El lego de los patines

Ficha técnica

Número de catálogo
D04117
Autor
Francisco de Goya
Título
El lego de los patines
Fecha
1825-1828 c.
Serie

Álbum de Burdeos II o Álbum H, 28

Técnica
Lápiz negro
Soporte
Papel verjurado agrisado
2ºSoporte
Papel continuo rosado
Medidas
192 x 147 mm / 192 x 147 mm [2º soporte]
Procedencia
Javier Goya, Madrid, 1828; Mariano Goya, Madrid, 1854; Federico de Madrazo y/o Román Garreta, Madrid, c. 1855-1860; Museo de la Trinidad, Madrid, 5-4-1866; Museo del Prado, 1872.
Forma ingreso

Incorporación de las colecciones del Museo de la Trinidad a los fondos del Museo del Prado el 22 de marzo de 1872. El Museo de la Trinidad había adquirido en 1866 el importante lote de ciento ochenta y seis dibujos de Goya propiedad de Román Garreta, cuñado de Federico de Madrazo, entre los que se encontraban veintinueve diseños del Álbum H.

Referencias Catalográficas

Gassier-Wilson: 1790

Sánchez Cantón: 379

Gassier: I 444

El número “18”, corregido a “28”, a lápiz negro se considera autógrafo de Goya. La numeración “170” a lápiz compuesto en el ángulo inferior ha sido atribuida a Román Garreta. Adherido a una hoja de papel rosado perteneciente a uno de los cuadernos probablemente compuesto por Javier Goya.

El título El lego de los patines fue propuesto por Sánchez Cantón.

up

“El dibujo representa a un monje patinando y es el número «28» del denominado Álbum de Burdeos II o Álbum H, segunda serie de dibujos realizados por Goya en Burdeos. Una vez más, Goya lanzó una aguda crítica contra el clero, como en el dibujo anterior (cat. n.º 84), cuya influencia se había fortalecido de nuevo durante el reinado de Fernando VII y sobre todo a partir de 1823, fin del Trienio Liberal.

El patinaje era un divertimiento popular sobre todo en Holanda en el siglo xvi y tema frecuente en la pintura holandesa de aquel siglo, como en los cuadros de Brueghel el Viejo y el Joven, difundido también por grabados. En los siglos xvii y xviii alcanzó gran popularidad en los demás países europeos del norte. Sin embargo, no existen testimonios referentes a su práctica en España durante la vida de Goya, si bien en la época de la posguerra se vendieron en Madrid patines importados de Inglaterra (Diario de Madrid, 19 de diciembre de 1818, p. 7), y se describía en varios diarios y revistas españoles basándose en libros de viajes a países del norte. El patinaje forma parte también del libro del francés Jean Augustin Amar du Rivier, cuya versión española titulada La gimnástica o escuela de la juventud: tratado elemental de juegos, de exercicios considerados en razón de su utilidad física y moral, fue publicada en Madrid en 1807 con una dedicatoria al director general del Real Semanario de Nobles de Madrid. Aquí el patinaje aparece en la sección «El equilibrio y balanceo», elogiado como uno «de los mejores ejercicios gimnásticos » por «la pureza del ayre, lo intenso del frio, la circulación mas acerada de los humores y la sangre, la tensión de los músculos, y los movimientos circulares que forman los patineros, el regocijo que les anima; en una palabra, todo debe influir necesariamente no solo en el fisico, sino en el moral del hombre» (Amar du Rivier 1807, p. 236).

Goya, sin embargo, ha convertido esta diversión popular en una escena grotesca al representar a un monje patinando, vestido con su hábito monacal debajo del cual lleva unos pantalones largos, cubierta la cabeza con un gorro y colgando de su cinturón una bolsa seguramente de dinero o de otras preciosidades como las que se mencionan en una sátira contra los clérigos publicada en el n.º 23 de El Zurriago (p. 1), revista liberal publicada entre los años 1820 y 1823. Las manos del monje están cubiertas por el manto, así que le resulta difícil mantener el equilibrio sobre los patines, cuyas cuchillas alargó Goya considerablemente. El exagerado movimiento y la postura inestable, junto con la obtusa y contenta expresión de la cara, de rasgos caricaturescos, confieren un carácter absurdo a este personaje que se dedica a una de las actividades estimadas como útiles para la salud física y moral. Fracasa, sin embargo, su intento de incorporar algo de la ética de la Ilustración y de la sociedad moderna, considerada aquí como incompatible con el riguroso rechazo por parte del clero de cualquier forma de progreso.

La firma de Goya trazada exactamente debajo del pie elevado del monje sugiere, con el ingenioso humor del artista, que el patinador le podría aplastar si antes no se cae, lo que parece seguro al encontrarse Goya en un país más liberal. Esta sutil provocación recuerda también la fracasada denuncia que le había presentado la Inquisición después de la publicación de sus Caprichos en 1799, denuncia neutralizada gracias a la adquisición en 1803 de las láminas de cobre de esta serie por el rey, su protector, que incluso pudo haberla encargado (Yriarte 1867, p. 43; Maurer 2006a, pp. 184 y ss.).”

G. Maurer, “El lego de los patines”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 290, n. 85

up

F.J. Sánchez Cantón, Guías del Museo del Prado. II. Sala de los dibujos de Goya, Madrid: Museo del Prado, 1928, n. 379.

F. Boix y F.J. Sánchez Cantón, Museo del Prado. Goya. I. Cien dibujos inéditos, Madrid: Museo del Prado, 1928, il. 96.

J. Adhémar, Goya: exposition de l’oeuvre gravé, de peintures, de tapisseries et de cent dix dessins du Musée du Prado, París: Bibliothèque nationale de France, 1935, p. 47, n. 293.

P. Gassier, “IV. A) Dessins au crayon noir numérotés par Goya, sans légendes (1824-1828)”, en A. Malraux, Dessins de Goya au Musée du Prado, Ginebra: Skira, 1947, s.p., n. 169.

F.J. Sánchez Cantón, Los dibujos de Goya reproducidos a su tamaño y su color. Tomo II, Dibujos para Los Disparates, dibujos no grabados, estudios para pinturas y varios, Madrid: Museo del Prado, 1954, n. 300.

P. Gassier y J. Wilson-Bareau, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, comprenant l’oeuvre complet illustré, Friburgo: Office du Livre, 1970. Ed. en español, Vida y obra de Francisco Goya: reproducción de su obra completa, pinturas, dibujos y grabados, Barcelona: Juventud, 1974, n. 1790.

X. de Salas, El arte de Goya, Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores, 1971, n. 144.

P. Gassier, Dibujos de Goya. Los álbumes, Barcelona: Noguer, 1973, p. 639-640, n. 444, il. p. 600.

E. Lafuente Ferrari, Goya: dibujos, Madrid: Sílex, 1980, p. 236-237, n. 93.

J. Camón Aznar, Francisco de Goya. Tomo IV: 1812-1828, Zaragoza: Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1982, p. 184.

G. Maurer, “El lego de los patines”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués y H. Murakami (dir.), Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado, Tokio, The National Museum of Western Art, Tokio: The Yomiuri Shimbun, 2011, p. 288, n. 120.

G. Maurer, “El lego de los patines”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación "la Caixa", Barcelona: Obra Social "la Caixa"-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 290, n. 85

up

1935. París. Bibliothèque nationale de France. Goya. Exposition de l’oeuvre gravé, de peintures, de tapisseries et de cent dix dessins du Musée du Prado.

1971-72. Tokio. The National Museum of Western Art. El arte de Goya = Goya ten katarogu iinkai.

1972. Kioto. Kyoto Municipal Museum of Art. El arte de Goya = Goya ten katarogu iinkai.

2010. Milán. Palazzo Reale di Milano. Goya e il mondo moderno.

2011-12. Tokio, The National Museum of Western Art. Goya: Luces y Sombras. Obras Maestras del Museo del Prado.

2012. Barcelona, Fundación La Caixa, Goya: Luces y Sombras

up
up

Cruz de san Andrés entre dos leones rampantes, variante del escudo de armas de Ámsterdam (fragmento), 38 x 79 mm; papel probablemente fabricado en molinos franceses, a partir de la simplificación de la marca de agua con las tres cruces de san Andrés en una sola [filigranas con las armas de Ámsterdam en W.A. Churchill, Watermarks in Paper in Holland, England, France, etc., in the XVII and XVIII Centuries and Their Interconnection, Nieuwkoop: B. de Graaf, 1985, n. 1-70, versión con cruz única n. 72].

up

En el recto del soporte principal, próximo al margen superior derecho, a lápiz negro: “28”, la cifra “2” corregida sobre “1”. Debajo de la imagen, margen derecho inferior, firma del artista, a lápiz negro: “Goya”. Próximo al ángulo inferior derecho, a lápiz compuesto: “170”. Fragmento del sello de la Dirección del Museo Nacional de Pinturas (Museo de la Trinidad), estampado con tinta azulada en el borde superior. En el verso del 2º soporte, interior de la hoja, a lápiz compuesto: “379”. En el margen inferior, a lápiz compuesto: “379”.

up
Última modificación: 10-09-2012 | Registro creado el 02-07-2012

Presiona Esc para salir