Comparativa

Caricatura alegre

Haz clic sobre la obra para ampliar

Ficha técnica

Número de catálogo
D04369(r)
Autor
Francisco de Goya
Título
Caricatura alegre
Fecha
1796-1797
Serie

Álbum de Madrid o Álbum B, 63

Técnica
Aguada, tinta china
Soporte
Papel verjurado ahuesado
2ºSoporte
Papel continuo azulado
Medidas
232 x 142 mm / abierto en ventana con forma de passe-partout, 232 x 142 mm [2º soporte]
Procedencia
Javier Goya, Madrid, 1828; Mariano Goya, Madrid, 1854; Valentín Carderera, Madrid, c. 1861; Mariano Carderera, Madrid, 1880; Museo del Prado, 1886.
Forma ingreso

“Colección de dibujos originales de Goya, propiedad de Mariano Carderera”, adquisición por la Dirección General de Instrucción Pública, adscripción al Museo del Prado [RO 12-11-1886]. Documentación: Caja 106, Leg. 13.03, Exp. 11.

Referencias Catalográficas

Gassier-Wilson: 423

Sánchez Cantón: 443

Gassier: I 68

Anverso del dibujo del Álbum B 64, Aguarda que benga, D04369(v).

“Algunos de los dibujos del Álbum de Madrid tienen un carácter indudablemente transgresor dado su carácter íntimo y privado. Cuando estos dibujos son el punto de partida para la elaboración de un Capricho, Goya se autocensura, suavizando los aspectos más escabrosos de la composición. Tal es el caso del dibujo 63 del Álbum de Madrid, titulado por el propio artista Caricatura alegre, en el que uno de los religiosos, dotado de una enorme nariz fálica que ha de ser sujetada con un soporte, se dispone a engullir una sopa. A su derecha otro monje, cuyo rostro delata su estulticia, se dispone igualmente a tragar las sopas en presencia de seres jocosos en segundo plano. Al tratarse de un dibujo de eminente carácter privado, Goya puede expresar con absoluta libertad sus pensamientos y ocurrencias, satirizando de modo violento aquellos aspectos y comportamientos que llamaban su atención, mediante una ácida crítica de estamentos –como el religioso– hasta entonces intocables. Indudablemente el proceso de llevar una idea expresada en la intimidad de un cuaderno a un medio como el grabado, en el que las imágenes se conciben para ser reproducidas y multiplicadas, conlleva unos planeamientos expresivos diferentes. La crítica que la literatura satírica puede expresar de modo cáustico pero admisible se acentúa a través de las imágenes, de modo que un planteamiento crítico hacia los vicios de los monjes se tronca en difícilmente aceptable y reproducible. Por ello Goya, consciente de los posibles problemas de censura que podría acarrearle la publicación de una imagen como esta, modera aquello que podría ser objeto de censura por parte de las autoridades y muy especialmente de la Inquisición.

En un segundo dibujo, que forma parte de su serie de los Sueños, suprime la enorme nariz fálica, aunque mantiene todavía leves referencias a su origen, conservando los restantes elementos caricaturescos: rostros estúpidos y sarcásticos así como actitudes glotonas, preservando, por tanto, la naturaleza de su crítica antimonacal. Una crítica que se refuerza con la breve anotación del propio Goya en el dibujo Sueño de unos hombres que se nos comían y que claramente alude a la pesada carga que para el resto de la sociedad constituía ese estamento improductivo. Como demuestra la marca de la huella del cobre, Goya ha utilizado el dibujo del Sueño para reportar a la lámina las líneas principales de la composición. Durante el proceso de grabado, obtuvo pruebas para comprobar el estado en que se encontraba el trabajo y rectificarlo en los casos en que fuera necesario. Tal es el ejemplo de la prueba de estado del Capricho 13, en la que aún no ha sido bruñida la aguatinta del hábito del monje del primer plano para obtener reflejos blancos que aporten volumen a la figura, apreciables en la estampa definitiva. Curiosamente, el carácter sexual que tenía el primer dibujo y que posteriormente se perdió en el Sueño y en la estampa, recobra su sentido con la inclusión del título Están calientes.

Los comentarios manuscritos contemporáneos ya pusieron de manifiesto la identificación de los protagonistas con los monjes y sus vicios. Así, el comentario del Museo del Prado dice: «Tal prisa tienen de engullir que se las tragan hirviendo. Hasta en el uso de los placeres son necesarias la templanza y la moderación». Más sarcástico, como es habitual, el manuscrito de la Biblioteca Nacional comenta: «Los Frayles estupidos se atracan bien en sus refectorios, y se rien del mundo; ¡que han de hacer después si no estar calientes!». En ambos comentarios se alude de forma explícita a la incontinencia de los frailes, y a la vista del dibujo del Álbum de Madrid es evidente que Goya no solo se estaba refiriendo a la gula sino también a la lujuria. No en vano el término «caliente» alude, según el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes de Esteban Terreros (Madrid, 1786-93) a «las hembras de los animales que están en celo, y también al que está encendido por una pasión». Asimismo y en argot, «estar caliente» se puede aplicar a quien ha bebido demasiado.

Uno de los temas presentes en la literatura satírica del siglo xviii son los vicios de los religiosos, hacia los que se generó una corriente ideológica contraria que veía en ellos un elemento entorpecedor de las reformas ilustradas. El número excesivo de frailes acarreó la existencia de un nutrido grupo de personas sin actividad, que suponían una carga para el resto de la sociedad, obligada a mantener a esas «manos muertas». La crítica a la ignorancia y a los vicios de los frailes fue un tema frecuente en la literatura y en el arte europeo a lo largo del siglo XVIII. Así, por ejemplo, las novelas de Voltaire La Religieuse (1796) y de Lewis El monje (1795) abordaron estos temas. Paralelamente, en España aparecieron publicaciones como el poema satírico de Samaniego Descripción del convento de Carmelitas de Bilbao llamado El Desierto (1791), identificado como una posible fuente de la obra goyesca: «Tableros humeantes, / coronados de platos y tazones, / con anguilas, lenguados y salmones / [...] / conque el enjambre privado mantiene / tanto zángano gordo como tiene».

Goya no pretende representar la realidad observada y luego deformada como en otras estampas, ya que los frailes son figuras fantásticas sacadas del sueño que, precisamente por ser fantásticas, provocan mejor la emoción crítica y satírica que el artista desea generar en el espectador. Del mismo modo, las estampas satíricas inglesas, muy difundidas por Europa y que Goya pudo ver en casa de Sebastián Martínez en Cádiz o en la biblioteca de Moratín, quien había visitado recientemente Inglaterra, pudieron haber influido en la obra goyesca; pero a diferencia de las críticas concretas de las estampas de William Hogarth, Thomas Rowlandson o James Gillray, Goya hace una sátira más general de los vicios y corrupción de la Iglesia, de su glotonería y su apetito sexual.”

J.M. Matilla, “Caricatura alegre / Sueño 25. Sueño de unos hombres que se nos comían / Están calientes”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 136-137, n. 22-25.

P. d’Achiardi, Les dessins de D. Francisco Goya y Lucientes au Musée du Prado à Madrid. 1ère livraison (Les Caprices), Roma: D. Anderson, 1908, il. VIII.

L. Delteil, Goya, vol. XIV de Le peintre graveur illustré (XIXe et XXe siécles), París, 1922. Reed. Nueva York: Collector editions–Da Capo Press, 1969, n. 50.

A.L. Mayer, Francisco de Goya, trad. M. Sánchez Sarto, Barcelona: Labor, 1925, p. 229, n. 14.

F.J. Sánchez Cantón, Guías del Museo del Prado. II. Sala de los dibujos de Goya, Madrid: Museo del Prado, 1928, n. 443.

F.J. Sánchez Cantón, “Los dibujos del viaje a Sanlúcar”, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, XXXVI (1928) 19-21 [21].

H.B. Wehle, “Drawings from the Larger Sanlúcar Sketchbook (1796-1797)”, en Fifty Drawings by Francisco Goya, “Papers” 7, Nueva York: The Metropolitan Museum of Art, 1938, p. 8-10, 14, n. ant. 64.

P. Gassier, “2. Grand Album de Sanlucar”, en A. Malraux, Dessins de Goya au Musée du Prado, Ginebra: Skira, 1947, s.p., n. 15.

F.J. Sánchez Cantón, Los Caprichos de Goya y sus dibujos preparatorios, Barcelona: Instituto Ametller de Arte Hispánico, 1949, p. 29, il. 13A.

J. López-Rey, “The Madrid Sketchbook”, en Goya’s Caprichos: Beauty, Reason and Caricature, Princeton: Princeton University Press, 1953, v. 1, p. 27-51 [40]; v. 2, il. 43.

F.J. Sánchez Cantón, Los dibujos de Goya reproducidos a su tamaño y su color. Tomo I, Estudios para Los Caprichos, Los Desastres de la guerra, La Tauromaquia y dibujos no grabados, Madrid: Museo del Prado, 1954, n. 20.

E. Helman, Trasmundo de Goya, Madrid: Revista de Occidente, 1963. Ed. corregida y aumentada en Madrid: Alianza Editorial, 1983, p. 132.

E.A. Sayre, “Eight Books of Drawings by Goya”, The Burlington Magazine, CVI (1964) 22-23, 28, n. 63.

P. Gassier y J. Wilson-Bareau, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, comprenant l’oeuvre complet illustré, Friburgo: Office du Livre, 1970. Ed. en español, Vida y obra de Francisco Goya: reproducción de su obra completa, pinturas, dibujos y grabados, Barcelona: Juventud, 1974, n. 423.

P. Gassier, Dibujos de Goya. Los álbumes, Barcelona: Noguer, 1973, p. 131-132, n. 68, il. p. 95.

E.A. Sayre, The Changing Image: Prints by Francisco Goya, Boston: Museum of Fine Arts, 1974, p. 76, n. 48.

E. Lafuente Ferrari, Goya: dibujos, Madrid: Sílex, 1980, n. 8.

H. Hohl, “Goya als Zeichner und Graphiker”, en W. Hofmann, Goya. Das Zeitalter der Revolutionen. 1789-1830, Munich: Prestel Verlag; Hamburgo: Hamburger Kunsthalle, 1980, p. 269, n. 224b.

J. Camón Aznar, Francisco de Goya. Tomo III: 1797-1812, Zaragoza: Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1981, p. 16.

R. Wolf, Goya and the Satirical Print, in England and on the Continent, 1730 to 1850, Boston: Boston College Museum of Art, 1991, p. 34-39.

J. Wilson-Bareau, Goya: la década de los Caprichos. Dibujos y aguafuertes, Madrid: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1992, p. 248-253, n. 148.

J. Held, “Erotismo grotesco. Las caricaturas tempranas de Goya”, en Permanencia de la memoria. Cartones para tapiz y dibujos de Goya, Zaragoza: Gobierno de Aragón, 1997, p. 22, 26.

J. Blas, J.M. Matilla, J.M. Medrano, El libro de los Caprichos: dos siglos de interpretaciones (1799-1999): catálogo de los dibujos, pruebas de estado, láminas de cobre y estampas de la primera edición, Madrid: Museo Nacional del Prado, 1999, p. 110-115 [111].

J.M. Matilla y J. Blas, Os Caprichos de Goya. Desenhos e Gravuras do Museu do Prado e da Calcografia Nacional de Espanha, Lisboa: Fundaçao Centro Cultural de Belem, 2001, p. 54-59.

C. García Saiz (dir.), Siglo XVIII: España, el sueño de la razón, Madrid: Fundación Arte Viva; Rio de Janeiro: Viva.com Arte y Ciudadanía, 2002, p. 432.

G. Maurer, “Caricatura alegre. Fröhliche Karikatur”, en Goya. Prophet der Moderne, Colonia: Dumont; Berlín: Staatliche Museen zu Berlin, 2005, p. 168, n. 50.

J. de Prada Pareja, Goya y las Pinturas Negras desde la Psicología de Jung, Madrid: Editores Asociados para la Divulgación Literaria, 2008, p. 132, il. p. 129.

M.B. Mena Marqués, “Álbum de Madrid, o Álbum B 63. Caricatura alegre”, en Goya en tiempos de guerra, Madrid: Museo del Prado, 2008, p. 144-145, n. 8.

V. Bozal, “Dibujos grotescos de Goya”, Anales de Historia del Arte (Universidad Complutense, Madrid), vol. extraordinario (2008) 407-426 [408-409, il. 2].

Y. Otaka,  “Caricatura alegre”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués y H. Murakami (dir.), Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado, Tokio, The National Museum of Western Art, Tokio: The Yomiuri Shimbun, 2011, p. 130, n. 30.

J.M. Matilla, “Caricatura alegre / Sueño 25. Sueño de unos hombres que se nos comían / Están calientes”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 136-137, n. 22-25.

1974. Boston. Museum of Fine Arts. The Changing Image. Prints by Francisco Goya.

1975. Ottawa. National Gallery of Canada. The Changing Image. Prints by Francisco Goya.

1980. Hamburgo. Hamburger Kunsthalle. Goya. Das Zeitalter der Revolutionen. Kunst um 1980 (1789-1830).

1992. Madrid. Calcografía Nacional, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Goya. La década de los Caprichos. Dibujos y aguafuertes.

1994. Madrid. Museo Nacional del Prado. Goya. El cuaderno italiano.

1994. Gijón. Palacio de Revillagigedo, Centro Cultural Cajastur. Goya. El cuaderno italiano.

1999-2000. Madrid. Museo Nacional del Prado. Francisco de Goya. El proceso creativo de los Caprichos.

2001. Lisboa. Centro Cultural de Belém. Os Caprichos de Goya. Desenhos e Gravuras do Museu do Prado e da Calcografia Nacional de Espanha.

2005. Berlín. Alte Nationalgalerie. Goya. Prophet der Moderne.

2005-06. Viena. Kunsthistorisches Museum. Goya. Prophet der Moderne.

2008. Madrid. Museo Nacional del Prado. Goya en tiempos de guerra.

2011-12. Tokio, The National Museum of Western Art. Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado.

2012. Barcelona, Fundación La Caixa, Goya: Luces y Sombras.

Dibujo preliminar para Caprichos, 13, Estan calientes

En el margen superior derecho del soporte principal, a pincel, tinta china: “63”. En el margen inferior, a pincel, tinta china: “Caricatura alegre”.

DIBUJO PREPARATORIO CAPRICHOS, 13

Sueños, 25, Museo del Prado, D03918

DIBUJO PREPARATORIO CAPRICHOS, 13

Museo del Prado, D04232

PRUEBA DE ESTADO ANTES DE BRUÑIR EL AGUATINTA

Caprichos, 13, Museo del Prado, G01933

LÁMINA

Caprichos, 13

Cobre, recubrimiento electrolítico de acero, 219 x 153 mm, 512.30 g.

Calcografía Nacional, Madrid, 3439

PRIMERA EDICIÓN

Caprichos, 13, Museo del Prado, G02101

OTROS EJEMPLARES EN EL MUSEO DEL PRADO

Caprichos, 13, 2ª ed., G00682

Última modificación: 10-09-2012 | Registro creado el 02-07-2012

Presiona Esc para salir