La cascarilla de la condesa (Sala 37), Francisco de Goya, La condesa de Chinchón, MNP, Pliego de Cinchonapubescens, Caja de madera policromada de Cinchonapubescens. Celestino Mutis: tres láminas botánica, Cinchonapubescens (quina), Real Jardín Botánico y Museo de la Farmacia Hispana

Sala 37

Pliego de Cinchonapubescens, Caja de madera policromada de Cinchonapubescens. Celestino Mutis: tres láminas botánica, Cinchonapubescens (quina) - La condesa de Chinchón de Goya (sala 37)

Acompañan a La condesa de Chinchón de Goya diversos objetos relacionados con la quina, una planta apreciada por sus propiedades medicinales: se trata de seis láminas de estudio de esta especie; un pliego de la planta prensada y secada; una caja de madera policromada de quina; y un paquete de cascarilla que estuvo a la venta en los bajos del palacio donde se pintó este retrato. Esto último supone un nuevo encuentro a través del tiempo entre dos objetos.

La quina fue conocida como “cascarilla de la condesa”. Tomó su nombre del título de otra condesa de Chinchón, esposa del virrey de Perú que, en el siglo XVII, se salvó in extremis del paludismo gracias a las infusiones de esta planta. La condesa retratada por Goya no es descendiente de aquella superviviente, pues el título fue vendido. Sin embargo, además de su título nobiliario, comparte la gracilidad y fragilidad de su cuerpo con el aspecto de esta planta. Esto lleva a Miguel Ángel Blanco a asemejarlas: el elemento vegetal de las espigas que adornan la cabeza de la mujer embarazada, un tocado simbólico que alude a su fertilidad, da pie al artista a sugerir una transmutación vegetal del personaje, a rehacer el vínculo entre una planta y una mujer que comparten salud y nombre.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados