Hoy en el Museo

10.00hEl Prado en verano. Colección de colecciones

10.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

11.00hItinerario didáctico

12.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

16.00hFormación profesorado. Cursos para profesores

17.00hItinerario didáctico

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Dragones Apocalípticos (Sala 51A), Maestro de Zafra, San Miguel, MNP, Varano acuático y Tagú lagarto overo, MNCN - CSIC, Foto: Pedro Albornoz/Museo Nacional del Prado

Sala 51 A

Dragón de Komodo y Lagarto - San Miguel Arcángel del Maestro de Zafra (sala 51 A)

Mediante la presentación de estos dos ejemplares, el artista reflexiona sobre la dudosa reputación de los reptiles a lo largo de la historia y en la iconografía. Los animales parecen aproximarse a la obra, escoltarla o acudir en apoyo de su semejante, el dragón contra el que lucha San Miguel Arcángel. Sus dos figuras reptantes vienen a unirse a esta batalla entre lo demoníaco y lo angélico.

En el universo simbólico del cristianismo el dragón está asociado al pecado. Se trata de una figura creada por la imaginación a partir de un ave, un reptil y un león. Como la del dragón, la morfología de algunos reptiles procedentes de lugares lejanos resulta sorprendente. Así ocurre con el varano acuático jaspeado y el tegu. El primero vive en la India y zonas del sureste asiático y está emparentado con el dragón de Komodo; el tegu, por su parte, habita diversas áreas de América Latina. Ambos ejemplares fueron naturalizados a mediados del siglo XIX, cuando en los gabinetes de las maravillas se preciaban los ejemplares exóticos; el proceso de naturalización de un animal concedía una vitalidad teatral a especies ajenas a estas latitudes, al tiempo que confirmaba el control definitivo sobre su agresividad.

De modo similar, el Maestro de Zafra, responsable de la obra pictórica, otorga vida mediante la pintura a una criatura proveniente de otros mundos: los del mal, lo demoníaco y lo amenazante; y, de ese modo los convocaba y controlaba a través del gesto victorioso del arcángel.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados