Enciclopedia online

Zugaza Miranda, Miguel (Durango, Vizcaya, 1964). Director del Museo Nacional del Prado desde 2002. Licenciado en Geografía e Historia, (especialidad Historia del Arte), por la Universidad Complutense de Madrid en 1987, es fundador y director, entre 1986 y 1994, de Ikeder, empresa pionera de servicios culturales en el ­País Vasco. De 1994 a 1996 es subdirector de conservación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, donde participa activamente en la remodelación de la exposición de la colección permanente. Entre 1996 y 2002 es director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, donde acomete un ambicioso proyecto de ampliación y un intenso programa de exposiciones temporales como fueron, entre otras: Sorolla & ­Zuloaga, El bodegón español, Pintura al desnudo, Mujeres impresionistas y las monográficas dedicadas a Caravaggio, ­Bernardo Bellotto, Orazio Gentileschi y Francisco de Zurbarán. Al frente del Museo de Prado se encuentra liderando una profunda trasformación del Museo con la ampliación de sus instalaciones, la modernización de su modelo de gestión, el desarrollo de una extensa actividad científica y cultural y una notable mejora del servicio público que presta el Museo a sus visitantes. Entre las reformas normativas destaca la aprobación de la ley reguladora del Museo Nacional del Prado 46/2003, de 25 de noviembre de 2003 por la que el Museo se convierte en organismo público con una mayor autonomía administrativa y posibilidades de autogestión. Una de las principales iniciativas tomadas en su dirección es la creación del Campus del Museo del Prado con la puesta en marcha de dos nuevos centros auxiliares para el desarrollo de la actividad de conservación e investigación: el Centro de Gestión de Depósitos en la Casa de los Águila, en Ávila, que atenderá al conjunto de obras dispersas del Museo y el Centro de Estudios en el Casón del Buen Retiro donde se integrarán los departamentos de conservación junto a los servicios de ­biblioteca y documentación junto al desarrollo de la Escuela del Prado. Destaca también la reforma del organigrama del Museo con la creación de una Dirección Adjunta de Conservación y las nuevas Jefaturas de Conservación que engloban los departamentos existentes, así como la puesta en marcha de una nueva Subdirección de ­Desarrollo. Igualmente, en 2006, se crea el Centro de Atención al Visitante, con el fin de organizar de manera ágil y eficaz la entrada de grupos al Museo y aportar un nuevo canal de información para el público en general, y se constituye la nueva Sociedad Museo Nacional del Prado Difusión S. A. U, creada con objeto de contribuir a la difusión de las colecciones del Museo, así como generar unos mayores ingresos propios. Bajo su dirección el Museo amplía el horario de servicio público a los domingos y festivos por la tarde y una hora más a lo largo de toda la se¬mana. Además se reforman y amplían los accesos al Museo, incorporando nuevos servicios de información y audioguías. Durante estos años el Museo lleva a cabo un intenso programa de exposiciones temporales dirigidas a dar a conocer al público aspectos de la historia y las colecciones del Prado como La almoneda del siglo. Relaciones artísticas entre España y Gran Bretaña, 1604-1655, La Sala Reservada y el desnudo en el Museo del Prado, El grafoscopio. Un siglo de miradas al Museo del Prado (1819-1920), El Museo de la Trinidad en el Prado, El palacio del Rey Planeta. Felipe IV, el Buen Retiro, Fortuny, Madrazo y Rico. El legado Ramón de Errazu y El trazo oculto. Dibujos subyacentes en pinturas de los siglos XV y XVI. Otro grupo de grandes exposiciones, gracias al patrocinio privado, permite acercar al público la personalidad de artistas tan relevantes como Vermeer, Tiziano, Manet y Durero, y revisiones retrospectivas de géneros tan singulares como El retrato español: del Greco a Picasso. Cabe destacar, además, la exposición Picasso. Tradición y vanguardia, realizada conjuntamente con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en la que pudo confrontarse la obra de Picasso con la de los maestros del pasado. La principal adquisición realizada bajo su dirección es el Ferdinando Brandani, de Diego Velázquez, realizado durante el segundo viaje italiano del maestro español. Notable también es el conjunto de obras de Francisco de Goya ingresado en esta etapa como: el boceto para el cartón Riña en el mesón del gallo, otras tres obras inéditas, San Juan Bautista niño, en el desierto, Tobías y el ángel y Sagrada Familia, los dibujos El toro mariposa y Retrato de Miguel Muzquiz, conde de Gausa, además de una primera edición de la Tauromaquia y un conjunto de veinte cartas autógrafas que completan el epistolario de Goya con su amigo Martín Zapater. Otro importante ingreso es el de la Colección y Biblioteca Madrazo, adquirida a la familia Daza Campos. Además, se recibe la donación de Isabel de Borbón y Esteban de León, marquesa de Balboa y condesa de Esteban, con obras de Giovanni Domenico Tiepolo y de José y Federico de Madrazo. En el mismo tiempo se produce el ingreso en el Museo, por una fórmula mixta de adquisición y donación, de la Biblioteca Cervelló, que contiene uno de los conjuntos más importantes de fuentes para la historia del arte español. Por dación ingresan en el Museo La Crucifixión, de Juan de Flandes, y cuarenta obras de la colección de bodegones españoles de Rosendo Naseiro. Asimismo, como depósito de Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales se expone en el Museo San Jerónimo leyendo una carta, de Georges de La Tour. Se produce un avance en la elaboración de los catálogos científicos del Museo con la publicación de Goya. La familia de Carlos IV, Luis Meléndez. Bodegones para el Príncipe de Asturias, y los catálogos razonados del Tesoro del Delfín, las esculturas clásicas, los dibujos italianos del siglo XVI y las medallas españolas. A la luz de estos trabajos se comunican a la comunidad científica importantes descubrimientos como la presencia de dos dibujos autógrafos de Miguel Ángel Buonarroti en las colecciones del Prado. Dentro de la actividad de restauración destacan, además de los trabajos desarrollados en obras singulares, como Venus , Adonis y Cupido, de Annibale Carracci, La Adoración de los pastores o La Anunciación, de El Greco, o Las tentaciones de san Antonio Abad, de Joachim Patinir, el desarrollo de un vasto programa de restauración de la serie cartujana de Vicente Carducho para el monasterio de El Paular o la delicada intervención en la bóveda Alegoría del Toisón pintada al fresco por Luca Giordano en el Casón del Buen Retiro.

A. P.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados