Autorretrato (¿?), Alonso Sánchez Coello, 1570. Óleo sobre tabla, 38 x 32 cm

La creación del retrato de corte tuvo su punto de inflexión a mediados de la centuria, ligándose estrechamente a los usos e intereses de la monarquía española y la dinastía de los Austrias. Durante los reinados de Carlos V y Felipe II quedaron establecidos los prototipos fundamentales, basados en la austeridad formal de unas imágenes que debían trasmitir, además de los rasgos de cada individuo, referencias a la posición y estatus que éste ocupaba. Tiziano fue el artífice de los principales modelos, aunque Antonio Moro tuvo también un papel fundamental en ese proceso. El flamenco se caracterizó por una ejecución minuciosa y sobria y una iluminación efectista que reforzaba la impresión de presencia real del retratado, al tiempo que mantenía los más importantes logros iconográficos de Tiziano.

Durante el reinado de Felipe II, Alonso Sánchez Coello o su discípulo Juan Pantoja de la Cruz, asentaron definitivamente esta concepción de retrato que perduraría en el tiempo hasta finales del siglo XVIII.

 
Ministerio de Cultura. Gobierno de España; abre en ventana nueva
España es cultura Spain is culture
Copyright © 2014 Museo Nacional del Prado.
Calle Ruiz de Alarcón 23
Madrid 28014
Tel. +34 91 330 2800.
Todos los derechos reservados