Enciclopedia online

Talbotype Illustrations to the ­Annals of the Artists of Spain, 1847. En febrero de 1841, el inglés William Henry Fox Talbot presentó el negativo, uno de los fundamentos esenciales de la fotografía. Estos primeros negativos eran de papel y presentaban una ­considerable complejidad en todo su procesado. El resultado alcanzado con este procedimiento estaba lejos de conseguir la nitidez de los daguerrotipos, pero tenía la gran ventaja de poder multiplicar la imagen. Dos años después de la presentación del talbotipo o calotipo («bella imagen»), su creador estableció en la localidad de Reading, a pocos kilómetros de ­Londres, la Talbotype Manufacturing Establishment, bajo la dirección de ­Nicolaas Henneman, un fotógrafo formado con el propio Talbot. De allí salieron los primeros libros donde se incluían fotografías. Tras el primero y fundamental, The Pencil of Nature, en 1848 se editó una obra capital: Annals of the Artists of Spain, el primer libro de la historia del arte con pruebas fotográficas. La obra se concibió como un conjunto de cuatro volúmenes: uno, con ilustraciones, editado en 1847 y los tres restantes, con texto de William ­Stirling Maxwell, editados en 1848. Con los Annals, el arte español alcanzaba carta de naturaleza fuera de nuestras fronteras al reproducirse obras de artistas españoles de los siglos XVI y XVII, además de Goya. El Greco, Velázquez, Murillo, Alonso Cano o Ribera conforman para Stirling una escuela propia. Se añadieron también frontispicios de libros grabados por Heylan, Courbes, Diego Astor o Noort y ejemplos escultóricos y arquitectónicos de Siloé, Arfe, Alonso Berruguete, Juan Bautista de Toledo o Juan de Herrera. Eran un total de sesenta y seis calotipos realizados por el fotógrafo Henneman bajo la supervisión del coleccionista e hispanista inglés. La mayor parte de las obras reproducidas pertenecían a la propia colección de Stirling, no faltando obras de Richard Ford. Pero es interesante mencionar que los talbotipos no ­habían captado los cuadros originales sino sus reproducciones calcográficas o litográficas, dando la razón a quienes veían en la estampa la única intérprete adecuada para la pintura. El hecho puede explicarse por las enormes dificultades que en esas fechas tenía la fotografía para reproducir pintura, y más aún cuando se trataba de obras de grandes dimensiones. Conseguidos con un alto coste económico, los calotipos presentaban una apariencia irregular y difuminada, un aterciopelado desvanecimiento que subrayaba la incapacidad del proceso para captar la variedad de gamas tonales que la reproducción de pintura requería; además, la inestabilidad del proceso obligó incluso a anunciar la posibilidad de reclamar a la editorial nuevas copias de mejor calidad. Los talbotipos no cumplieron las expectativas y, si en la primera edición se realizaron veinticinco ejemplares del cuarto volumen, en la segunda edición no se incluyeron los talbotipos. La Biblioteca del Museo del Prado cuenta con uno de estos raros ejemplares, un verdadero incunable de la historia de la fotografía. Ninguna de las imágenes de la obra de Stirling Maxwell fue tomada en el interior del Prado. Un poco después de la publicación de ese libro parece que las cámaras fotográficas entraron en el Museo.

José Manuel Matilla

Bibliografía

  • Henry Fox Talbot. Padre de la fotografía moderna, cat. exp., Madrid, Fundación NatWest, 1993.
  • Huellas de luz. El arte y los experimentos de ­William Henry Fox Talbot, cat. exp., Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2001.
  • Velázquez en blanco y negro, cat. exp., Madrid, Museo del Prado, 2000.
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados