Baile de máscara en el Coliseo, Luis Paret y Alcázar. Pluma y tinta gris y aguada grisácea, 304 x 492 mm, c. 1767 © The Trustees of the British Museum 1890,1209.50

A pesar de que los artistas franceses, llamados a Madrid por la nueva dinastía de los Borbones, configuraron considerablemente el gusto durante la primera mitad del siglo XVIII, las alianzas artísticas comenzaron a disolverse hacia mediados de la centuria debido al aumento de la influencia de sus homólogos italianos, así como del pintor bohemio Anton Raphael Mengs.

El acontecimiento que más influiría en la práctica artística y en el reconocimiento profesional de los artistas que trabajaban en España fue la fundación en 1744 de la Academia de San Fernando de Madrid, donde el dibujo constituiría el pilar de la docencia. La difusión de los estudios académicos y el deseo de que el ejercicio del arte estuviese a la par que el de otros países europeos garantizaron al dibujo una sólida posición. Hacia las últimas décadas del siglo, los maestros españoles estaban ya al tanto de las últimas tendencias artísticas.

Aunque los dibujos hechos en Madrid durante el siglo XVIII eran predominantemente estudios académicos y bocetos preparatorios para pinturas o frescos, no solo se utilizaron con estos fines, y es preciso mencionar otras variedades de dibujo, como los de arquitectura o los preparatorios para grabados.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados