Enciclopedia online

Stuck, Franz von (Tettenweis, Baja Baviera, 1863-1928). Pintor alemán. Recibió su primera formación en la Real Escuela de Artes y Oficios de Múnich. Entre 1881 y 1885 estuvo matriculado en la Real Academia de Artes Plásticas, siendo discípulo de Wilhelm Lindenschmit. En sus comienzos artísticos trabajó como dibujante y caricaturista para editoriales y revistas (Jugend, Fliegende Blätter), dándose a conocer como ilustrador. Su aparición pública como pintor tuvo lugar en la exposición del Palacio de Cristal de Múnich de 1889, participando con varios cuadros. Fue miembro fundador de la Secesión de Múnich en 1892, para la que realizó también el cartel inau­gural. En 1895, siendo ya un artista reconocido, fue nombrado catedrático de la Real Academia de Artes Plásticas de Múnich, donde tuvo como discípulos, entre otros, a Paul Klee y Vasili Kandinsky. Entre 1897 y 1898 se hizo construir, según sus propios planos, una casa-taller en Múnich, erigiéndose de esta manera su propio monumento de «artista príncipe». En la Exposición Universal de París de 1900 obtuvo la medalla de oro por el diseño de unos muebles. Fue ennoblecido en 1905 por el Gobierno alemán. En su época madura no solamente realizó dibujos y pinturas, sino que se dedicó cada vez con más ahínco a la escultura. En su obra, que debe situarse entre el expresionismo y el simbolismo, antepuso lo lírico e idílico a lo dramático y se interesó por captar el valor atmosférico del color. Tema frecuente en su trabajo temprano fue la representación de la mujer fatal, vinculada al pecado y al vicio, en imágenes plenas de erotismo y sensualidad. La preferencia demostrada en su etapa tardía por las representaciones alegórico-simbólicas con desnudos y seres de fábula, especialmente sirenas, faunos y centauros, hacen de él un sucesor e innovador de la obra de Böcklin. Aunque Stuck nunca estuvo en España, sí compartió el entusiasmo de los artistas alemanes hacia este país, como muestra el retrato de su hija vestida a la española (h. 1916, paradero desconocido). Interrogado acerca de sus preferencias estéticas, declaró que entre los grandes maestros consagrados, Diego Velázquez ocupaba el primer lugar. En el taller que instaló en su palacete, hizo inscribir, a lo largo del friso que corría debajo del techo, los nombres de los pintores que consideraba modelos dignos de admiración. El nombre de Velázquez figura al lado de los de Fidias, Miguel Ángel, Tiziano y Rubens. Stuck solo conocía las obras del pintor español -con excepción de copias y reproducciones- a través de las que se conservaban en las colecciones alemanas y austriacas. En el Retrato familiar (1909, Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruselas) se representa a sí mismo junto a su mujer Mary Lindpainter y su hija Mary aludiendo expresamente a Las meninas. La viste con un traje histórico, con el mismo peinado y postura que la infanta María Teresa ostenta en el retrato ­velazqueño del Kunsthistorisches Museum (Viena), y se muestra a sí mismo, igual que el maestro, con paleta y pincel. Para Stuck, al igual que para Lenbach, Velázquez no solo fue modélico por su excelente tratamiento del color y por su calidad de retratista, sino también un ejemplo a seguir por su ascenso en la corte de artesano a noble.

Karin Hellwig

Bibliografía

  • Franz von Stuck 1863-1928. Male-Graphiker-Bildhaue-Architekt, cat. exp., Múnich, ­Museum Villa Stuck, 1982.
  • Franz von Stuck: die Kunst der Verführung. Das ­Markenzeichen Franz von Stuck, eine künstlerische Erfolgsstrategie, cat. exp., Tettenweis, ­Förderkreis Franz-von-Stuck-Geburtshaus, 2002.
  • Mendgen, Eva, Franz von Stuck 1863-1928. «Ein Fürst im Reiche der Kunst», Colonia, Taschen, 1994.
  • Voss, Heinrich, Franz von Stuck 1863-1928. ­Werkkatalog der Gemälde mit einer Einführung in seinen Symbolismus, Múnich, Prestel, 1973.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados