Hoy en el Museo

11.00hItinerario didáctico

12.30hCurso La Colección. Exclusivo para Amigos del Museo

17.00hItinerario didáctico

19.30hCurso La Historia del Arte. Exclusivo para Amigos del Museo

Ver todo el calendario

Redes

Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Dibujos y Acuarelas

Los primeros dibujos conservados de Manet reflejan ya su interés por la figura clásica y por los motivos arquitectónicos renacentistas estudiados en Florencia. Fuente con tritones (1857)* o Interior de un edificio renacentista, con escalinata y arquerías (1857), son estudios de la perspectiva y el juego natural de la luz y la sombra, abstraídos ya hasta un grado espectacular de modernidad.

Manet estableció además un amplio repertorio de modelos para sus composiciones al óleo con sus numerosas copias dibujadas de obras clásicas en el Louvre, de dibujos italianos conservados en los Uffizi, y sobre todo de frescos renacentistas florentinos, como Silentium (1862-64)* de Fra Angélico, San Lucas (1857)* de Rodolfo de Ghirlandaio, Dos mujeres (1857)* de Andrea del Sarto y otras. En ellas, Manet se centró en los detalles más expresivos y característicos de las figuras, como en el giro de la cabeza de Mujer de espaldas, con cántaros de agua (1857)*, según Rafael, o el gesto de Crisipo (h. 1858-60)*, copia de una escultura helenística en el Louvre.

Algunos dibujos y acuarelas le sirvieron a Manet de estudios preliminares para obras al óleo, en los que avanzó las posibilidades técnicas hacia una nueva expresividad, como en el Estudio de desnudo femenino para Olimpia (h. 1862-63), cuya figura no concluyó, ni añadió el rostro a la modelo. Revelan además la génesis de su idea y sus intenciones, como Estudio para Cristo escarnecido por los soldados (1864)*. Otros representan escenas y diversiones populares observadas por Manet en las calles y jardines de París, tomados directamente del natural, como Domador de osos (1862)*, Saltimbanquis (1862)*, o Jardín de la Tullerías (1862)*. Con ellos creó un repertorio de impresiones, que integró, en el atelier, en sus temas de París pintado.

Estampas

Manet se cuenta entre los primeros creadores que utilizaron la estampa, el aguafuerte, la aguatinta o la litografía, de un modo nuevo. Experimentó con papeles de diferente color, grosor o factura, y con los valores tonales de blanco y negro reducidos, para captar lo esencial del volumen de una figura, definiendo perfectamente la luz y la sombra, como se ve en La infanta Margarita de Austria, de Velázquez (1861-62)*, y en Felipe IV, copia de Velázquez (1862)*. Avanzó el aguafuerte, como la pintura, entremezclando otras técnicas e incluyendo elementos del arte japonés, como en Gato y flores (1869)*, donde añadió sombras con una aguada oscura, para dar más vida y profundidad.

Siguió también la tradición de publicar sus pinturas por medio de estampas, como los ocho Aguafuertes publicados en la edición de Alfred Cadart (1862)*. Aprovechó estas copias, sin embargo, para reelaborar sus composiciones, intensificando la expresividad, como en el aguafuerte de Los Pequeños caballeros (1861-62)*, coloreado a la acuarela, o en el aguafuerte de Olimpia (1867)*, donde Manet acentuó aún más la hermosura clásica de la figura protagonista.

* Obra que puede contemplarse en la exposición Manet en el Prado.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Portal de la transparencia. Gobierno de España
Copyright © 2015 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados