La expugnación de Rheinfelden, Vicente Carducho. Pluma y tinta parda, aguadas de tintas azulada y parda sobre lápiz negro, 318 x 415 mm, 1634 © The Trustees of the British Museum 1850,0713.9

Las principales novedades que se aprecian en el ámbito del grabado y el dibujo en Madrid y sus alrededores a finales del siglo XVI y comienzos del XVII tienen que ver con los cambios en las técnicas y las prácticas artísticas de una sociedad receptiva a las innovaciones.

Los maestros que mejor reflejan esta transformación son los italianos llegados a España siendo niños, como Vicente Carducho, o los pertenecientes a la primera generación nacida en la Península, como Eugenio Cajés. Ellos habían heredado el convencimiento de que el dibujo era clave en el proceso de creación y tendieron un importante puente entre sus antecesores y una nueva generación de artistas llamados a protagonizar la edad dorada del dibujo español. Desde mediados del siglo XVII es posible hablar de la existencia de un estilo distintivo en la pintura madrileña. Los artistas de este periodo, como Francisco Rizi, Juan Carreño de Miranda, Francisco Camilo o Francisco de Herrera el Mozo practicaron el dibujo de un modo muy variado, combinando técnicas y empleando hojas de papel de mayor tamaño y calidad. En este momento el dibujo servirá también para concebir decoraciones teatrales, entradas triunfales y proyectos arquitectónicos.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados