Enciclopedia online

Tríptico de la Epifanía [Memling]
Hacia 1479-1480, óleo sobre tabla, 96 x 147,5 cm (panel central), 98 x 63 cm (hoja derecha), 98 x 63,5 cm (hoja izquierda) [P1557].
El Tríptico de la Epifanía representa las escenas de la Natividad, la Adoración de los Magos y la Purificación, y por su tamaño puede considerarse una de las obras monumentales de Hans Memling. A pesar de que es imposible ponerle una ­fecha, comparaciones estilísticas con las pinturas de otros maestros y referencias a la producción de Roger van der Weyden, nos hacen considerar este tríptico como una referencia del final de primer periodo de Hans Memling. El tríptico abierto ilustra tres escenas de la infancia de Jesús. La hoja izquierda representa la Natividad en un establo ruinoso. La Virgen ha colocado al Niño desnudo sobre una esquina de su manto. Dos ángeles arrodillados admiran al Niño. San José, detrás de la Virgen, sostiene en la mano un cirio encendido que simboliza la presencia de la luz divina. El asno y el buey están bajo una hornacina. A la izquierda, la silueta de una ciudad evoca el mundo exterior y conduce la mirada hacia el fondo. En el panel central, una arquitectura también ruinosa sirve de decorado a la Adoración de los Magos. La Madonna, de frente, tiene al Niño desnudo sobre las rodillas. El más viejo de los reyes, que besa los pies de Jesús, está arrodillado a la derecha. Este grupo, con san José un poco retirado, está situado en el eje del primer plano. El rey de mediana edad, a la izquierda, arrodillado, ofrece un recipiente labrado de orfebrería con su mano derecha. Al otro lado, el rey moro hace su entrada descubriéndose con un amplio ademán del brazo izquierdo, mientras en la derecha lleva un regalo. En los textos apócrifos se menciona que los tres reyes o los tres sabios simbolizan los tres continentes, así como las tres edades de la vida: el rey que viene de Oriente es el de más edad, el rey que representa a Europa es de mediana edad, mientras que el más joven representa el África negra. Ofrecieron oro, incienso y mirra. La escena se completa con unos personajes que llevan las banderas de los Reyes Magos. La cabeza que hay a la izquierda parece ser un retrato, aunque no represente, sin embargo, el papel de donante. El grupo principal está situado en primer término delante de la construcción de piedra roja con su deteriorado tejado de bálago. En segundo plano, los soportales de la arquitectura, sobre plano semicircular, dan a un paisaje con una ciudad fortificada. A la izquierda, en el primero de los arcos, vemos el asno y el buey detrás de su pesebre. La hoja derecha ilustra la Presentación en el templo. Tiene lugar en el interior de una iglesia. La puerta abierta permite vislumbrar la plaza de una ciudad medieval. La Virgen presenta al Niño, y en el centro de este grupito se encuentra Simeón. Entre ambos reconocemos a la profetisa Ana. A la izquierda, un poco hacia atrás, vemos a san José con una tórtola dentro de una jaula: la ofrenda de los pobres. El joven que hay entre dos columnas, a la derecha, también está inspirado en un retrato. Las grisallas, en el envés de las hojas, están pintadas en el siglo XVI y representan a un Cristo doliente y a una Mater Dolorosa. En esta obra, Hans Memling es particularmente tributario de las fórmulas de Van der Weyden. Las composiciones del panel central se inspiran en el Retablo de la santa Paloma (Alte Pinakothek, Múnich). Sobre todo la Madonna con el rey arrodillado se aproxima mucho a la obra de Roger, así como la tipología del Niño Jesús. La hoja izquierda con la Natividad se inspira en el panel central del tríptico ­Bladelin (Staatliche Museen, Berlín) del maestro bruselense. Además, el dibujo subyacente presenta, en ciertas zonas, similitudes con el estilo de dibujo de Roger van der Weyden. Todo ello indica que Hans Memling, en la época en que realizó la Epifanía de Madrid, aún hacía uso de las fórmulas de su maestro. Este procedimiento en el trabajo, en que los alumnos o compañeros repetían los modelos del maestro era habitual en aquella época. No obstante, en este tríptico se descubren elementos específicos del estilo de Hans Memling. Ya en el dibujo subyacente identificamos la mano de Memling. Al lado de un dibujo minucioso, ­tomado de los modelos, vemos su dibujo típico, muy libre, incluso garabateado con numerosas modificaciones. Esta búsqueda permanente y creativa proseguirá con la aplicación de capas pictóricas para llegar finalmente a un resultado que respira paz, causado por esa búsqueda de la simetría e integración de los personajes en el ambiente. El cuadro de Madrid es tan interesante porque se nota que el pintor trata de elaborar el espacio y el decorado de una manera lógica. El estudio de la construcción arquitectónica está muy pensado. El piñón del establo está situado en el eje de la composición del panel central. La decoración de la hoja izquierda es, de hecho, la hornacina vista desde el primer arco detrás de san José sobre la parte central frente al buey y al asno. La figura de la Virgen, tanto en la escena del Nacimiento como en el panel central, están colocadas en el eje. Sin embargo, otros personajes no han sido aún integrados en la composición con esa lógica que encontramos en su periodo de madurez, como en el tríptico encargado por Jan Floreins para el Hospital San Juan de Brujas en 1479. Las dimensiones de este último son más pequeñas, pero el parecido iconográfico es sorprendente. La preparación del panel de roble, el dibujo subyacente y la técnica de «glacis» en las capas de pintura del cuadro de Madrid son deudores de las tradiciones de la pintura flamenca. El tríptico madrileño sorprende por los colores brillantes, que aún resaltan más después de la restauración que en 1984-1986 hicieron en el Prado. Hay argumentos para datar este cuadro hacia 1470-1472, argumentos que nos proporciona el Tríptico de Jan Crabbe, hoy desmantelado (Pierpont Morgan Library, Nueva York, ­Groeningemuseum, Brujas, Museo Civico, Vicenza), en el que el donante, abad de la importante abadía de Dunes, en Flandes, está arrodillado al pie de Cristo crucificado. Se sabe que este cuadro fue encargado hacia 1467-1470, por algunos elementos estilísticos pero también por ­documentos de archivo. Sobre la hoja izquierda, vemos a la madre del abad, Anne Willemszoon, como donante. Sobre la hoja derecha hay un hombre joven arrodillado, también representado como donante, cuya identidad se desconoce. Volvemos a encontrar a estos dos personajes en la Epifanía de Madrid, desempeñando el papel de actores en la escena de la Presentación en el templo. Santa Ana tiene las facciones de Anne Willemszoon, y el joven se encuentra a la derecha de la composición. Ambos personajes representados en las hojas del Tríptico de Jan Crabbe como donantes, sirvieron de modelo para el tríptico del Prado. Podemos admitir, por tanto, que este último es posterior al Tríptico de Jan Crabbe. Esa fecha también nos la da el estudio del dibujo subyacente. En 1500, el cuadro se encontraba ya en el oratorio del palacio de Carlos V de Aceca, en Villaseca de la Sagra (Toledo). Desde 1847, está en el Museo del Prado.

Hilde Lobelle-Caluwé

Bibliografía

  • Dávila, María Teresa, «The restauration of the Magi Triptych in Prado», Hans Memling, l'oeuvre complet, Amberes, Mercatorfonds-Paribas, 1994, pp. 235-242.
  • García-Máiquez, Jaime, «Tríptico de la Adoración de los Magos (1749-1480)» El trazo oculto. Dibujos subyacentes en pinturas de los siglos XV y XVI, cat. exp., Madrid, Museo Nacional del Prado, 2006, pp. 78-91.
  • Garrido, Carmen, «El tríptico de la Adoración de los Magos, Museo del Prado. Algunas consideraciones técnicas», Memling Studies, Proceedings of the International Colloquium, Bruges, 10-12 November 1994, Helene Verougstraete, Roger van Schoute y Maurits Smeyers ­(coords.), Lovaina, 1997, pp. 221-223.
  • Vos, Dirk de, «Tríptico de la Adoración de los Magos», Hans Memling, l'oeuvre complet, Amberes, Mercatorfonds-Paribas, 1994, pp. 112-114.
Tríptico de la Epifanía[Memling]
Lupa
Tríptico de la Epifanía[Memling]
 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados