Ramillete de flores. Luis Paret y Alcázar. Óleo sobre lienzo, 40.4 x 35.5 cm

Habiéndose extinguido la dinastía de los Austrias en 1700, debido a la muerte de Carlos II, fue un nieto de Luis XIV de Francia, Felipe V (1700-1746) quien ocupó el trono español. Inicialmente los principios estéticos del barroquismo continuaron pero la llegada de autores extranjeros, así como la modificación paulatina de la administración y las instituciones del reino determinaron la evolución artística, proceso que se acentuó durante los reinados siguientes: Fernando VI (1746-1759), Carlos III (1759-1788) y Carlos IV (1788-1808).

La pintura de bodegones de la primera parte del siglo XVIII vivió de las ideas del periodo precedente; por el contrario la segunda mitad conoció un evidente desarrollo claramente dominado por la figura de Luis Meléndez, creador de series de bodegones dotados de una perfección, belleza y equilibrio que convierten a sus creaciones en auténticas obras maestras.

Indudablemente aparecieron otros autores bien definidos pero ninguno alcanzó el nivel cualitativo de Meléndez; no obstante, destacan Paret y Castillo entre otros. Por último la colosal figura de Goya, con un innovador lenguaje desagarrado puesto al servicio de un expresionismo muy personal, cierra la centuria, prefigurando ideas que definirán el realismo del siglo XIX.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados