Detalle del donante en el que se ve parte de las mangas con las hojas de ortiga

La clave para llegar a descubrir su identidad han sido las hojas de ortiga de oro en las mangas de su hopalanda larga forrada de piel –algo completamente a la moda a partir de 1400-, uno de las divisas de Luis I de Orleáns (1372-1407), hijo del rey Carlos V de Francia y hermano del rey Carlos VI, cuyos accesos de locura motivaron que fuera su hermano Luis de Orleans el que ejerciera la regencia del reino, compitiendo y colaborando con sus tíos, el duque de Berry y el duque de Borgoña Felipe el Atrevido, fallecido en 1404, al que heredó su primo Juan sin Miedo.

Aunque el duque de Orleans usó antes otras divisas, como el lobo o el puerco espín –por la orden de caballería que fundó en 1394- entre otras, desde 1399 empezó a utilizar como divisa las hojas de ortiga, que se fueron imponiendo sobre las anteriores y que mantendría su primogénito Carlos tras el asesinato de Luis de Orleans el 23 de noviembre de 1407. El duque optó por esta divisa de las hojas de ortiga a medida que se incrementaron sus desavenencias con los duques de Borgoña (primero con su tío Felipe el Atrevido [+1404] y después con su primo Juan sin Miedo, el promotor de su asesinato en 1407), a la par que sus ambiciones políticas.

Por los inventarios de Luis de Orleans, consta que en 1403 tenía LXV feuilles d’or en façon d’orties, que debió emplear para adorno de las mangas de un traje como el que muestra la tabla de la Oración en el huerto. Sabemos por las crónicas y testimonios de la época que Luis de Orleans fue el más fiel adalid de la moda –y una de las más extremadas era el uso de estas joyas de oro en las mangas-. El I duque de Orleáns gastó una ingente suma de dinero en trajes, para él, para los miembros de su casa y también para regalar a su hermano el rey, a sus tíos los duques de Berry y de Borgoña y a otros personajes destacados del reino. El único ejemplo gráfico que se conserva de trajes adornados con hojas de ortigas es la miniatura incluida en el manuscrito De bello Jugurthino de Caius Sallustius Crispus (BNF. Ms. Latin 5747), en que aparece Salustio, vestido como rey, instruyendo a los tres hijos de Luis de Orleans, Carlos, Felipe y Juan, identificables por las hojas de ortigas que adornan el tejido verde de sus mantos.

No ha llegado hasta nosotros ninguna descripción escrita ni ninguna imagen fiel que permita conocer como era Luis de Orleáns. Solo subsisten tres imágenes en los manuscritos de la época en los que se muestra a Cristina de Pisan presentando al duque uno de sus libros, l’Épître d’Othéa. Dos son miniaturas en color. En la primera Luis de Orleans va vestido con una rica hopalanda azul con lobos en las mangas –una de sus divisas- y el collar de la orden del puerco espín al cuello, bajo un dosel con la flor de lis de la casa real de Francia (British Library, Hartley 4431)- como en las dos restantes-, mientras que en la otra luce una hopalanda larga verde con amplias mangas forrada de piel y el collar de la orden del puerco espín al cuello (Bibliotheque Nationale de France, ms. fr. 606). El tercero es una imagen monócroma -un retrato de tinta- en la que Luis de Orleáns no ostenta ninguna de sus divisas (Bibliotheque Nationale de France, ms. fr. 848). En las tres, el duque de Orleáns tiene los cabellos cubiertos por un amplio tocado, a diferencia de lo que sucede en la tabla del Prado en la que lleva la cabeza descubierta, al estar en presencia de la divinidad, y deja ver una amplia frente con entradas, que no aparece en las otras, si bien todas ellas muestran semejanzas en la forma del mentón y de la nariz, dos de sus rasgos más característicos.

Aunque no se ha podido localizar ningún dato que vincule a Luis I de Orleans con santa Inés, de manera indirecta se podría justificar su presencia en esta obra protegiendo al duque, por ser ésta la patrona de su padre, el rey Carlos V, que nació el día de su fiesta, el 21 de enero. Luis de Orleans, sintió devoción por su padre. Más aún, para él la referencia a su padre y a los derechos a la corona era prioritaria. Todos los documentos los firmaba como Louis, fils du roy de France, y a continuación sus otros títulos. Además, Luis de Orleáns estaba casado con Valentina Visconti, la hija del duque de Milán, y también ella como todos los Visconti se acogieron a la protección de santa Inés.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados