Enciclopedia online

Zurbarán en el iii centenario de su muerte [exposición 1964]
Noviembre-febrero de 1965.
Comisaria: Consuelo Sanz-Pastor.
Obras: 122.
Catálogo: María Luisa Caturla, «Vida y evolución artística de Zurbarán», pp. 15-57, y «Síntesis biográfica», pp. 61-63; Diego Angulo Íñiguez, «La obra de Zurbarán», pp. 67-80; César Pemán, «El taller y los discípulos de Zurbarán», pp. 83-91.
En 1905, la primera exposición dedicada por entero a Francisco de Zurbarán reunió en Madrid (Museo Nacional de Pintura y Escultura) noventa y siete obras del pintor, publicándose un pequeño y modesto catálogo. La segunda muestra monográfica se celebró en Granada en 1953, con cincuenta y tres cuadros y un catálogo sumario a cargo de María Luisa Caturla, reeditado más extenso con posterioridad. La tercera exposición antológica y a la vez la más importante, tuvo lugar en ­Madrid en 1964, año del tercer centenario de la muerte del pintor ­extremeño, cuya fecha había sido recientemente descubierta por la infatigable investigadora de Zurbarán María Luisa Caturla. El catálogo de esta gran exposición -organizada por Gratiniano Nieto, entonces director general de Bellas Artes- reunía ensayos de los mejores especialistas españoles en el artista. En su texto «Vida y evolución artística de Zurbarán», María Luisa Caturla ­recogió en una síntesis de unas cuarenta páginas la biografía del pintor a partir de los documentos conocidos hasta la fecha, entre los cuales figuraban numerosos descubiertos por ella misma. Diego Angulo ­Íñiguez comentó, por su parte, «La obra de Zurbarán», estudiando, por un lado, las series monásticas y, por otro, las obras aisladas. Por fin, César Pemán abordó el difícil problema de «El taller y los discípulos de Zurbarán». La guía de la muestra, con el catálogo de los ciento cuatro cuadros repartidos en siete salas, corrió a cargo de Consuelo Sanz-Pastor, directora del Museo Cerralbo. El recorrido de la exposición, de carácter cronológico, comenzaba con los lienzos pintados en 1626 para los dominicos de San Pablo el Real de Sevilla y terminaba con la Virgen y el Niño con san Juanito de 1662, último cuadro conocido de Zurbarán conservado en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. ­Casi todos los conjuntos monásticos se hallaban bien representados aunque se lamentaba la ausencia de los cuatro grandes lienzos del retablo de la cartuja de Jerez de la Fronte­ra, conservados actualmente en el Musée de Peinture et de Sculpture de ­Grenoble y presentados en París en 1963 con motivo de la gran exposición Trésors de la peinture ­espagnole. Sin embargo, las preciosas tablas de los Ángeles y de los Cartujos del pasillo del Sagrario y los pequeños lienzos de dicho retablo, prestados por el Museo de Cádiz, mostraban el alto nivel alcanzado por Zurbarán en los años 1638-1639. De estos mismos años, cinco pinturas de la magnífica serie de la sacristía de Guadalupe, presentadas por primera vez en una exposición, después de su limpieza y restauración, impresionaron por su calidad excepcional, destacando sobre todo el retrato de Fray Gonzalo Illescas. Los conjuntos monásticos sevillanos de Portacoeli, de la Merced Calzada, de la cartuja de Santa María de las Cuevas y el colegio de San Alberto, reunidos tras su dispersión a principios del siglo XIX, demostraron que el pintor de Fuente de Cantos fue, sin duda alguna, el mejor intérprete de la Contrarreforma en la Sevilla del segundo cuarto del siglo XVII. Entre los lienzos aislados, la Inmaculada, recientemente descubierta en Jadraque (Guadalajara), así como la Virgen Niña dormida, de la colegiata de Jerez de la Frontera, restaurada y expuesta por primera vez, encantaron e impresionaron al público, mostrando, al igual que sus exquisitas santas, otro aspecto del talento del «pintor de frailes». Esta exposición no pretendió ser ­exhaustiva, pero sirvió para catalogar definitivamente a Francisco de Zurbarán entre los grandes maestros de la pintura española del siglo de oro.

Odile Delenda

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados