Enciclopedia online

Salvador Carmona, Luis (Nava del Rey, Valladolid, 1709-Madrid, 1767). Escultor español. Según explica Ceán Bermúdez, sus habilidades en la escultura fueron descubiertas por un canónigo segoviano que llevó al muchacho a Madrid para introducirlo en el taller de Juan Antonio de Villabrille y Ron. Concluido su aprendizaje, acomete su primera obra en colaboración con su maestro, y realiza en piedra las figuras San Isidro y Santa María de la Cabeza para el puente de Toledo. También con Villabrille, se ocupará de la talla en madera, policromada y estofada, de la imagen de San Fernando que decora la fachada del antiguo Hospicio de Madrid. Probada su habilidad y superado el periodo en el taller, se independiza y crea su propio obrador en 1731. De la mano de Olivieri consigue introducirse en los círculos de Palacio, y se encarga de las estatuas de Fernando I, Doña Sancha, Felipe IV, Ordoño II y Ramiro I. También para el Palacio Real de Madrid, realiza los dos relieves de San Isidro Labrador y San Dámaso y san Jerónimo, que debían decorar las sobrepuertas de la pared norte. En 1746, requiere a la Real Academia de San Fernando un puesto entre los maestros y los discípulos, que le es concedido. Dos años más tarde solicita al rey el puesto de escultor de cámara, que en esta ocasión le será denegado. Pasarán pocos años hasta que, en 1752, los maestros de la Academia lo elijan para ocupar el puesto de teniente director de la escultura, desplegando una intensa labor docente. Su estilo en la ejecución mantiene fuertes reminiscencias del barroco andaluz, lo que provoca las críticas feroces de ilustrados como Antonio Ponz. Carmona, junto con su taller, se convierte en el principal escultor de imágenes devotas para las iglesias de Madrid. Entre sus mejores trabajos de imaginería religiosa destacan, según cita el propio Carmona, la estatua de San Miguel, concluida en 1746 para San Fermín de los Navarros, y otras piezas para la misma iglesia, como Nuestra Señora del Rosario o San Francisco Javier. Igualmente podemos encontrar la mano de Carmona entre las esculturas que decoran el Real Sitio de La Granja, donde está representado en una buena proporción. Es autor de una amplia producción escultórica, que se calcula en torno a las quinientas piezas, lo que le llevó a un estado tal de agotamiento que la junta de la Academia de San Fernando solicitó su jubilación en 1766, por imposibilidad física para seguir trabajando.

M. D. S. J.

Obras

  • San Isidro Labrador, relieve en mármol, 88 x 124 cm [E466].
  • San Dámaso y san Jerónimo, relieve en mármol, 86 x 125 cm [E467].
  • Cristo crucificado, 184 x 132 cm (en dep. en el Museo Nacional de Escultura, Valladolid) [E579].

Bibliografía

  • Castro, Juan Nicolau, «Aportaciones a la escultura de Luis Salvador Carmona y Juan Pascual de Mena», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, n.º liv, Valladolid, 1988, pp. 466-478.
  • García Gainza, María Concepción, «Aportaciones a la obra de Luis Salvador Carmona», Reales Sitios, vol. xxx, n.º 116, Madrid, Patrimonio Nacional, 1993, pp. 49-55.
  • García Gainza, María Concepción, El escultor Luis Salvador Carmona, Pamplona, Universidad de Navarra, 1990.
  • Martín González, Juan José, Luis Salvador Carmona. Escultor y académico, Madrid, Alpuerto, 1990.
  • Tabar de Anitua, Fernando, «Más obras de Luis y José Salvador Carmona», Archivo Español de Arte, vol. lxiv, n.º 256, Madrid, 1991, pp. 449-469.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados