Aparicion que le abla. Mal Sueño

Ficha técnica

Número de catálogo
D04133
Autor
Francisco de Goya
Título
Aparicion que le abla. Mal Sueño
Fecha
1825-1828 c.
Serie

Álbum de Burdeos I o Álbum G, 12 (?) [a]

Técnica
Lápiz negro y lápiz litográfico
Soporte
Papel verjurado agrisado
2ºSoporte
Papel continuo rosado
Medidas
191 x 151 mm / 191 x 151 mm [2º soporte]
Procedencia
Javier Goya, Madrid, 1828; Mariano Goya, Madrid, 1854; Federico de Madrazo y/o Román Garreta, Madrid, c. 1855-1860; Museo de la Trinidad, Madrid, 5-4-1866; Museo del Prado, 1872.
Forma ingreso

Incorporación de las colecciones del Museo de la Trinidad a los fondos del Museo del Prado el 22 de marzo de 1872. El Museo de la Trinidad había adquirido en 1866 un importante lote de ciento ochenta y seis dibujos de Goya propiedad de Román Garreta, cuñado de Federico de Madrazo, entre los que se encontraban trece diseños del Álbum G.

Referencias Catalográficas

Gassier-Wilson: 1720

Sánchez Cantón: 396

Gassier: I 417

La leyenda “Aparicion qe le abla” y la inscripción superpuesta “Mal Sueño” se consideran autógrafos de Goya. La numeración “178” a lápiz compuesto en el margen inferior ha sido atribuida a Román Garreta. Adherido a una hoja de papel rosado perteneciente a uno de los cuadernos que probablemente compuso Javier Goya.

Gassier no pudo descifrar el texto subyacente a “Mal Sueño”. Apuntó, además, que el adjetivo “Mal” había sido añadido con posterioridad por Goya, completando el sentido del sustantivo “Sueño”. Wilson-Bareau identificó la leyenda primigenia del artista, transcribiéndola casi con exactitud: “Aparicion qe habla”.

Por otra parte, la inexistencia de numeración autógrafa ha dificultado la ubicación del dibujo en la serie. Mayer sugirió, con dudas, el número 12. En la posición 12 del álbum lo colocaron Gassier y Wilson. Sin embargo, en su repertorio sobre los dibujos de Goya, Gassier no mantuvo el criterio, reconociendo la carencia de elementos fehacientes para ubicar el diseño, motivo por el que propuso la nominación Álbum G, a.

Rodríguez Torres interpretó la imagen como representación de las agudas cefaleas padecidas por saturnismo, enfermedad que aquejó a Goya, producida por envenenamiento con el plomo contenido en los pigmentos.

up

“La concisa inscripción de mano del artista, Mal Sueño, sustituye al primer título, del que apenas quedan huellas: Aparicion que habla. Es la reflexión que se hace Goya para fijar el significado de este dibujo del Álbum G de Burdeos, seguramente con vistas a una posible edición como un conjunto de estampas. A la izquierda, el protagonista envuelto en una amplia capa se encuentra en un lugar indefinido, sentado tal vez junto a la cama de blanda e irregular superficie. Al hombre se le eriza el cabello por el súbito terror provocado por la cabeza suspendida en el aire, picoteada por los pájaros. La expresión de pavor e incredulidad del protagonista, concentrado en lo que ha visto en el sueño más que en lo que le rodea, concuerda con el gesto irritado de su mano ante lo que entiende que va a ser el futuro al que teme, bien expresado en su «mal sueño».

Con el cambio de título, Goya dio la vuelta al sentido de su primera anotación, que aludía originalmente al mundo sobrenatural de las apariciones, aclarando que se trataba de un sueño y por tanto que es producto exclusivo del cerebro, algo que había empezado a intuirse a fines del siglo xviii en la frontera del conocimiento científico. Vuelve Goya aquí al tema del «Sueño», que había sido ya con anterioridad su modo de traducir la desconfianza del nuevo hombre, surgido de la Revolución Francesa, a lo más oculto de su pensamiento, expresado magistralmente en El sueño de la razón (Capricho 43). Ahora, después de la sombría experiencia de la guerra de la Independencia y de la represión absolutista de Fernando VII contra sus ciudadanos de pensamiento avanzado, Goya introdujo la angustia como novedad. En el Álbum C, en torno a los años de la guerra, en 6ª con pesadilla (GW1282), presentó a una mujer atacada por una nube de agitados murciélagos, mientras que en Mal sueño los siete pájaros que ha definido con gran precisión no son las habituales aves malignas de la noche, sino siete pequeños gorriones inofensivos que, sin embargo, transportan y picotean por el aire a la cabeza ensoñada. Las sombras que Goya dibuja alrededor de la misma no indican en este caso que esté rodeada de luz, sino que sugieren la velocidad de pesadilla de su traslado y el desdoblamiento del protagonista en su sueño, al que no mira, por estar en su interior.

Goya ha sabido representar con su imagen la naturaleza especial de los sueños, que le interesaron toda su vida. Es posible que recordase algunos de los más célebres, ya que en este caso hay elementos cercanos al sueño explicado por José al copero del faraón, en el que las aves comían del cesto que aquél llevaba sobre la cabeza, para continuar comiéndoselo después de su ejecución, como le había anunciado José: «Y las aves comerán tu carne sobre ti» (Génesis, 40, 17-19). En Mal sueño los gatos son esenciales, aunque no revisten el significado de otras composiciones de Goya en que su malignidad era evidente. Aquí son pequeños, tiernos y pacientes, acompañan a su amo e indican con su actitud que, en contra de la tradición que les cree sensibles a las apariciones sobrenaturales, no han presentido la visión de ultratumba, que sí estremece a su amo por tratarse en realidad de su sueño. Sueño aterrador porque el hombre, tal vez Goya mismo, siente que su cabeza se ha separado del cuerpo y que por ese motivo no controla ya sus pensamientos. El dibujo es por ello un análisis magistral del desvarío que puede producir la edad, la enfermedad o tal vez la perversidad.”

M. Mena Marqués, “Mal sueño”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 276, n. 80

up

Colección de cuatrocientas cuarenta y nueve reproducciones de cuadros, dibujos y aguafuertes de Francisco de Goya, precedidos de un epistolario del gran pintor y de las noticias biográficas publicadas por Francisco Zapater y Gómez, Madrid: Saturnino Calleja, 1924, n. 375.

A.L. Mayer, Francisco de Goya, trad. M. Sánchez Sarto, Barcelona: Labor, 1925, p. 233, n. 289.

F.J. Sánchez Cantón, Guías del Museo del Prado. II. Sala de los dibujos de Goya, Madrid: Museo del Prado, 1928, n. 396.

J. Adhémar, Goya: exposition de l’oeuvre gravé, de peintures, de tapisseries et de cent dix dessins du Musée du Prado, París: Bibliothèque nationale de France, 1935, p. 47, n. 294.

P. Gassier, “IV. B) Dessins au crayon noir, numérotés par Goya, avec légendes (Bordeaux, 1824/1828)”, en A. Malraux, Dessins de Goya au Musée du Prado, Ginebra: Skira, 1947, s.p., n. 188.

F.J. Sánchez Cantón, Los dibujos de Goya reproducidos a su tamaño y su color. Tomo II, Dibujos para Los Disparates, dibujos no grabados, estudios para pinturas y varios, Madrid: Museo del Prado, 1954, n. 430.

P. Gassier y J. Wilson-Bareau, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, comprenant l’oeuvre complet illustré, Friburgo: Office du Livre, 1970. Ed. en español, Vida y obra de Francisco Goya: reproducción de su obra completa, pinturas, dibujos y grabados, Barcelona: Juventud, 1974, n. 1720.

P. Gassier, Dibujos de Goya. Los álbumes, Barcelona: Noguer, 1973, p. 572, n. 417, il. p. 557.

E. Lafuente Ferrari, Goya: dibujos, Madrid: Sílex, 1980, p. 220-221, n. 85.

W. Hofmann, “Mal sueño”, en Goya. Das Zeitalter der Revolutionen. 1789-1830, Munich: Prestel Verlag; Hamburgo: Hamburger Kunsthalle, 1980, p. 73, n. 20.

M. Stuffmann, Goya: Zeichnungen und Druckgraphik, Frankfurt: Stadelschen Kunstinstitut, 1981, p. 225, n. L 91.

J. Camón Aznar, Francisco de Goya. Tomo IV: 1812-1828, Zaragoza: Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1982, p. 170.

M.T. Rodríguez Torres, Goya. Entre sueños, chanzas y realidad, Madrid: Ars Magna, 1996, p. 25-28, il. 22.

J. Wilson-Bareau, Goya: Drawings from his Private Albums, Londres: Hayward Gallery, 2001, p. 196-197, n. 94, il. 94 (p. 146).

M.B. Mena Marqués, “Mal sueño. Albtraum”, en Goya. Prophet der Moderne, Colonia: Dumont; Berlín: Staatliche Museen zu Berlin, 2005, p. 321, n. 144.

M. Mena Marqués, “Mal sueño”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués y H. Murakami (dir.), Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado, Tokio, The National Museum of Western Art, Tokio: The Yomiuri Shimbun, 2011, p. 274, n. 114.

M. Mena Marqués, “Mal sueño”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 276, n. 80

up

1935. París. Bibliothèque nationale de France. Goya. Exposition de l’oeuvre gravé, de peintures, de tapisseries et de cent dix dessins du Musée du Prado.

1980. Hamburgo. Hamburger Kunsthalle. Goya. Das Zeitalter der Revolutionen. Kunst um 1980 (1789-1830).

1981. Frankfurt a.M. Städtische Galerie im Städelschen Kunstinstitut. Goya. Zeichnungen und Druckgraphik.

2001. Londres. Hayward Gallery. Goya. Drawings from his Private Albums.

2005. Berlín. Alte Nationalgalerie. Goya. Prophet der Moderne.

2005-06. Viena. Kunsthistorisches Museum. Goya. Prophet der Moderne.

2011-12. Tokio, The National Museum of Western Art. Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado.

2012. Barcelona, Fundación La Caixa, Goya: Luces y Sombras

up

Remate, gran corazón con trébol (fragmento), 54 x 41 mm; papel probablemente fabricado en molinos franceses –marca de agua derivada de las filigranas holandesas con las armas de la ciudad de Ámsterdam–.

up

En el recto del soporte principal, debajo de la imagen, margen inferior izquierdo, apenas visible, a lápiz negro: “Aparicion qe le abla”. Sobrepuesta a dicha inscripción, a lápiz negro: “Mal Sueño”. En el margen inferior derecho, a lápiz compuesto: “178”. Fragmento del sello de la Dirección del Museo Nacional de Pinturas (Museo de la Trinidad), estampado con tinta azulada en el borde superior. En el verso del 2º soporte, próximo al margen inferior, a lápiz compuesto: “396”.

up
Última modificación: 10-09-2012 | Registro creado el 02-07-2012

Presiona Esc para salir