Hoy en el Museo

11.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristia

11.30hLa obra invitada

17.00hClaves para ver la exposición Rubens. El Triunfo de la Eucaristía

17.30hLa obra invitada

Ver todo el calendario
Página del Museo del Prado en FacebookSíguenos en TwitterFoursquare. Museo Nacional del PradoGoogle PlusCanal YouTube del Museo Nacional del PradoCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en PinterestCuenta oficial del Museo Nacional del Prado en StorifyRSS Museo Nacional del PradoNewsletter Museo Nacional del Prado

Vestido cortesano de ceremonia de terciopelo carmesí y raso blanco San Petersburgo, taller «Izambard Chanceau». Terciopelo, raso, encaje e hilo de oro. Segunda mitad del siglo XIX. San Petersburgo, State Hermitage Museum

El lujo oriental y el refinamiento europeo caracterizan el esplendor de la corte rusa. La majestuosidad y exuberancia barrocas de las salas de aparato creadas por Rastrelli para el Palacio de Invierno –reformadas con mayor monumentalidad y clasicismo por Giacomo Quarenghi en 1790 y restauradas por Vasili Stásov y Aleksandr Briullov tras un gran incendio en 1837–, reflejan el fasto de la corte imperial. La Escalera de Honor, llamada posteriormente del Jordán, recibía a invitados y a embajadores durante las ceremonias oficiales y les sorprendía con sus impactantes juegos de luz y sus reflejos dorados. Por ella se accedía a las salas de recepción, donde se celebraban actos oficiales y procesiones solemnes, y tenían lugar obras de teatro y veladas musicales.

Emulando la corte de Versalles, Catalina II mandó construir el Pequeño Hermitage, donde celebraba reuniones con invitados selectos para disfrutar de las artes y de relajadas diversiones. Asimismo, introdujo la moda de usar lujosos vestidos de estilo ruso realizados con terciopelo y brocados y decorados con joyas y piedras preciosas que sorprendían a los extranjeros. Su corte se convirtió en el lugar de encuentro de numerosos monarcas europeos y personajes célebres de la época. Todas las actividades cortesanas se regían por estrictos protocolos y existían normas acerca de los uniformes, los vestidos y sus accesorios. En el siglo XIX, el emperador Nicolás I estableció el corte, los colores, las telas y los motivos de los trajes de gala que las damas debían llevar en las grandes ceremonias, y desde aquella época se mantuvieron sin grandes cambios hasta la desaparición de la monarquía en 1917.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados