No hubo remedio

Ficha técnica

Número de catálogo
G02112
Autor
Francisco de Goya
Título
No hubo remedio
Fecha
1797-1799
Serie

Caprichos [estampa], 24

Edición
1ª ed., Madrid, 1799
Técnica
Aguafuerte y aguatinta bruñida
Soporte
Papel verjurado ahuesado
Medidas
215 x 150 mm [huella] / 306 x 201 mm [papel]
Procedencia
Colección Plácido Arango; Museo del Prado, 1991 [G02089 a G02168].
Forma ingreso

Donación Plácido Arango, OM 5-XII-1991.

Referencias Catalográficas

Gassier-Wilson: 499

Harris: 59.III.1

Libro de ochenta estampas encuadernadas en piel (313 x 208 x 24 mm), nervios dorados, tejuelo en segundo entrenervio con inscripción “CAPRICHOS / DE / GOYA”, papel de aguas en guardas.

up

EXPLICACIONES MANUSCRITAS

P: A esta S.ta S.ra1 la persiguen de muerte! despues de escrivirla la vida la sacan en triunfo. Todo se lo merece, y si lo hacen p.r afrentarla es tiempo perdido. Nadie puede abergonzar a quien no tiene berguenza.

BN: El bajo pueblo es el que se divierte con las encorozadas2, que solo se castigan si son pobres y feas; entonces no hay remedio.

A: Encorozada: era pobre y fea, ¿cómo había de haber remedio?

CN: Una muger salio encorbata3: era pobre y no hubo remedio.

1. Santa señora.

2. Encorozadas son las que llevan puesta una coroza, “cierto género de capirote o cucurucho, que se hace de papel engrudado, y se pone en la cabeza por castigo, y sube en disminución, poco más o menos de una vara, pintadas en ella diferentes figuras conforme el delito del delincuente; que ordinariamente son judios, hereges, hechiceros, embusteros y casados dos veces, consentidores y alcahuetes” (Academia Española, Diccionario de Autoridades, Madrid, 1726-1739).

3. El autor del comentario realiza un símil entre la corbata “y la horca que sujeta la cabeza de la penitenciada”.

up

Nataniel Jomtob [i.e. A. Puigblanch], La Inquisición sin máscara, Cádiz, 1811. Recogido por N. Glendinnig en Goya y sus críticos, Madrid: Taurus, 1982, p. 76-77. —“En la célebre colección de estampas satíricas de D. Francisco Goya y Lucientes, pintor de Cámara de Carlos IV, conocida con el nombre de Caprichos, hay dos destinadas a la burla de la Inquisición. [La primera es la XXIII] En la segunda estampa, que es la XXIV, presenta a una mujer condenada a azotes por hechicera, la cual sale montada en un asno, desnuda de medio cuerpo arriba y con coroza, rodeada de ministros de justicia, y seguida del populacho. Lema: No hubo remedio. Ya vimos en la reflexión anterior [Capricho 23] que la fealdad, el mal pergueño eran para los inquisidores señales infalibles de bruxería. Dicha obra, a pesar del velo con que la cubrió su autor, ya figurando los objetos en caricatura, ya aplicándoles inscripciones indirectas o vagas, fue delatada a la Inquisición. No se perdieron sin embargo las láminas o planchas, porque el Sr. Goya se apresuró a ofrecerlas al rey, y éste las mandó depositar en el instituto de la calcografía”—.

A. de Montgolfier, “Reseña del libro A Year in Spain by a Young American, de Alexander Slidell Mackenzie”, Revue Enciclopedique, 50 (1831) 328-331. Citado por Enrique Lafuente Ferrari, Antecedentes, coincidencias e influencias del arte de Goya. Catálogo ilustrado de la exposición celebrada en 1932 ahora publicado con un estudio preliminar sobre la situación y la estela del arte de Goya, Madrid, 1947, p. 301-302. También recogido y traducido por Nigel Glendinnig en Goya y sus críticos, Madrid: Taurus, 1982, p. 86-87. —“Y, ¿qué cosa más horrible que el cuadro de Goya de una penitente que está siendo conducida a un auto de fe? Lleva el cuello aprisionado, rígido, dentro de un collarón de hierro; se ve abligada a mantener la cabeza erguida a pesar del inevitable abandono de fuerzas que experimenta. Tiene las manos atadas a la barra de metal que sostiene el collarón, y va montada en un burro. La tortura y los interrogatorios han dejado su impronta en su rostro, que se muestra intimidado a consecuencia del dolor, la humillación y el miedo. Guardias sin expresión la escoltan a ambos lados y podemos oír los gritos feroces del populacho. Sus bocas lanzan insultos, alzan sus puños, y su risa despectiva está llena de ira religiosa. No hubo remedio, dice el pintor fríamente; y uno se estremece al pensar en un país donde el suplicio es la prueba más fehaciente de la convicción religiosa”—.

M.G. Brunet, Étude sur Francisco Goya. Sa vie et ses travaux. Notice biographique et artistique accompagnée de photographies d’aprés les compositions de ce maitre, París: Aubry, 1865, p. 35. —Comentario del Prado. De acuerdo con el artículo anterior de la Revue Enciclopedique, Brunet identifica al personaje con una alcahueta expuesta a la vergüenza en las calles—.

P. Lefort, “Essai d’un catalogue raisonné de l’oeuvre gravé et lithographié de Francisco de Goya. Première Partie. Pièces publiées en séries. Les Caprices. Nos 1 a 80”, Gazette des Beaux-Arts, IX, 22 (1867) 205. —Comentario del Prado—.

P. d’Achiardi, Les dessins de D. Francisco Goya y Lucientes au Musée du Prado à Madrid. 1ère livraison (Les Caprices), Roma: D. Anderson, 1908. —Comentario del Prado—.

A. Beruete y Moret, Goya grabador, vol. III de Goya, Madrid: Blass, 1918, p. 44. —Comentario del Prado. “En las últimas tiradas la media tinta del fondo ha perdido su vigor, resultando la estampa desentonada”—.

L. Delteil, Goya, vol. XIV de Le peintre graveur illustré (XIXe et XXe siécles), París, 1922. Reed. Nueva York: Collector editions–Da Capo Press, 1969, n. 61. —Estampas de edición sin biselar. Estampas de edición biseladas, posteriores a 1856—.

J. Adhémar, Goya: exposition de l’oeuvre gravé de peintures, de tapisseries et de cent dix dessins du Musée du Prado, París: Bibliothèque Nationale, 1935, p. 8. —Comentario del Prado. Puede referirse al comportamiento de la reina—.

F.S. Wight, “The Revulsions of Goya: Subconscious Communications in the Etchings”, The Journal of Aesthetics & Art Criticism, v. V, 1 (1946) 1-12 [“1. The Caprices”].

J. López-Rey, Goya’s Caprichos: Beauty, Reason and Caricature, 2 vol., Princeton: Princeton University Press, 1953, p. 119-120. —Castigo de las prostitutas. Importancia de la luz que ilumina a la condenada—.

F.J. Sánchez Cantón, “Una docena de dibujos goyescos”, Archivo Español de Arte, XXVII (1954) 281-289. —Relación del Capricho 24 con el dudoso dibujo goyesco No se cogen truchas a bragas enjutas—.

E. Helman, Trasmundo de Goya, Madrid: Revista de Occidente, 1963. Ed. corregida y aumentada en Madrid: Alianza Editorial, 1983, p. 117-119. —Continuación directa de la acción y significación del Capricho 23. Comentarios del Prado y Ayala y otros no especificados. Título: referencia al intento fallido de Jovellanos de reformar la Inquisición durante su ministerio de Gracia y Justicia. Interpretación: desengaño común de todos los ilustrados que esperaban acabar con los ridículos procesos inquisitoriales, fomentados por la ignorancia y la superstición—.

T. Harris, Goya: Engravings and Lithographs, 2 vol.; vol. II, Catalogue Raisonné, Oxford: Bruno Cassirer, 1964, p. 94, n. 59. —II. Pruebas anteriores a la 1ª edición. III. Doce ediciones divididas en dos grupos: 1ª a 3ª; 4ª a 12ª.Comentario del Prado—.

P. Gassier y J. Wilson-Bareau, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, comprenant l’oeuvre complet illustré, Friburgo: Office du Livre, 1970. Ed. en inglés, The Life and Complete Work of Francisco Goya, with a Catalogue Raisonné of the Paintings, Drawings and Engravings, Nueva York: Reynal; Londres: Thames and Hudson, 1971. Reed. en Nueva York, 1981. Ed. en alemán, Frankfurt, 1971. Ed. en español, Vida y obra de Francisco Goya: reproducción de su obra completa, pinturas, dibujos y grabados, Barcelona: Juventud, 1974, n. 499.

W. Hofmann, Goya. Das Zeitalter der Revolutionen. 1789-1830, Munich: Prestel Verlag; Hamburgo: Hamburger Kunsthalle, 1980, p. 84, n. 30.

J.M.B. López Vázquez, Los Caprichos de Goya y su interpretación, Santiago de Compostela: Universidad, 1982, p. 113. —Fuente: Diego Saavedra Fajardo, Idea de un Príncipe Político y Christiano, Madrid, 1724. Interpretación: “Un tercer tipo de ingenios está conformado por aquellos que ‘son sobervios, y arrojados, y es menester apartarlos suavemente del precipicio’”—.

A.M. Virot, “Réflexions sur le regard dans les Caprices et les Peintures noires”, en Goya: regards et lectures, Aix-en-Provence: Université de Provence, 1982, p. 90. —Estudio compositivo a partir del análisis de la mirada—.

R. Alcalá Flecha, Literatura e ideología en el arte de Goya, Zaragoza: Diputación General de Aragón, 1988, p. 268-270. —Interpretación: después de la lectura de la sentencia (Capricho 23), se pasa a la ejecución (24). Representa a un condenado a la pena de flagelación, que en el siglo XVIII conocerá el sobrenombre de vergüenza. Crítica al Santo Oficio—.

C.J. Cela, Los Caprichos de Francisco de Goya, Madrid: Sílex, 1989, p. 60-61.

J. Wilson-Bareau, Goya: la década de los Caprichos. Dibujos y aguafuertes, Madrid: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1992, p. 164-165. —Grupo temático “víctimas y verdugos”. Primera edición, anterior a correcciones ortográficas, Brooklyn Museum. Consecuencia del Capricho 23. Aspectos técnicos y compositivos. Crítica a la crueldad del poder—.

N. Glendinning, “El arte satírico de los Caprichos; con una nueva síntesis de la historia de su estampación y divulgación”, en Caprichos de Francisco de Goya: una aproximación y tres estudios, Madrid: Calcografía Nacional, 1996, p. 29. —Analogía temática con el Capricho 23, aunque los coetáneos de Goya diferenciaron el sexo de los reos en una y otra imagen: mientras que fue habitual la identificación de la víctima de la estampa anterior con un hombre vendedor de polvos, Perico el Cojo, se asoció la figura central de esta obra con una mujer procesada por pobre y fea. La conversión del rostro de los alguaciles en caras de gatos denuncia la maldad de los servidores de la ley. La indumentaria de la víctima contraviene las normas sancionadas en mayo de 1792, según las cuales las condenadas a la pena de vergüenza pública estaban obligadas a “ir tapadas con un cendal capaz de cubrirlas lo que la honestidad pide, como son los pechos”—.

J. Blas, J.M. Matilla, J.M. Medrano, El libro de los Caprichos: dos siglos de interpretaciones (1799-1999): catálogo de los dibujos, pruebas de estado, láminas de cobre y estampas de la primera edición, Madrid: Museo Nacional del Prado, 1999, p. 160-163. —Catalogación y reproducción facsímil de los testimonios conservados del proceso creativo (dibujos, láminas y estampas). Reseña individualizada de la fortuna crítica de cada uno de los Caprichos durante los siglos XIX y XX—.

V.I. Stoichita y A.M. Coderch, Goya. The Last Carnival, Londres: Reaktion Books, 1999. Ed. en español, El último carnaval: un ensayo sobre Goya, Madrid: Siruela, 2000, p. 169-207, 209-237, 285-307. —“La farmacia de Goya: 1- Caprichos, vinagres y otras sales (aguas fuertes: primera hipótesis); 2- Sueños, caprichos, mal humor (aguas fuertes: segunda hipótesis); 3- Calle del desengaño número 1, noche sin luna (aguas fuertes: tercera hipótesis)”. “El carnaval del lenguaje: 1- El desengaño de la representación; 2- Decir o no decir; 3- Mostrar o no mostrar / ver o no ver”. “Ja-ja, jo-jo, ju-ju, ji-ji: 1- Los anteojos de Goya, 2- La risa de Goya”—.

J. Blas, R. Andioc, R. Centellas, Mirar y leer. Los Caprichos de Goya, Zaragoza: Diputación Provincial; Madrid: Calcografía Nacional; Pontevedra: Museo de Pontevedra, 1999, p. [116-117]. —Explicaciones manuscritas. Comentarios de la Calcografía Nacional, Biblioteca Universitaria de Zaragoza y Museo de Pontevedra—.

J.M.B. López Vázquez, “La representación de los naturales: generosos y altivos, bajos y abatidos, soberbios y arrojados y tímidos y umbrosos en ‘Los Caprichos’ de Goya”, en Universitas: Homenaje a Antonio Eiras Roel, Santiago de Compostela: Universidad de Santiago, 2002, p. 147-150. —Análisis iconográfico tomando como fuente la emblemática de Saavedra Fajardo—.

A. Molina y J. Vega, Vestir la identidad, construir la apariencia. La cuestión del traje en la España del siglo XVIII, Madrid: Ayuntamiento, 2004, p. 52, il. 15.

V. Bozal, Francisco Goya: vida y obra, Alcobendas (Madrid): Tf, 2005, v. 1, p. 191-230. —“El mundo de la noche”, “El verano de Sanlúcar”, “Caprichos”—.

A. Schulz, Goya’s Caprichos: Aesthetics, Perception, and the Body, Cambridge: Cambridge University Press, 2005. —“Re-Viewing Los Caprichos”, “From Expression to Caricature”, “Modes of Spectatorship”, “Inverting the Enlightenment Body”, “Concepts of the Grotesque”—.

L. Cirlot, “Comentarios a los Caprichos”, en Caprichos: Francisco de Goya. Estudios, Barcelona: Planeta; Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2006, p. 202-203.

J.M. Matilla, “Caprichos”, en Goya en tiempos de guerra, Madrid: Museo del Prado, 2008, p. 171, n. 21.

J. de Prada Pareja, Goya y las Pinturas Negras desde la Psicología de Jung, Madrid: Editores Asociados para la Divulgación Literaria, 2008, p. 158-159.

up

2008. Madrid. Museo Nacional del Prado. Goya en tiempos de guerra.

up

24. // Nohubo remedio.

up

Miguel Seguí y Riera

No hubo remedio

1884

Aguafuerte, aguatinta y rascador

Publicación: Goya. Los agua fuertes conocidos con el nombre de Caprichos y notas biográficas del autor, Barcelona: Centro Editorial Artístico, 1884

Biblioteca Nacional, Madrid, ER/6307

Salvador Dalí

Es un cuadro colosal

1973-1977

Reproducción en heliograbado del Capricho 24 de Goya, intervención con punta seca sobre la lámina reproducida y estarcido en color

Publicación: Los Caprichos de Goya de Dalí, París: Heinz Berggruen, 1977 (Fontenay-aux-Roses: Rigal, 1973-1977). Edición de 200 ejemplares venales + 10 pruebas de artista

Biblioteca Nacional, Madrid, Invent/76707

Jake & Dinos Chapman

Like A Dog Returns To Its Vomit 24

2005

Aguada de pigmentos opacos sobre una estampa del Capricho 24 de Goya correspondiente a una edición del siglo XX

Serie: Like A Dog Returns To Its Vomit, 2005. Ejemplar único

White Cube, Londres

up

LÁMINA

Cobre, recubrimiento electrolítico de acero, 219 x 152 mm, 572.79g

Calcografía Nacional, Madrid, 3450

up
Última modificación: 10-09-2012 | Registro creado el 02-07-2012

Presiona Esc para salir