Pareja de biombos de dos hojas Grulla. Ogata Kōrin (1658-1716). Temple de cola y pan de oro sobre papel, 163,5 x 178,8 cm (cada biombo). Principios del siglo XVIII, época Edo. Tokio, Seikado Bunko Art Museum

Pareja de biombos de dos hojas Ciervo. Ogata Kōrin (1658-1716). Temple de cola y pan de oro sobre papel, 163,5 x 178,8 cm (cada biombo). Principios del siglo XVIII, época Edo. Tokio, Seikado Bunko Art Museum

Los biombos japoneses pertenecen a la Escuela Rimpa, que se extiende durante prácticamente la totalidad del periodo Edo (1603-1868), un momento que coincide con el aislamiento total de Japón respecto a las influencias exteriores. El primero de ellos, Grulla y ciervo, procedente del Museo de Arte Seikado Bunko de Tokio, es una obra relevante de Ogata Kōrin (1658-1716), uno de los pintores más representativos de esta escuela durante el S. XVIII. Su obra fue especialmente original, ya que trabajó ajeno a toda influencia china o de otras culturas, y su arte muy apreciado por su colorismo excepcional y su técnica casi impresionista, con formas simples e idealizadas y un marcado desinterés por el realismo, tendiendo a la abstracción.Sus diseños tuvieron una notable difusión, ya que trabajó también en la realización de motivos para la pintura sobre laca y diseñando indumentaria y cerámica, junto a su hermano Ogata Kenzan.

Grulla y ciervo es una gran composición formada por un ciervo con un cerezo en flor y una grulla al lado de un arce mostrando así el paso circular de las estaciones, de la primavera al otoño. Un excelente ejemplo del virtuosismo del artista en la consecución de las tonalidades del blanco, que fue característico de su producción.

Sakai Hōitsu, autor del biombo Plantas y flores de las Cuatro estaciones junto a un arroyo, procedente del Museo Nacional de Tokio, fue un gran admirador de Ogata Kōrin y conocido por imitar sus composiciones y su estilo. Hōitsu (1761-1828), pertenece también a la Escuela Rimpa y en su obra muestra claramente su interés por las estampas ukiyo-e (imágenes que representan el mundo fugaz y placentero de las clases urbanas japonesas de los siglos XVII al XIX) y especialmente por el artista Utagawa Toyoharu, maestro del arte del grabado.

El biombo que se presenta en el Museo, Plantas y flores de las cuatro estaciones junto a un arroyo, pertenece a sus obras posteriores a 1797, cuando, convertido en monje budista, estudió tanto a Ogata Kōrin, como a su hermano, realizando reproducciones de sus obras. Esta pieza, formada por cuatro hojas en las que están pintadas unas corrientes de agua con plantas y flores que muestran el paso de las cuatro estaciones, se caracteriza por su realismo y un sentido muy refinado de la belleza utilizando colores vivos sin sombreado.

La Escuela Rimpa

Es una de las escuelas más importantes de la pintura japonesa, surgió en el siglo XVII con los artistas Honami Kōetsu y Tawaraya Sōtatsu, pero no fue hasta cincuenta años después cuando se produjo la consolidación de su estilo, a través de los hermanos Ogata Kōrin y Kenzan, que se caracteriza por la representación de la naturaleza sobre fondos dorados.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados