro de Rubens que tiene el Prado, el Retrato ecuestre del duque de Lerma, de 1603, y terminando con Andrómeda y Perseo una obra en la que Rubens trabajaba en el momento de su muerte.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados