Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Visor interactivo: La Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans. Antes y después de la restauración

Visor interactivo: comparativa de la radiografía con la obra antes de la restauración

Se inició con la limpieza del barniz que, al estar compuesto por una resina natural, se pudo realizar con un disolvente ligero. A continuación se procedió al levantamiento del repinte, formado por dos capas, la superior con pigmentos sólo utilizados a partir del siglo XIX. Aunque las capas del repinte eran fáciles de diferenciar y estaban separadas de la pintura original por una capa aislante, al ser la pintura original muy frágil, no se podían utilizar disolventes. Debido a ello –y al tamaño pequeño de la obra- se optó por retirar la materia pictórica añadida en seco, utilizando un bisturí y la ayuda de un microscopio estereoscópico. La visión con el máximo aumento ha permitido a la restauradora identificar en todo momento los materiales ajenos a la obra original, realizada en temple graso.

Tras retirar el repinte, santa Inés y el donante quedaron al descubierto en un estado de conservación extraordinario. Los colores claros utilizados en su indumentaria, llevaron a pensar que también las otras figuras de Cristo y los apóstoles podían haber sido retocadas -como de hecho así fue- al mostrar una textura más basta y un colorido más oscuro y opaco que el temple original del donante y la santa. Con la ayuda del Laboratorio, que analizó micromuestras del verde del manto de san Juan, se confirmó que había dos estratos pictóricos separados por una capa de barniz, el repinte en superficie y la pintura original abajo. Y esos repintes se eliminaron también, del mismo modo que los anteriores, en seco, con bisturí y con ayuda del microscopio.

Concluida la limpieza, se procedió a la reintegración de las pérdidas, pocas y no demasiado grandes, ya que el estado de conservación de la tabla es excepcional. Se hizo con acuarela y con ayuda del microscopio con la intención de no cubrir nada de la pintura original. Para mantener la viveza del colorido se optó por utilizar un barniz de resina natural dammar aplicado en una capa muy fina. Al finalizar la restauración, la obra ha recuperado la calidad que tuvo en origen, la viveza de su colorido claro y la relación entre los distintos planos del cuadro en profundidad.

Más información sobre la restauración.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados