Orden:

Las Majas

 

La exhibición pública de las dos pinturas de las Majas data de mediados del siglo XIX, cuando, tras haber sido incautadas a Manuel Godoy, su primer propietario documentado, y haber permanecido después ocultas durante dos décadas en dependencias del Tribunal de la Inquisición, fueron trasladadas a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando por Real Orden del 13 de abril de 1836. La maja vestida se expuso por primera vez en las salas públicas de la Academia con motivo de la exposición de 1840, lugar donde la contemplaron, entre otros, Louis Viardot, Théophile Gautier o Laurent Matheron, autores de las primeras referencias publicadas sobre la obra. En cambio, por razones de decoro, La maja desnuda no lo haría hasta inicios del último tercio de aquel siglo, cuando las pinturas comenzaron a alcanzar popularidad. Su indudable atractivo favoreció asimismo que surgieran distintas leyendas en torno a ellas, sobre todo con relación a la identidad de la modelo, que aún hoy, a pesar de haberse demostrado su inconsistencia, cuesta desterrar.

Restauradas en 1899 por Salvador Martínez Cubells, restaurador del Museo del Prado, ambas participaron en la exposición dedicada a Goya que organizó el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1900. Por Real Decreto del 12 de septiembre de 1901 se trasladaron al Museo del Prado donde, mostradas siempre en espacios relevantes de la planta principal del edificio, como la sala de la Familia de Carlos IV, entre otras, fueron consolidando su fama hasta constituir en los últimos años una de las imágenes más populares y difundidas de Goya, convirtiéndose en obras consustanciales a la esencia misma del Museo. Con numerosa bibliografía, tanto de carácter científico como divulgativo, son pinturas clave de la colección y objetivo fundamental de gran número de visitantes.

Por otra parte, desde el siglo XX, con el renovado interés por el tema del desnudo femenino a partir de las vanguardias artísticas de mediados del siglo XIX, se ha valorado la modernidad de las Majas en la representación de la mujer y por su carácter de precedente de obras de Manet y Degas, así como de artistas del siglo posterior. Por ese motivo, así como por el interés excepcional que despierta Goya en la actualidad, e igualmente por el atractivo intrínseco que confiere a estas obras su doble composición, las Majas son continuamente demandadas para su exposición temporal fuera de las salas del Museo. A pesar de las restricciones establecidas para su préstamo, dada su excepcionalidad dentro de las colecciones del Prado, han participado en exposiciones nacionales e internacionales, como en Sevilla, Barcelona, Londres, París, San Petersburgo, Moscú, Nueva York, Washington y Tokio.

Total: 2

Presiona Esc para salir