Detalle de San Pedro

Entre el número escasísimo de pinturas francesas sobre tabla que han llegado hasta nosotros realizadas entre 1400 y 1410 –y eso se hace extensible a un periodo más amplio, entre 1380 y 1420-, no hay ninguna de la misma mano, ya sea de autor conocido o anónima y tampoco se detecta su mano entre las miniaturas, algo que no debería sorprendernos, teniendo en cuenta la amplísima proporción de lo perdido en relación a lo que se conserva.

El que no podamos conocer su nombre con certeza –al carecer de referencias documentales- no resta mérito alguno a esta obra, cuyo autor debió trabajar en París –y lógicamente en un ambiente cortesano, a juzgar por el donante-, ajeno por completo a la influencia flamenca y borgoñona que se manifestaba en la pintura parisina de la época por la llegada de artistas de esa procedencia. Aunque por ahora no se pueda demostrar, a modo de hipótesis se puede considerar como su posible autor al pintor Colart de Laon, documentado entre 1377 y 1411, que fue pintor y “valet de chambre” de Luis de Orleáns, desde 1391 hasta su muerte en 1407 y que, después de la muerte del duque, siguió ostentando el mismo cargo hasta 1411 con su hijo Carlos de Orleans. Este pintor, uno de los más relevantes de la época, a juzgar por los documentos, hizo muchas obras –y de todo tipo- para Luis de Orleáns –y más tarde para su hijo-. Muchas de ellas estaban asociadas a la labor de un pintor cortesano, de carácter efímero como pinturas en escudos, carros, etc, y para fiestas como entradas triunfales o torneos entre otras, pero no hay duda de que hizo otro tipo de pinturas, incluidas las de caballete, para Luis de Orleáns. Aun cuando todas ellas han desaparecido, nada impide que hubiera podido hacer una obra como esta de la Oración en el huerto del Prado en que el duque de Orleáns aparece como donante, fuera el propio duque el que se la mandara hacer o su mujer y su hijo inmediatamente después de su asesinato.

Si se tiene en cuenta el estilo de esta tabla, sin duda es un buen ejemplo de gótico internacional propio de la región parisina, como pudiera haber sido el que practicara Colart de Laon. El modo de representar las figuras, su canon esbelto, se aleja de las formas amplias borgoñonas o flamencas y tampoco aparecen en ella motivos naturalistas como pájaros o flores que incluyeron ambas escuelas en sus obras. Si se compara la forma de representar el espacio -y en particular el fondo- con las restantes pinturas en tabla conservadas, hay una notable diferencia. Mientras que gran parte de ellas tienen el fondo de oro o un paisaje con celaje, el autor de esta Oración en el huerto del Prado representó un cielo con estrellas doradas como el que aparece en las miniaturas de esta época, entre ellas las del Maestro de Boucicaut (activo 1390-1430). Y no es esto solo. El hallazgo de esta obra del Prado permite encontrar en la pintura francesa sobre tabla una preocupación por el espacio y por lograr un efecto de tridimensionalidad parejo al que mostraba en esta época la miniatura.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados