La oración en el huerto, Bartolomé Esteban Murillo, Óleo sobre obsidiana, 35,7 x 26,3 cm. París, Musée du Louvre, Département des Peintures

El inventario de la colección de Justino de Neve, redactado el 28 de junio de 1685, inmediatamente después de su muerte, contiene unas ciento sesenta pinturas, una cifra considerable para no tratarse de una colección aristocrática. Ésta, junto con su biblioteca, integrada por libros de religión, historia y poesía, revela que era un hombre de amplios intereses culturales. En el inventario figuran varias obras explícitamente atribuidas a Murillo, concretamente dieciocho, así como un retrato del pintor (que no se le atribuye), lo que pone de manifiesto la fidelidad de Neve hacia él y su constante voluntad de apoyarle. Entre ellas estaban La Inmaculada Concepción (Prado), que pronto fue adquirida para el Hospital de los Venerables Sacerdotes, y el Retrato de Justino de Neve, así como pequeños cuadros devocionales sobre obsidiana, floreros y alegorías de las estaciones.

La colección se dispersó al venderse en almoneda pública, en la que adquirió varias obras Gaspar Murillo, hijo del pintor. Otras fueron a parar a la colección de Nicolás Omazur (h. 1630-1698), comerciante flamenco que llegó a poseer más cuadros de Murillo que el propio Neve. El canónigo tenía pinturas sobre tabla, sobre piedra y sobre cobre, y una serie de cuatro miniaturas que después, en el inventario de la colección de Omazur, se atribuyen a Murillo y una de las cuales puede ser El sueño de san José que aquí se expone.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados