Invocación satánica (Sala 67), Francisco de Goya, El aquelarre, MNP, Murciélago, salamandra, sapos, mamba negra, pezuña, piedra de azufre, cabeza de macho cabrío invertida, Museo de la Farmacia Hispana

Sala 67

Murciélago, salamandra, sapos, mamba negra, pezuña, piedra de azufre, cabeza de macho cabrío invertida - El aquelarre de Goya (sala 67)

Miguel Ángel Blanco ha dispuesto, junto a El aquelarre de Goya, algunos de los más poderosos elementos que, en los tiempos de la brujería, posibilitaban la invocación del diablo. Éste se aparece, en referencia al título alternativo de la obra de Goya, El gran cabrón, en forma de macho cabrío invertido; su cornamenta abierta hacia el suelo forma el umbral que da acceso al aquelarre. Este oscuro ritual tiene un olor determinado, el del azufre que surge de la piedra situada en la vitrina; era el elemento que surgía de las infernales entrañas de la Tierra. El resto de piezas señala su papel dentro de la brujería y la medicina mágica y forma una especie de siniestra cadena alimenticia: el macho cabrío imaginario de los aquelarres se alimenta de serpientes; la cobra negra, utilizada en la magia negra africana, devora sapos, fieles compañeros de las brujas. La salamandra, por su parte, representa al fuego, aquel que devoraría a las brujas en los autos de fe de la Inquisición.

Los gabinetes de las maravillas tuvieron también su vertiente oscura, ya que transitaban entre la ciencia y la superstición, entre el coleccionismo y el fetichismo. La brujería, asunto de interés literario y pictórico en los tiempos de Goya, entraba así en el conocimiento ilustrado que alimentaba estos gabinetes seudocientíficos.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados